"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

martes, 30 de septiembre de 2014

#TallerCrianzaRespetuosa 25 de OCtubre en Caracas

TALLER CRIANZA RESPETUOSA
cambiando el paradigma de crianza 
para la construcción de un mundo más amable
25 DE OCTUBRE
INSCRIPCIONES ABIERTAS
HORARIO: 9:00 AM-1:30PM
Inversión: Bs 630 por persona 

Dictado por Berna Iskandar, periodista, madre, blogger, divulgadora de temas de crianza, paternidad, maternidad y derechos de infancia y adolescencia enmarcados en el desarrollo humano sustentable.  Primer premio concurso de bloggers 2013 sobre Desarrollo Infantil, otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Conductora y productora del programa Conoce Mi Mundo  en la Emisora Cultural de Caracas 973FM, único en los medios venezolanos   enteramente dedicado a promover crianza en cultura de paz, desde el 2006.

 
La calidad de la crianza, no es un tema menor, ni un problema más que atender, es el epicentro de los problemas humanos y sociales y debe importar a todos, hombres y mujeres, seamos o no padres o madres. De cómo criamos hoy a nuestros niños y adolescentes, dependerá que construyamos un mundo más violento, con más cárceles y hospitales o un mundo más humanizado.
Padres y madres hacemos lo mejor que podemos con lo que sabemos, pero a veces necesitamos nuevos referentes de ayuda para comprender y conocer mejor el mundo de los niños y adolescentes, entender el porqué de su comportamiento, qué esperan o cuáles son sus necesidades legítimas, para basarnos sobre expectativas realistas que permitan facilitar el buen trato, el vínculo y la asistencia durante el proceso de formación y crianza.

Algunos temas a desarrollar serán: Estilos de crianza; Las etapas en el proceso evolutivo y sus distintas necesidades; Principios y herramientas para el buen trato hacia los niños y adolescentes; Límites y disciplina humanizada y formas de violencia visibles e invisibles (reconocer, prevenir, sanar).


Para inscripciones escribe a  conocemimundo@gmail.com

  
NUESTRO CORREO Y REDES SOCIALES
Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo

ESTE TALLER ES POSIBLE GRACIAS AL APOYO LOGÍSTICO DE ASOCIVIL ANANDA



  









Nota: Mamás en lactancia pueden asistir con sus bebés. La inscripción es válida sólo para este evento en la fecha señalada.


TALLER CRIANZA RESPETUOSA 
EDICIÓN ESPECIAL DÍA ENTERO AFORO REDUCIDO

CHUAO, CARACAS 14 DE JUNIO

  8:30AM  A 5:30PM 

EN ESTA EDICIÓN ESPECIAL DE NUESTRO TALLER CRIANZA RESPETUOSA DEDICAMOS MÁS TIEMPO PARA EXTENDERNOS  EN LOS TEMAS Y ATENDER CON MÁS HOLGURA LA INQUIETUD DE PARTICIPANTES

DICTADO POR  BERNA ISKANDAR

ORGANIZA CENTRO DE PSICOTERAPIA MS

INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES: 

MARIANELLA SAMBADE

Correo: centro.de.psicoterapia.ms@gmail.com

Celular: 0414 3296534


Con Elí Bravo en Inspirulina Radio, hablamos sobre Taller Crianza Respetuosa 


ALGUNOS TESTIMONIOS DE ASISTENTES AL TALLER CRIANZA RESPETUOSA

GRACIAS!
No sé si nos recuerdas, una pareja al fondo del salón con una bebé, nos fuimos al comenzar la ronda de preguntas, en principio por un  imprevisto que se nos presentó, pero principalmente porque yo estaba a punto de romper a llorar, simplemente no podía contener la tristeza y la rabia que se despertaron durante esa mañana.
Pasé un par de días muy callada, repasando episodios de mi propia infancia y lo peor, dándome cuenta de que las mismas acciones que me marcaron de niña, las estaba repitiendo al pie de la letra con mis hijas, estaba tan avergonzada conmigo y con ellas!
Cuando nos presentamos comentamos que teníamos (además de la bebé) una niña "perfecta" y otra niña "rebelde" la cual nos dificultaba mucho las cosas, con el pasar de los días noté la ignorancia en esas etiquetas, noté que mi niña "perfecta" era capaz de callar sus propios deseos solo para complacernos, note que le costaba muchísimo ser sencillamente una niña sin tener que ajustarse a nuestras expectativas, con horror vi el daño que sin saber le causamos.
Y en cuanto a la "rebelde", bueno, ya tú conocerás ese escenario... no era ella quien se portaba mal, éramos nosotros quienes no sabemos reaccionar ante ella, lo que antes percibía como insolencia ante  "mi autoridad", no es mas que determinación, esta señorita es de una entereza y una valentía admirables!
Ahora las veo definitivamente desde otra perspectiva, son seres humanos con fortalezas y debilidades, como  todos, como yo!
Quería contarte el gran cambio que iniciaste en mi, en mi hogar, en mi familia. No todo es perfecto, pero si se respira otro aire, ya la impaciencia y los gritos no forman parte del menú diario, hacemos un esfuerzo consciente por escuchar y actuar dentro de lo que llamamos calma. Y oh! sorpresa! las niñas se están conduciendo en consecuencia con esto, ya casi desaparecen las pequeñas tormentas cotidianas: hacer las tareas, bañarse, comer, vestirse.... todo se hace en cooperación, empatía y amor.
Ya "la niña perfecta" está dando señales de que se quiere liberar de ese molde que le impusimos, llora, se queja y está en la búsqueda de lo que de verdad le gusta. Parece raro, pero me encanta verla expresando su inconformidad, nunca antes lo había hecho! Y "la niña rebelde" se muestra increíblemente empática, con un sentido de la justicia muy desarrollado, actuando siempre dentro de esta ética muy suya y tan necesaria en el mundo.
Aún estamos en proceso de cambio, supongo que nunca termina... Sin duda estamos mejor, mucho mejor que antes!

INFINITAS GRACIAS! INFINITAS BENDICIONES Y SALUD PARA TI Y EL MOTOR DE CAMBIO QUE IMPULSAS!
Un gran abrazo y siempre agradecida!
LL


-Estuvimos en tu taller esta mañana. Quiero agradecerte por la información brindada. Lamento no haberte conocido antes.  Moviste en mí muchas cosas y me sacaste lágrimas pero bueno, nunca es tarde y lo importante es que pongamos en práctica todo por la felicidad de nuestros pichurrines. .
Te deseamos mucho éxito. Y grandes bendiciones.

Yanelis 


-Buenas tardes Berna,  te escribo en ocasión de comentarte mis impresiones sobre el taller de hoy. En líneas generales me encantó, realmente te felicito por atender esta necesidad tan poco abordada, como es la de abrir espacios para que padres podamos aprender y compartir experiencias. Entiendo lo titánico de tratar de condensar tanta información en tan poco tiempo, pero creo que logras el objetivo de, en primer lugar, fortalecer esa confianza hacia el instinto y luego el de generar en nosotros muchas preguntas que nos hacen, luego del taller, repreguntarnos, replantearnos y elaborar nuevas formas de hacer las cosas o fortalecernos en cómo las venimos haciendo.
Mil bendiciones para ti
Nalia

-Buenas Noches Berna !
Gusto en saludarte, el taller que asistí el día sábado 25 de mayo me gusto mucho, buscaba una orientación o ayuda  para encontrar la mejor manera de tratar a mi hija sin gritos , mandatos , castigo entre otras cosas.  Gracias a la valiosa e interesante información que nos dio en su taller ahora más que nunca es donde debo valorar cada instante que esté con mi hija. A veces por querer hacer las  cosas apresuradas dejamos a un lado  estar   con nuestros chiquitos, creo que el día a día que llevamos actualmente hace que seamos padres que incomprendemos,  sólo pensamos en nosotros , es como usted bien lo hizo saber  "hay que ponerse en el zapato del otro".  Agradecida por su taller fue excelente me gustaría hacer otro referente a otros temas de ayuda para nuestros chipilines .
Sin otro particular queda de usted,
Anahia 

-Estoy feliz de haber asistido y agradezco tu trabajo de divulgación. Mientras hablabas podía identificar cosas que he visto y escuchado en mi familia y me alegra iniciar el camino para romper tantos patrones secretamente violentos y darle a mi bebé la mejor crianza posible. En general la jornada cubrió mis expectativas, aunque esperaba mayor interacción, pero evidentemente el contenido era bastante extenso y no es fácil cuando las intervenciones refieren a situaciones personales puntuales.
El que incluyeras evidencia científica creo que fue determinante para que mi esposo, Erwin, tomara en serio el asunto y además de interesarse, empezara a reflexionar sobre su experiencia con sus hijas mayores. Un gran exito en lo que a mí concierne.

Te sigo leyendo
Saludo
Nereyvic

-El taller excelente; desde la llegada de mi loquita a mi vida ( hace 14 meses) después de salir de la etapa abrumadora de los primeros meses, decidí poner todo de mi parte para ser una buena mamá. El día del taller me di cuenta que no me había equivocado en asistir, supe que quizás voy por el camino más correcto para salir de la matrix y no seguir con los patrones de crianza con los que crecí; fue enriquecedor ver tantos padres en la misma onda que mi esposo y yo, y salí realmente convencida del hecho de que mientras más padres asistan a este tipo de talleres y realmente internalicen la importancia de la crianza  respetuosa, algún día tendremos una sociedad de hombres y mujeres más seguros, felices y capaces; lo que redundará en una mejor sociedad que tanta falta nos hace.
Sigue en tú lucha por los loquitos bajitos
Saludos
Maru  


-Me sentí muy complacida al encontrar un espacio de diferentes mamás, con una misma meta: criar de la mejor manera, con amor y respeto siempre. Pudimos no sólo nutrirnos de nuevos conocimientos sino que pudimos intercambiar experiencias para enriquecer la teoría y sentirla más al alcance. Ser madre es tan diverso y único que es difícil crear un sólo patrón... pero con referencias, consejos, ideas creativas podemos amasar esa información y cocinar para luego digerir algo tan rico como lo es todo lo que se hace desde el corazón.
Me encantó que la merienda pudiese ser compartida con nuestros hijos ( los que los llevamos) y los que no, pues fue un buen momento para una merienda saludable.
Todavía estoy digiriendo mucha de la información y estoy ansiosa de reunirme con personas que conozco para retransmitir toda esta belleza de la Crianza Respetuosa y por supuesto recomendar a los que quieran la información de primera mano a que asistan a tu próximo taller.
Un fuerte abrazo y gracias,

Gizeht  


-Apreciada Berna, el día sábado en tu taller, me sentí más segura de querer criar a mi bebé de una manera respetuosa. Me ha costado muchísimo lidiar con mi familia desde que nació Fabian. Al principio por ser primeriza me dejé llenar la cabeza de cuentos y sólo le di pecho a mi bebé por 3 semanas, porque "no lo alimentaba lo suficiente", "casi no me salía", "no podía pasar 30 minutos pegado a cada pecho". Todos los días me arrepiento de haber sido débil en ese aspecto.
Ahora sé lo que quiero para mi hijo, sé lo que esta bien para él, y soy más fuerte al defender mi postura.
Muchísimas gracias  
Saludos
Johanna


-Hola Berna,
Quiero agradecer el curso de hoy que nos permitió aprender un poco más sobre la crianza respetuosa o de apego. La verdad sirvió para afianzar lo que ya venimos practicando desde el nacimiento de nuestra hija, para reflexionar acerca de nuestra propia crianza, nuestros miedos, dolores ... Falta mucho por aprender, por buscar, por leer y, por supuesto,  por aplicar. Pienso que  lo más importante es que sabemos que estamos haciendo lo correcto, que queremos un cambio en la forma de criar a nuestros hijos y, que  poco a poco vamos a cambiar paradigmas que están muy arraigados desde hace años en nuestras consciencias y en la de muchos otros que están a nuestro alrededor.
Gracias de nuevo, un abrazo,
Ariane 


-Hola! Buen día, hoy es un día diferente para mí. Desde ayer comprendí muchas cosas que hacia tiempo le estaba buscando repuestas... Estoy muy contenta que alguien haga algo por el respeto hacia los niños. Tú has cambiado el paradigma con tus aportes, te felicito por eso  y te agradezco que me informes de todos los talleres que hagas, libros que me sirvan para ayudar a multiplicar...

Un fuerte abrazo. 
Grettel 

-Buenas tardes  Berna,
Primero quiero felicitarte por trabajar en esta hermosa labor, ayudar y orientar a todo aquel que tiene un bebé, niño, niña a su cargo, por acercarnos un poco más a nuestro propio instinto, confiar en nosotros como madres y padres, romper esquemas dañinos, defender a nuestros hijos e hijas de todo aquello que pueda ser violento para ellos. Particularmente muchas gracias, aprendí a ponerme en los zapaticos  de mi hija y ha sido maravilloso, con sus 2 añitos nos entendemos de maravilla, claro con su días difíciles pero al final todos los tenemos y cuando eso pasa ¿qué queremos? Lo que queremos es recibir un buen abrazo... Un millón de gracias y bendiciones...
Gabriela 

 
Estimada Berna,

Primero que todo mil gracias por compartir tus conocimiento y tu pasión por la crianza respetuosa, ha sido para nosotros un aprendizaje reflexivo en el que andamos sumergidos luego de escuchar toda tu sabiduría, cada día que pasa vamos comprendiendo y asimilando el rol tan importante que tenemos y lo que significamos para  nuestra pequeña de 15 meses.

Nos encantó la dinámica del taller el contenido y quedamos ansiosos por más!! Estaríamos muy a gusto de seguir participando y acompañarte de nuevo en este tipo de actividades futuras, no dudes en agregar nuestros correos a tu base de datos de fieles creyentes de que este mundo será mejor el día que nosotros hagamos lo que nos corresponde, empezando por nuestros pequeños.


Saludos cordiales
María A  y Carlos E

Hola Berna,
Que dicha haber asistido a tu taller de Crianzas Respetuosa!!!
Tengo tres años leyendo a los autores que citaste en el taller y practicando la crianza con apego con mi bella hija, y con toda la información que manejo. Tu energía y entusiasmo sobre este tema me han llenado y hecho reavivar las fuerzas para continuar este camino... el camino del corazón. A veces las rutina, la situación, las emociones cargadas y principalmente las críticas, me han hecho dudar de este camino que emprendí, pero escuchándote se me han abierto nuevas ventanas llenas de genuina felicidad y esperanzas.
Qué orgullo saber que en  Venezuela también hay personas que están liderando, apoyando y sustentando este modo de vida. Felicitaciones!!!
Mil gracias 
Evelin

miércoles, 24 de septiembre de 2014

¿Adaptación escolar o pesadilla infantil?

-->

 ¿En qué momento se nos congeló el alma, para llegar a sentir como algo normal el llanto y los gritos desgarrados de un niño separado de sus padres durante una adaptación preescolar irrespetuosa...? Si se supone que las guarderías y preescolares están pensados para satisfacer las necesidades infantiles ¿por qué los niños tendrían que llorar y sufrir para adaptarse?

Comienzan las clases y brotan como epidemia las experiencias sufrientes de criaturas exigidas a plegarse a normas de instituciones que no toman en cuenta sus reales necesidades psicoafectivas.  He escuchado a mamás describir  las aulas de clase como pasillos de terror, con niños llorando y gritando desconsolados por ser arrancados de la presencia segurizante de sus padres o figuras de apego primaria, en procesos carentes de una transición amable y respetuosa que les permita familiarizarse con el nuevo entorno hasta quedarse sin miedo a ser abandonados. Normalizar algo así habla de una civilización muy enferma que luego, además,  se queja de la violencia escolar sin darse cuenta de que, desde el punto de vista del niño, estas son las primeras vivencias de dicho flagelo.

En paralelo leo y escucho a gente que con la mejor intención pretende bajar la angustia de los progenitores ofreciendo paños calientes, recetas que no solucionan el problema de raíz, porque no atienden la causa: la necesidad acuciante de implementación de un sistema de integración con los tiempos y la presencia necesaria de un familiar o cuidador significativo en la institución, hasta que la criatura se quede segura, tranquila y sin llorar...  Por otra parte, como flores en mayo, surgen excusas  en el intento de resignarnos ante el hecho de que nada puede cambiar: que si el horario laboral no permite a los padres quedarse a acompañar a los niños en el aula o la guardería, que si tu hijo se queda llorando vete tranquila que a fin de cuenta eres la madre y habrás elegido lo que es mejor para él o ella, que si hay que comprender al personal docente porque no se da abasto o no tiene referentes sobre períodos de integración escolar idóneos, que si mejor baja la angustia porque a fin de cuentas resulta imposible enfrentarse a los mandatos de la escuela... Excusas o paños calientes que no sacan al niño de la situación de trauma y sólo sirven para perpetuar la sistematización del abuso infantil. Los niños dependen de nosotros para exigir que sus derechos sean respetados. Cuando nos paralizamos, resignamos y respondemos por inercia, nos volvemos cancerberos de un orden social patológico, y a los pequeños no les queda otro remedio que sobreadaptarse.

He dicho muchas veces que procedemos de crianzas donde se nos inhibió y reprimió sistemáticamente al punto de que nos convertimos en adultos que reaccionamos desde el miedo y la indefensión aprendida. Nos cuesta entrar en contacto con nuestro poder personal, asumir que la transformación es posible y que está en nuestras manos, que podemos apropiarnos de las soluciones, que somos cada uno de nosotros quienes hacemos y por tanto cambiamos el sistema. Nos han hecho creer que el mundo no puede cambiarse y es mentira.

Los padres podemos y debemos oponernos a las decisiones escolares que comportan sufrimiento y violación a la integridad de nuestros niños y niñas. Nuestro deber es reaccionar con tolerancia cero hacia la sistematización del abuso infantil. Los niños no tienen que sufrir para adaptarse a la escuela. Hay formas amables de permitir la integración. Como adultos responsables estamos en la obligación de formarnos, informarnos, unirnos, organizarnos para luchar y exigir los cambios en el sistema educativo que favorezcan el sano desarrollo de los niños a nuestro cargo. Una buena educación nunca puede ser enemiga de la felicidad.

Enlaces relacionados

El mito de los niños independientes
No te vayas a escondidas, despídete de tus peques
La angustia de separación, por Carlos González  
Dos grandes vías de crianza
Gotas de agua. ¿Separar o no a los hermanos del aula?
Cómo acompañar a nuestros hijos/as en la vuelta al coleVía blog en minúsculas


                                     Email: conocemimundo@gmail.com  
Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo

lunes, 22 de septiembre de 2014

jueves, 18 de septiembre de 2014

Algunos testimonios de asistentes al #TallerCrianzaRespetuosa



 COMPARTO ALGUNOS TESTIMONIOS DE PARTICIPANTES EN DISTINTAS EDICIONES DEL TALLER CRIANZA RESPETUOSA 
(Información sobre contenido y cronogramas de #TallerCrianzaRespetuosa en este ENLACE)


GRACIAS!
No sé si nos recuerdas, una pareja al fondo del salón con una bebé, nos fuimos al comenzar la ronda de preguntas, en principio por un  imprevisto que se nos presentó, pero principalmente porque yo estaba a punto de romper a llorar, simplemente no podía contener la tristeza y la rabia que se despertaron durante esa mañana.
Pasé un par de días muy callada, repasando episodios de mi propia infancia y lo peor, dándome cuenta de que las mismas acciones que me marcaron de niña, las estaba repitiendo al pie de la letra con mis hijas, estaba tan avergonzada conmigo y con ellas!
Cuando nos presentamos comentamos que teníamos (además de la bebé) una niña "perfecta" y otra niña "rebelde" la cual nos dificultaba mucho las cosas, con el pasar de los días noté la ignorancia en esas etiquetas, noté que mi niña "perfecta" era capaz de callar sus propios deseos solo para complacernos, note que le costaba muchísimo ser sencillamente una niña sin tener que ajustarse a nuestras expectativas, con horror vi el daño que sin saber le causamos.
Y en cuanto a la "rebelde", bueno, ya tú conocerás ese escenario... no era ella quien se portaba mal, éramos nosotros quienes no sabemos reaccionar ante ella, lo que antes percibía como insolencia ante  "mi autoridad", no es mas que determinación, esta señorita es de una entereza y una valentía admirables!
Ahora las veo definitivamente desde otra perspectiva, son seres humanos con fortalezas y debilidades, como  todos, como yo!
Quería contarte el gran cambio que iniciaste en mi, en mi hogar, en mi familia. No todo es perfecto, pero si se respira otro aire, ya la impaciencia y los gritos no forman parte del menú diario, hacemos un esfuerzo consciente por escuchar y actuar dentro de lo que llamamos calma. Y oh! sorpresa! las niñas se están conduciendo en consecuencia con esto, ya casi desaparecen las pequeñas tormentas cotidianas: hacer las tareas, bañarse, comer, vestirse.... todo se hace en cooperación, empatía y amor.
Ya "la niña perfecta" está dando señales de que se quiere liberar de ese molde que le impusimos, llora, se queja y está en la búsqueda de lo que de verdad le gusta. Parece raro, pero me encanta verla expresando su inconformidad, nunca antes lo había hecho! Y "la niña rebelde" se muestra increíblemente empática, con un sentido de la justicia muy desarrollado, actuando siempre dentro de esta ética muy suya y tan necesaria en el mundo.
Aún estamos en proceso de cambio, supongo que nunca termina... Sin duda estamos mejor, mucho mejor que antes!

INFINITAS GRACIAS! INFINITAS BENDICIONES Y SALUD PARA TI Y EL MOTOR DE CAMBIO QUE IMPULSAS!
Un gran abrazo y siempre agradecida!

LL


-Estuvimos en tu taller esta mañana. Quiero agradecerte por la información brindada. Lamento no haberte conocido antes.  Moviste en mí muchas cosas y me sacaste lágrimas pero bueno, nunca es tarde y lo importante es que pongamos en práctica todo por la felicidad de nuestros pichurrines. .
Te deseamos mucho éxito. Y grandes bendiciones.
Yanelis 

-Buenas tardes Berna,  te escribo en ocasión de comentarte mis impresiones sobre el taller de hoy. En líneas generales me encantó, realmente te felicito por atender esta necesidad tan poco abordada, como es la de abrir espacios para que padres podamos aprender y compartir experiencias. Entiendo lo titánico de tratar de condensar tanta información en tan poco tiempo, pero creo que logras el objetivo de, en primer lugar, fortalecer esa confianza hacia el instinto y luego el de generar en nosotros muchas preguntas que nos hacen, luego del taller, repreguntarnos, replantearnos y elaborar nuevas formas de hacer las cosas o fortalecernos en cómo las venimos haciendo.
Mil bendiciones para ti
Nalia

-Buenas Noches Berna !
Gusto en saludarte, el taller que asistí el día sábado 25 de mayo me gusto mucho, buscaba una orientación o ayuda  para encontrar la mejor manera de tratar a mi hija sin gritos , mandatos , castigo entre otras cosas.  Gracias a la valiosa e interesante información que nos dio en su taller ahora más que nunca es donde debo valorar cada instante que esté con mi hija. A veces por querer hacer las  cosas apresuradas dejamos a un lado  estar   con nuestros chiquitos, creo que el día a día que llevamos actualmente hace que seamos padres que incomprendemos,  sólo pensamos en nosotros , es como usted bien lo hizo saber  "hay que ponerse en el zapato del otro".  Agradecida por su taller fue excelente me gustaría hacer otro referente a otros temas de ayuda para nuestros chipilines .
Sin otro particular queda de usted,
Anahia 

-Estoy feliz de haber asistido y agradezco tu trabajo de divulgación. Mientras hablabas podía identificar cosas que he visto y escuchado en mi familia y me alegra iniciar el camino para romper tantos patrones secretamente violentos y darle a mi bebé la mejor crianza posible. En general la jornada cubrió mis expectativas, aunque esperaba mayor interacción, pero evidentemente el contenido era bastante extenso y no es fácil cuando las intervenciones refieren a situaciones personales puntuales.
El que incluyeras evidencia científica creo que fue determinante para que mi esposo, Erwin, tomara en serio el asunto y además de interesarse, empezara a reflexionar sobre su experiencia con sus hijas mayores. Un gran exito en lo que a mí concierne.
Te sigo leyendo
Saludo
Nereyvic

-El taller excelente; desde la llegada de mi loquita a mi vida ( hace 14 meses) después de salir de la etapa abrumadora de los primeros meses, decidí poner todo de mi parte para ser una buena mamá. El día del taller me di cuenta que no me había equivocado en asistir, supe que quizás voy por el camino más correcto para salir de la matrix y no seguir con los patrones de crianza con los que crecí; fue enriquecedor ver tantos padres en la misma onda que mi esposo y yo, y salí realmente convencida del hecho de que mientras más padres asistan a este tipo de talleres y realmente internalicen la importancia de la crianza  respetuosa, algún día tendremos una sociedad de hombres y mujeres más seguros, felices y capaces; lo que redundará en una mejor sociedad que tanta falta nos hace.
Sigue en tú lucha por los loquitos bajitos
Saludos
Maru  

-Me sentí muy complacida al encontrar un espacio de diferentes mamás, con una misma meta: criar de la mejor manera, con amor y respeto siempre. Pudimos no sólo nutrirnos de nuevos conocimientos sino que pudimos intercambiar experiencias para enriquecer la teoría y sentirla más al alcance. Ser madre es tan diverso y único que es difícil crear un sólo patrón... pero con referencias, consejos, ideas creativas podemos amasar esa información y cocinar para luego digerir algo tan rico como lo es todo lo que se hace desde el corazón.
Me encantó que la merienda pudiese ser compartida con nuestros hijos ( los que los llevamos) y los que no, pues fue un buen momento para una merienda saludable.
Todavía estoy digiriendo mucha de la información y estoy ansiosa de reunirme con personas que conozco para retransmitir toda esta belleza de la Crianza Respetuosa y por supuesto recomendar a los que quieran la información de primera mano a que asistan a tu próximo taller.
Un fuerte abrazo y gracias,
Gizeht  

-Apreciada Berna, el día sábado en tu taller, me sentí más segura de querer criar a mi bebé de una manera respetuosa. Me ha costado muchísimo lidiar con mi familia desde que nació Fabian. Al principio por ser primeriza me dejé llenar la cabeza de cuentos y sólo le di pecho a mi bebé por 3 semanas, porque "no lo alimentaba lo suficiente", "casi no me salía", "no podía pasar 30 minutos pegado a cada pecho". Todos los días me arrepiento de haber sido débil en ese aspecto.
Ahora sé lo que quiero para mi hijo, sé lo que esta bien para él, y soy más fuerte al defender mi postura.
Muchísimas gracias  
Saludos
Johanna


-Hola Berna,
Quiero agradecer el curso de hoy que nos permitió aprender un poco más sobre la crianza respetuosa o de apego. La verdad sirvió para afianzar lo que ya venimos practicando desde el nacimiento de nuestra hija, para reflexionar acerca de nuestra propia crianza, nuestros miedos, dolores ... Falta mucho por aprender, por buscar, por leer y, por supuesto,  por aplicar. Pienso que  lo más importante es que sabemos que estamos haciendo lo correcto, que queremos un cambio en la forma de criar a nuestros hijos y, que  poco a poco vamos a cambiar paradigmas que están muy arraigados desde hace años en nuestras consciencias y en la de muchos otros que están a nuestro alrededor.
Gracias de nuevo, un abrazo,
Ariane 

-Hola! Buen día, hoy es un día diferente para mí. Desde ayer comprendí muchas cosas que hacia tiempo le estaba buscando repuestas... Estoy muy contenta que alguien haga algo por el respeto hacia los niños. Tú has cambiado el paradigma con tus aportes, te felicito por eso  y te agradezco que me informes de todos los talleres que hagas, libros que me sirvan para ayudar a multiplicar...

Un fuerte abrazo. 
Grettel 

-Buenas tardes  Berna,
Primero quiero felicitarte por trabajar en esta hermosa labor, ayudar y orientar a todo aquel que tiene un bebé, niño, niña a su cargo, por acercarnos un poco más a nuestro propio instinto, confiar en nosotros como madres y padres, romper esquemas dañinos, defender a nuestros hijos e hijas de todo aquello que pueda ser violento para ellos. Particularmente muchas gracias, aprendí a ponerme en los zapaticos  de mi hija y ha sido maravilloso, con sus 2 añitos nos entendemos de maravilla, claro con su días difíciles pero al final todos los tenemos y cuando eso pasa ¿qué queremos? Lo que queremos es recibir un buen abrazo... Un millón de gracias y bendiciones...
Gabriela 


Estimada Berna,

Primero que todo mil gracias por compartir tus conocimiento y tu pasión por la crianza respetuosa, ha sido para nosotros un aprendizaje reflexivo en el que andamos sumergidos luego de escuchar toda tu sabiduría, cada día que pasa vamos comprendiendo y asimilando el rol tan importante que tenemos y lo que significamos para  nuestra pequeña de 15 meses.

Nos encantó la dinámica del taller el contenido y quedamos ansiosos por más!! Estaríamos muy a gusto de seguir participando y acompañarte de nuevo en este tipo de actividades futuras, no dudes en agregar nuestros correos a tu base de datos de fieles creyentes de que este mundo será mejor el día que nosotros hagamos lo que nos corresponde, empezando por nuestros pequeños.

 Saludos cordiales

María A  y Carlos E

Estimada Berna, recibe un cordial saludo.

Asistí al taller de Crianza Respetuosa que amablemente organizaron las amigas del Club para Mamás el domingo 27/04/2014.

Fue una maravillosa experiencia, y por sobre todo retadora, porque me ha motivado a mirarme, a revisarme desde mi infancia y mis creencias, y cómo eso influye en mi rol como madre.

Comparto contigo una anécdota que me hizo recordarte. Con frecuencia pego hojas o afiches en el piso de mi casa, allí mi bebé y yo hacemos pistas para carros, pintamos y demás. Ayer por la tarde él estaba pintando en sus afiches y en dos minutos pintó todo el piso de la sala, yo me quedé con la boca abierta, te confieso que conté hasta 10 para no molestarme, cuando le pregunté qué estaba haciendo me respondió "una obra de arte mami".  Después me puse con él a limpiar todo el piso, y con una gran sonrisa me dijo "mami estamos limpiando juntos", eso me llegó al alma. En ese momento me di cuenta que había pasado todo el día haciendo cosas en la casa y muy poco tiempo con él, y seguramente eso era lo que él quería. Así que hicimos de la limpieza un juego y compartimos el resto del día.

Cada día me sorprendo y me maravillo con todo lo que aprendo de mi hijo, y confirmo que la maternidad, como la vida, es un proceso de aprendizaje.

Gracias por mostrarnos esas otras ventanas, te mando un abrazo fraterno.

Cariños,
Mariana A

 
No es publicidad, es recomendación... cuando estaba embarazada acudí a este taller y definitivamente fue una excelente opción, me cambió la perspectiva para mejor sobre la crianza que tendría con mi hijo... además me sentí apoyada de muchísimas “mommy friends” que sentían la misma necesidad que yo… lo recomiendo ampliamente además que me sorprendía ver que no solo las mamas  participaban también los papas… bravo por ellos… la facilitadora del taller es @conocemimundo da muchos tips y es perfecta para enseñarnos mucho más sobre la crianza respetuosa 
Comentario en Instagram de Mamá Primeriza @babyandtoddlerstore 



Buenas tardes Berna.

Te doy mis impresiones del taller del Sábado. 

Aprendí que no debemos tener miedo de lo que sentimos sobre lo que debemos o no hacer con nuestros  hijos. Muchas veces me decía ¿Porqué debo castigarlo de esa manera?, Está bien que sea pequeño y tenga que aprender, pero me cuestionaba mucho el porqué tenía que ser así. Ahora veo las cosas diferentes y que la comunicación es vital en todo esto. También pude observar que conociendo el punto de su desarrollo puedo ver si una conversación se debe profundizar o no, o si debo repetir una cosa o no ... y sobre todo, nunca negarle afecto.. créeme que cuando fui a  ver a mi hijo después del taller lo que hice fue abrazarlo y besarlo y no lo solté por un buen rato… él tampoco quiso que lo soltara... Quería hablar contigo luego del taller pero no me iban a salir las palabras pensando en tantas cosas. Creo que habrá tiempo para eso y para meditarlo. Lo que si se es que veo a mi hijo de otra manera y me siento más seguro con lo que quiero expresarle. Espero asistir pronto a otro taller.

Gracias por compartir tus conocimientos con nosotros.

Saludos.
Jorge


Información sobre contenido y cronogramas de #TallerCrianzaRespetuosa en este ENLACE
Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo

El NO: adminístrese en pequeñas dosis

Que no te subas al sofá, no camines descalzo, no se toca, no te comas eso, no molestes, eso no se díce, no, no, no, te dije que no... Cuando de criar a niños se trata el NO se convierte en moneda corriente.

Abusamos del NO, en el afán de reprimir o inhibir conductas de los niños a nuestro cargo consideradas indeseables, sin observar que a menudo dichas conductas son naturales y saludables por ser niños o que en caso de ser necesario podemos redirigirlas sin recurrir al NO. ¿Cómo?, usando estrategias como ofrecer alternativas, distraer al niño con propuestas más atractivas y juguetonas, negociando con las criaturas cuando ya están más grandes, o detenernos para evaluar si el NO es realmente necesario, eligiendo sólo las batallas que sean importantes o que valgan la pena. 

El NO debe administrarse en dosis pequeñas,  de lo contrario dejará de funcionar. El uso indiscriminado del NO para detener la conducta de un niño provoca  que pierda su efecto. La prueba está en que necesitamos repetirlo todo el santo día... sin éxito.
 
Reservemos el NO para ocasiones o circunstancias que realmente lo ameriten, tales como aquellas en las que el niño ponga en riesgo su integridad o la de otros (pegar al hermano, agarrar el cuchillo, soltarse para cruzar la calle solo, meter la mano en el ventilador...) Administremos el NO en pequeñas dosis.
 

Fuentes:
Laura Gutman, terapeuta y autora
Yolanda González, psicóloga especialista en prevención infantojuvenil y autora
Carlos González Pediatra y autor de bestsellers

Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Cuando los niños y niñas no quieren compartir


¿Y es que acaso nosotros lo hacemos? ¿Compartimos todo con nuestros hermanos, pareja, amigos, incluso con nuestros hijos? A menudo pretendemos que los niños asuman valores que los adultos no asumimos.
Imaginemos que nuestra madre nos obligara a compartir el celular y el carro con el hijo de su vecina porque ella quiere que los demás noten cómo nos ha inculcado la importancia de ser generosos… Evidentemente algo así nos luciría tan absurdo que hasta parecería un chiste.  No se nos ocurriría obligar a un adulto a compartir o ceder las pertenencias. Nos queda claro que hacerlo constituye una agresión a nuestra integridad como persona, al derecho de decidir voluntariamente sobre nuestras cosas. Cuando de adultos se trata entenderíamos una imposición semejante como una agresión hacia nuestros más elementales derechos. ¿Por qué con los niños no?
Para un niño o una niña, su muñeca o su pelota  son objetos con el valor equivalente que otorgamos los adultos a nuestro carro, celular, casa…  Sin embargo pretendemos que los niños los compartan con los hermanos, amiguitos, etc., aún cuando estén o no dispuestos a hacerlo.   
Esto no quiere decir que desistiremos en el objetivo de que nuestros hijos desarrollen el valor de la generosidad. Se trata  de lograrlo de forma empática, consciente de las necesidades particulares del niño y a través de aproximaciones respetuosas con su integridad cómo persona.
El comportamiento modélico de los padres es determinante sobre todos los aspectos de la crianza y de la construcción de los valores de los hijos. La generosidad y solidaridad no son la excepción. En la medida en que los progenitores seamos capaces de ofrecer abundante amor, contención afectiva, mirada, compromiso emocional, nuestros hijos crecerán en condiciones de desplegar su capacidad de generosidad, por tanto el deseo espontáneo de compartir.
El momento evolutivo del niño también tiene mucho que ver con el desarrollo de su capacidad de compartir. Un niño menor de tres años, aún se encuentra en un período madurativo donde socializar o compartir no son un conceptos que sea capaz de digerir muy bien. Aún no asimila del todo las fronteras sobre las pertenencias de los objetos ni que las cosas pueden pasar de sus manos a otras manos sin que ello suponga perderlas para siempre. Si ya es mayor y se niega sistemáticamente a compartir, la psicóloga Yolanda González, autora del libro “Amar sin miedo a malcriar”, recomienda indagar las causas que subyacen tras dicho comportamiento. Quizás el niño ha sido forzado a compartir prematuramente y de forma inadecuada, quizás ha tenido experiencias dolorosas con amigos o hermanos durante el juego, quizás esté manifestando alguna protesta contra los hermanos o padres por alguna carencia. González subraya que cada caso es único, y debe evaluarse como tal para encontrar la verdadera causa y atenderla apropiadamente.     
Cuando nuestro hijo no quiera compartir con otro niño, los padres podemos intervenir explicando a las partes que dicha decisión se respeta. Ese mismo peque que ahora no quiere compartir, en un momento dado seguramente querrá que otro niño comparta algo con él. Si también le explicamos que el objeto no es suyo, que posiblemente el otro niño no lo quiera compartir, que hay que preguntar antes,  irá graduando su propio aprendizaje sobre la necesidad de respetar y negociar  para prestar las pertenencias bajo reglas claras, al tiempo que comprenderá que a veces compartir las cosas supone ventajas tales como poder jugar con otros niños, etc.
En ningún caso es recomendable reñir u obligar a compartir porque entonces  lo harán de manera mecánica y albergarán resentimientos.

Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo

miércoles, 10 de septiembre de 2014

A mi me criaron así y soy una persona de bien


Decimos: gracias a que mi mamá me pegaba y me castigaba, ahora soy una persona de bien. Pero no vemos que el mundo está lleno de personas de bien medicadas para poder dormir.

Decimos: a mi me pegaron y doblegaron mi carácter incivilizado de niño, ahora soy una persona de bien. Pero no vemos que el mundo está lleno de personas de bien que ven con naturalidad la crueldad de pegar a niños indefensos.

Decimos: gracias a que mis padres me dieron correazos, me castigaron y aplicaron férrea disciplina soy una persona de bien. Pero no vemos que el mundo está lleno de personas de bien víctimas de depresión (Pandemia Mundial)

Decimos: menos mal que mis padres me pegaron y castigaron porque yo si que era tremendo, un niño terrible,  y gracias a eso soy ahora una persona de bien. Pero el mundo está lleno de personas de bien padeciendo neurosis,  desiertos afectivos y  cuyas vidas discurren en una sucesión de accidentes emocionales.

Decimos: Más de una vez mis padres me dieron mi jalón de orejas y me dejaron llorando para que aprendiera a respetar y gracias a eso soy una persona de bien. Pero no vemos cómo el mundo está lleno de personas de bien incapaces de resolver los conflictos sin violencia.

Decimos: gracias a que mis padres me pegaron y castigaron, soy una persona de bien. Y no nos damos cuenta de que el mundo está lleno de personas de bien enganchadas a distintas adicciones. Gente de bien que somatiza y se enferma como única salida posible al trauma infantil no registrado conscientemente.

Así nos criaron y así criamos los terrícolas,  y somos “personas de bien” llevando a este planeta hacia un  auténtico desastre ecológico…

Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo