"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Tips de crianza respetuosa

Nuestro amor llegó para quedarse

Decir o pensar que no debemos cargar mucho a los bebés porque los vamos a malcriar, creer en la "nalgada a tiempo" para disciplinar, descalificar las capacidades, necesidades y deseos de los niños asumiendo que porque son pequeños no saben lo que necesitan o no entienden nada; imponerles, gritarles, castigarles, en lugar de informar, explicar, escuchar, comunicar con el mismo respeto con el que esperamos ser tratados como adultos,  son conductas frecuentes en el trato (o debería decir maltrato) de los adultos hacia los pequeños. 

Coincido con muchos expertos que navegan por las aguas de la crianza respetuosa, en que por todas partes circula mucha información y abundan los condicionamientos y creencias nada realistas sobre las legítimas necesidades de los niños. Esto ha provocado que se naturalicen, o se hagan invisibles a la mirada común, las prácticas violentas ejercidas sobre los pequeños en sus propios hogares y por sus propios padres. Por eso nos parece importante contribuir con la difusión de información realista  sobre las necesidades legítimas de los niños, niñas y adolescentes para que, cada día, más hogares y familias se sumen a  la crianza en cultura de paz. 

Acompáñanos a ver  algunos escenarios de la realidad cotidiana durante el ejercicio de la crianza,  pero a través de unos lentes muy especiales: los lentes del darse cuenta. Escucha el podcast de esta emisión ampliada  y llévate nuevos referentes para criar sin maltratar ni agredir, para criar en cultura de paz, para contribuir con la construcción de un mundo más humanizado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: