"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Paciencia para criar, ¿de dónde la sacamos? (Parte I)


Es un tema al que llevo dándole vueltas desde hace varios meses. Se trata de una cualidad vital pero escasa, para lograr una aproximación respetuosa hacia nuestros hijos.  Padres y madres coinciden en que desean y necesitan -como me dijo recientemente mi querido colega y director de Inspirulina, Elí Bravo- un camión de paciencia durante el desafío que supone la crianza.

Con el propósito de invitar a la reflexión,  ofrecer referentes para consolidar de un modo genuino y sostenible este recurso necesario para una crianza libre de malos tratos, se me ocurrió  hacer un cuestionario y mandarlo a un grupo de  especialistas psicólogos, educadores, madres y padres blogueros de Iberoamérica, todos amigos y amigas orientados por los principios de la crianza consciente.  La respuesta a la convocatoria ha sido generosa y sin desperdicio, por lo que vale la pena publicarla completa, lo cual significa que tenemos material para varias entregas. Estoy segura de que les va a encantar y a servir de mucha ayuda. Aquí tienen la primera parte. Recuerden que vienen más en camino. Estén pendientes cada miércoles cuando estrenaremos una nueva publicación.

La primera en responder ha sido la querida, admirada y frecuentemente citada y recomendada en mis programas y artículos, Violeta Alcocer,  psicóloga española especialista en maternidad y crianza, autora del Blog Atraviesa El Espejo. Directora y fundadora de Aula De familia. En segundo lugar recibí la respuesta de Carlos Costa, papá bloguero apegado a la crianza respetuosa y afincado en Moaña, España. Su blog, el cartapacio de gollum   


Comenzamos con Violeta Alcocer
¡Hola Berna! Allá voy con las respuestas:

¿Qué es la paciencia?
La paciencia (en el contexto de crianza y educativo) es la capacidad del adulto para dar un tipo de respuesta adecuada en situaciones de conflicto. Erróneamente se piensa que tener paciencia es "no actuar" o "no sentirse mal por las acciones de nuestros hijos". La realidad es que la paciencia está más relacionada con la capacidad personal de manejar emociones, pensamientos y conductas para que nuestras reacciones no sean ni demasiado prematuras ni demasiado desproporcionadas.

¿Qué importancia tiene en la crianza de los hijos?
Las reacciones inadecuadas por lo general son desproporcionadas e implican algún tipo de pérdida de control sobre la situación educativa, por lo que aprender a ser pacientes nos hace mejores padres y educadores.

¿Por qué a los padres se nos hace tan difícil ser pacientes con nuestros hijos?
Fundamentalmente porque tenemos prisa, aunque también porque convivimos con creencias erróneas sobre ciertos comportamientos infantiles ("lo hace para molestarme"), por estilos de pensamiento inadecuados, poca tolerancia a las emociones negativas que implica la crianza o ausencia de herramientas para intervenir en situaciones de conflicto.

¿Qué podemos hacer para que la paciencia nos acompañe de un modo genuino y sostenible durante las exigencias diarias que demanda la crianza de los hijos? ¿Cómo se cultiva la paciencia?
El primer paso es detectar los pensamientos automáticos que surgen ante situaciones de conflicto con nuestros hijos ("otra vez estamos igual" "esto hoy no acaba bien" "ya no puedo más"). Estos pensamientos condicionan y generan en nosotros emociones negativas (ansiedad, frustración, miedo, angustia, etc..) que a su vez nos predisponen a dar respuestas rápidas y desproporcionadas (gritar, dar golpes, etc..).
Así que cultivar la paciencia consta de un trabajo personal en tres áreas: pensamiento, emoción y conducta.

¿De dónde sacamos la paciencia cuando sentimos que ya no nos queda ni un poquito?
Cuando sentimos que ya no nos queda ni un poquito podemos retirarnos (que es lo deseable) y/o decirnos a nosotros mismos que no es necesario intervenir siempre y en todas las situaciones. Es mejor pensar sobre lo sucedido esa noche y cuando se vuelva a dar una situación similar, saber cómo actuar.

¿Cómo reconducir las respuestas violentas hacia nuestros peques cuando nos sentimos desbordados?
En vez de intentar "no hacer" (no pegar, por ejemplo), es más útil intentar "hacer otra cosa" que sustituya a nuestra conducta violenta habitual. Siempre es mejor dar un golpe de descarga al sillón que al niño.


 Seguimos con Carlos Costa
¡Hola, Berna! He aquí mis respuestas y comentarios.
¡Un beso!

Antes de nada, quiero indicar algo que quizá sirva para responder a todas las preguntas de golpe. Cuando alguien me dice que tengo mucha paciencia, siempre respondo que no es paciencia. Es amor lo que tengo. De hecho, creo que paciencia no
tengo mucha: si me pongo a hacer una manualidad, lo más habitual es que a los pocos minutos esté ya cansado.

¿Qué es la paciencia?
En el ámbito que nos ocupa, creo que es la capacidad de esperar a que
nuestros hijos asimilen un hecho determinado, que quizá imponemos de
forma -al menos para ellos- arbitraria (terminar la comida, recoger, vestirse para salir...)

¿Qué importancia tiene en la crianza de los hijos?
Toda, porque supone adaptarnos a sus ritmos.

¿Por qué  a los padres se nos hace tan difícil ser pacientes con nuestros hijos?
Porque vivimos en una sociedad que siempre tiene cosas "más importantes" que atender a nuestros hijos. Cosas como ir a trabajar o salir para cenar con los amigos.

¿Qué podemos hacer para que la paciencia nos acompañe de un modo
genuino y sostenible durante las exigencias  diarias que demanda la
crianza de los hijos?
Darnos cuenta de la infinita paciencia que demuestran cada día nuestros hijos con nosotros: se levantan cuando les decimos, van al colegio que hemos decidido por ellos, comen lo que nosotros decidimos y van de vacaciones a donde queremos nosotros. Con la décima parte de esa paciencia tendríamos muchos menos problemas.

¿Cómo se cultiva la paciencia?
Poco a poco. Cada día un poco más. Dándonos cuenta de que esa gota de
paciencia que usamos hoy tiene una repercusión inmediata y a largo
plazo en nuestros hijos. Eso nos animará a ser mañana un poco más pacientes que hoy.

¿Cómo reconducir las respuestas violentas hacia nuestros peques cuando
nos sentimos desbordados?
Nunca deberían darse; si se van a dar, mejor alejarse que soltar violencia contra ellos. Si soltamos violencia contra ellos, utilizar ese hecho como forma de enseñarles a pedir perdón y enseñarles que los papás no son perfectos.



Twitter. @conocemimundo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: