"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

lunes, 25 de enero de 2010

Nuestros héroes, los estudiantes

En estos días que vuelve a pulsar con fuerza el rol protagónico de participación política y ciudadana a cargo de nuestros jóvenes estudiantes, aprovecho para desempolvar y compartir, previa reedición, el reportaje central de mi autoría (Berna Iskandar) correspondiente al número 53, Sep-Oct 2007, de la revista Espacio Familiar
Nuestros héroes, los estudiantes
Por Berna Iskandar

Los jóvenes de Venezuela estaban allí, esperando su momento. Y el momento llegó. En mayo del 2007 se enciende para nunca más apagarse, el motor de un emergente movimiento estudiantil que se establece como factor de cambio político y de transformación social a través de vías pacíficas, cívicas y democráticas.

No importa la ideología que se profese, todos andamos clarísimos en que Venezuela transita cambios cruciales donde la participación ciudadana se hace cada vez más protagónica. Sin embargo no fue hasta mayo del 2007 en el marco de las protestas por la decisión del gobierno de no renovación de la concesión al canal de televisión de señal abierta RCTV, cuando en súbita eclosión, el movimiento estudiantil venezolano salta a la palestra y el segmento joven de la población se sacude para cobrar protagonismo y marcar diferencia desde la acción ciudadana para la transformación social y política a través de la lucha cívica y pacífica.

Muchas voces elogiaron las acciones de los universitarios, muchos padres y adultos cercanos vinculados a estos jóvenes, se sobrepusieron al miedo de los riesgos que los muchachos tomaron al salir a la calle para protestar y aplaudieron la fuerza y el ímpetu con que alzaron la bandera de la reconciliación y la libertad. Todos los sectores del país, de pronto, se sintieron tocados por el enorme despliegue de fuerza estudiantil incidiendo sobre el proceso de transformación que ahora exige la sociedad venezolana.

Según Carlos Vecchio, abogado y miembro del equipo coordinador de la Organización Civil Ciudadanía Activa, las protestas estudiantiles generadas a partir del mes de mayo del 2007 determinan el nacimiento de un nuevo actor político en la vida del país que sin duda marcará una gran diferencia en las luchas democráticas que estaremos viviendo en Venezuela durante los años por venir. Carlos Vecchio destaca como logro importante de este movimiento la participación tanto de las universidades públicas como privadas donde existen estudiantes de los diferentes estratos socioeconómicos. “Muchos de esos líderes vienen de los sectores populares, así como del interior. Son jóvenes a quienes les ha costado mucho llegar a la Universidad” comenta.

Manos blancas por la paz

“Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego” decía Mahatma Gandhi. Uno de los aspectos a despuntar del movimiento estudiantil venezolano y que debe servir de ejemplo e inspiración al resto de la población, es el tono de protesta cívica y pacífica que la mayoría de los jóvenes ha luchado por mantener a pesar del ambiente de división, polarización y las provocaciones que han signado el ámbito político y social en Venezuela durante los últimos tiempos. “Si algo han demostrado los estudiantes es que todas las manifestaciones han sido pacíficas y en la línea de la No Violencia. Ellos han rechazado claramente cualquier demostración virulenta que se haya podido presentar. Las manos blancas es el mayor símbolo de esa paz que predican” asevera Carlos Vecchio.

Con el motor a tanque lleno de juventud

No pudieron disuadirlos de salir a protestar ni argumentos, ni amenazas de padres amedrentados por el riesgo a la integridad física, ni lograron desviarlos de su objetivo las manipulaciones de políticos de un lado o del otro, interesados en capitalizar el movimiento estudiantil para beneficio de sus propios intereses partidistas o personales, ni claudicaron frente a latigazos de ballenas, ni bombas lacrimógenas, ni perdigonazos, ni ante la sevicia de algunos miembros de las fuerzas de seguridad del Estado o las provocaciones de grupos que pretendían sabotear las marchas. Nuestros estudiantes, armados de pañuelos empapados de vinagre y tubos de pasta de dientes, con el motor a tanque lleno de juventud, han salido a defender los valores de la democracia con muchas ganas de cambiar al país y sin ser vinculados con el pasado.

Christian Azuaje, 20 años, UCAB, quinto semestre de administración: El motivo principal por el cual participé en estas protestas es aportar mi presencia de estudiante sin hacer propaganda a partidos políticos, sino para proteger los valores democráticos en nuestro país, como muestra de desacuerdo con la arremetida del gobierno contra la libertad de expresión y para con los medios de comunicación. Aunque sentí indignación al ver y saber como actuaron "nuestras autoridades" en este escenario... yo mismo fui víctima de abuso físico y moral, calumniado y tildado como "agresor" y "terrorista" cuando simplemente estaba protestando pacíficamente, me mantengo en la convicción de luchar por nuestros derechos a través de las vías no violentas. Veo al movimiento estudiantil como una potencia significativa en todo el movimiento de resistencia. Los movimientos de resistencia estudiantiles han tenido un gran significado a lo largo de nuestra historia. Admiro a Martin Luther King y a Mandela porque son ejemplos históricos de que ninguna tiranía es eterna y de que no se puede hacer silencio ante las violaciones de nuestros derechos. Que en la lucha pacífica con inteligencia y perseverancia se encuentra la victoria.

Gustavo Otero, estudiante de ingeniería mecánica en la Universidad Simón Bolívar: Participar en las protestas contra la medida de retirar la concesión de RCTV, fue una experiencia que me unió aún más con mi universidad y mis compañeros. Las autoridades al principio fueron desastrosas, conforme pasaron las protestas fueron mejorando su comportamiento. A partir de esta experiencia mi visión sobre la crisis social de mi país se ha sensibilizado mucho más, así como la conciencia sobre la importancia de los deberes que como ciudadanos íntegros de una nación debemos aceptar y realizar para vivir en una sociedad estable. Ya era hora de que los jóvenes venezolanos alzaran su voz, siempre son los jóvenes los que a lo largo de la historian han impulsado los cambios. Todavía falta mucha pelea por dar pero lograremos resultados. La No Violencia es la única vía. No queremos llegar hasta una guerra civil sin ganancias para nadie.



Una generación que hace historia
La generación de jóvenes estudiantes venezolanos nacida en los años ochenta y noventa se desarrolló bajo el influjo de un ambiente político, social y económico en agitada transformación. A ellos les ha tocado jugar un papel estelar dentro de la vida política del país frente a un cúmulo de hechos que los ha afectado profundamente y ante los cuales han abierto nuevos espacios de discusión y confrontación de ideas, demostrando que el movimiento estudiantil venezolano será crucial en las definiciones de las luchas políticas que enfrentaremos más adelante.

Tengo las manos blancas,
libres de sangre, libres de pólvora,
libres de gérmenes de la corrupción,
y con ellas soy capaz de crear, amar, acariciar,
nunca destruir, amenazar, apocar o golpear.
 
Tamara Adrián
Profesora Universitaria en cátedras de derecho
y activista venezolana por los derechos humanos



 Algunos antecedentes sobre movimientos estudiantiles en el mundo


Generación del 28 Venezuela: Grupo de estudiantes universitarios que protagonizaron en el carnaval caraqueño de 1928 un movimiento de carácter académico y estudiantil que derivó en un enfrentamiento con el régimen de Juan Vicente Gómez. Lo que inicialmente fue un proyecto restringido al ámbito de la Universidad Central, se transformó en una propuesta destinada a la modificación del sistema político venezolano de comienzos del siglo XX. Fuente http://www.venezuelatuya.com/


Mayo francés o Mayo del 68: Acontecimientos sucedidos en Francia en la primavera de 1968. Se inició a partir de una serie de huelgas estudiantiles en numerosas universidades e institutos de París, seguidas de confrontaciones con la universidad y la policía. Posteriormente se convirtió en una huelga general de estudiantes y huelgas diversas secundadas por diez millones de trabajadores en todo el territorio francés lo cual provocó que De Gaulle disolviera la Asamblea Nacional y se celebraran elecciones parlamentarias adelantadas. Fuente: http://www.es.wikipedia.org/


Las protestas de la Plaza de Tian'anmen de 1989: También conocidas como la masacre de Tian'anmen, consistieron en una serie de manifestaciones lideradas por estudiantes en la República Popular China, ocurridas entre el 15 de abril y el 4 de junio de 1989. Los manifestantes provenían de diferentes grupos, desde intelectuales que creían que el gobierno del Partido Comunista era demasiado represivo y corrupto, a trabajadores de la ciudad que creían que las reformas económicas en China habían ido demasiado lejos y que la inflación y el desempleo estaban amenazando sus formas de vida. Fuente: http://www.es.wikipedia.org/


Movimiento estudiantil Optor. Otpor, en castellano, Resistencia, fue un movimiento juvenil pro-democrático en Serbia que desarrolló una intensa campaña para expulsar del poder a Slobodan Milósevic en el año 2000. Se formó el 10 de octubre de 1998 en respuesta a las leyes represivas contra la universidad aprobadas durante ese año. En sus orígenes, las actividades de Otpor se limitaron a la Universidad de Belgrado. Durante la campaña presidencial en Septiembre de 2000, Otpor centralizó el descontento con Milósevic lo que derivó en su derrota electoral. Fuente: http://www.venezolanosenlinea.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: