"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

martes, 22 de enero de 2013

¿Te despegaste de “La Matrix”? Bienvenido a bordo




Recibo llamada telefónica de un papá oyente de mis programas de radio, me dice que lo he metido en un problemón,  que ahora cuando se da cuenta de lo que implica tratar con respeto y sin violencia a su hijo, le ha tocado andar en contravía frente a un sistema de creencias donde familiares y expertos, tales como psicopedagogas y docentes, se empeñan en hacer la guerra para meterlo -a él y a su hijo- de nuevo en el surco del orden adultocéntrico.  El angustiado padre me hablaba y me hablaba,  y yo pensaba: otro más que se despegó de “La Matrix”,  bienvenido a bordo.

Este “problemón” me lo plantean todo el rato  padres y  madres que han pasado a formar parte de la suerte de núcleos de vanguardia abocados a la práctica del nuevo paradigma o visión sobre la infancia. No es poco lo que cuesta el atrevimiento de cuestionar  los  condicionamientos atávicos, con raíces profundas, e instalados hegemónicamente a través del vasto repertorio sacrosanto de argumentos científicos, académicos, religiosos de la pedagogía negra. Y aquí aprovecho para hacer un llamado de atención sobre el hecho fundamental de que, seamos padres o no, investiguemos este tema, sus orígenes y estragos descarnadamente expuestos y analizados por la gran Alice Miller en su libro “Por tu propio bien”. La doctora Miller, explica el modo en que los autores de la pedagogía negra, han diseñado meticulosamente métodos sistemáticos de tortura psicológica y física para reprimir la vitalidad infantil  con el objeto de que los niños se conviertan en súbditos ciegamente obedientes de la autoridad adulta y de cómo a estos métodos los hemos llamado “educación”. Así mismo desvela el mecanismo en que el maltrato y abuso infantil, en la mayoría de los casos no registrados como tal, y en sus distintas formas e intensidades, se constituyen en la causa de las enfermedades psíquicas, entre otros estragos que padece la humanidad.

Podemos decir sin miedo a equivocarnos que en pleno siglo XXI, la pedagógica negra, aún predomina en el mundo con variantes actualizadas (lean mi post titulado El Conductismo Fashion) pero que en esencia responden al mismo principio nefasto de aniquilación de la vitalidad infantil, la propia esencia del niño y su la capacidad de pensar por sí mismo, para lograr obediencia ciega.  De cara a este panorama, entraña todo un desafío el asunto de salirse del cauce para apostar por una nueva forma de entender y tratar a los niños. Y cuando por fin despertamos a la realidad con la convicción de que estamos respondiendo al más puro y simple sentido común, caemos en cuenta de que dicho sentido común, es el menos común de los sentidos. Entonces sobreviene la gran inquietud: ¿cómo hacemos para ser consecuentes con nuestras convicciones preservándonos y preservando a nuestros hijos de la hostilidad de un orden social arrollador y patológico, ahora capaz de ser registrado por nuestra conciencia? 

Creo imprescindible que cada padre, cada madre, cada adulto que se atreve a despegarse de “La Matrix” busque sostén y contención en la tribu de pares, para apoyarse y apoyar a otros padres y adultos que compartan esta manera de entender a los niños y la crianza,  para darse fuerzas, para mantenerse y también para ir juntos abriendo caminos.  Así mismo resulta necesario reconocer y ubicar a profesionales y expertos de salud y educación, conscientes y apegados al nuevo paradigma.

Pero no basta con apegarse a los principios de la crianza respetuosa. Es condición sine qua non, esforzarnos por expandir nuestra conciencia a través de la autoindagación personal tras la búsqueda de nuestra  propia y real historia infantil. Es la vía más eficiente para llegar a las óptimas condiciones que nos permitirán entender y atender a nuestros hijos, alumnos o niños bajo nuestro cuidado, sin repetir ciega y transgeneracionalmente los estragos provocados en nuestra niñez por la pedagogía negra.

Me parece fundamental exigir, sin miedo, derechos y garantías de buen trato hacia nuestros niños. No quedarnos callados, indefensos, temiendo que el mundo entero se nos eche encima, respondiendo justamente al patrón de sumisión o dominación que tan eficazmente logró instalarse en nosotros desde la más temprana infancia y a través de generaciones gracias a la pedagogía negra.

Resulta vital dejar atrás la creencia de que no es posible cambiar las estructuras. Recordemos que somos las personas las que hacemos las estructuras, por lo tanto el cambio de conciencia de las personas se traduce en el cambio de estructuras. 

Somos responsables de contribuir con la iniciación de nuevas conciencias.  En este sentido debemos organizar y promover espacios de información, reflexión y educación en las escuelas, comunidades, medios de comunicación, dirigidos a las personas en general así como a progenitores, adultos significativos, docentes y relacionados con el trato y atención a los niños, donde mostremos ventanas con nuevos referentes para educar con respeto, con conciencia y sin violencia.

Es deseable para los despegados de La Matrix,  protegernos de la presión social, en la medida de lo posible, haciéndonos muchas veces de la vista gorda ante comentarios irrespetuosos con los cuales nos atacan personalmente o atacan el modo en que pensamos o en que hemos decidido criar a nuestros hijos.  Y es neurálgico además, no caer en el mismo juego de imponer a otros nuestra visión sobre la crianza. Si propugnamos respeto, debemos ser coherentes. Una cosa es ocuparnos de ofrecer umbrales de retorno hacia la crianza consciente para que cada quien decida atravesarlos o no, y otra muy distinta es caer en fundamentalismos maniqueos propensos a surgir  incluso dentro de los núcleos de vanguardia. Cuidado. No se trata de armar otra guerra. El propósito es construir cultura de paz.

Ah, y recordemos a menudo y cada vez que haga falta, que no hay que desmayar, que hay que asumir cada día como una nueva oportunidad para emprender camino hacia el lindo horizonte de un mundo humanizado, un mundo más amable, el mundo que todos merecemos.

Twitter. @conocemimundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: