"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

miércoles, 15 de mayo de 2013

¿Qué es el colecho?

Por Berna Iskandar
Cuna colecho vía www.bebesmundo.com

Como colecho se entiende la práctica de dormir con los bebés o hijos pequeños, en cama conjunta. Es una costumbre que no constituye ninguna novedad puesto que se ha hecho siempre a lo largo de la historia de la humanidad como una práctica natural que responde intuitivamente a nuestras  necesidades mamíferas de contacto durante la noche cuando todo se vuelve oscuro y amenazante, y por otra parte, como una forma de acompasar los ritmos ynecesidades del niño con los de la familia, de manera de lograr dormir, todos, lo mejor posible.  Sigue siendo una costumbre muy extendida. La novedad es que ha sido censurada por la opinión de algunos especialistas que basan su postura en teorías conductistas, lo cual ha generado que muchos padres quienes practican colecho se sientan criticados, inseguros, culpables y no lo manifiesten abiertamente. Es decir, que muchas familias modernas, occidentales, hacen colecho “en closet”, y otras quisieran, pero no se atreven. Sin embargo en los últimos años, muchos especialistas basados en los nuevos descubrimientos de la neurociencia,  han comenzado a reconocer y divulgar los beneficios del colecho, por lo que  cada vez es asumido y practicado más abierta y  extendidamente entre los padres con tendencia a responder a lo que les dicta la intuición y volver hacia los métodos naturales de crianza.

Algunas  investigaciones han demostrado que el colecho nutre los vínculos,   regula y sincroniza patrones de sueño, respiración, etc.,  de la madre y de su bebé;  ayuda a la madre a despertar la sensibilidad  hacia  las necesidades de su bebé e influye en el mantenimiento de la producción de leche, por tanto favorece la lactancia materna.  También se ha evidenciado que aquellos niños que compartieron camas con sus padres desarrollan las bases para ser más independientes, tranquilos, seguros y optimistas.

Los médicos y expertos defensores del colecho, afirman que esta práctica contribuye a disminuir el riesgo de síndrome de muerte súbita en el lactante siempre que se realice un colecho seguro, por lo que  desaconsejan dormir con los hijos si se padece de obesidad, si la madre es fumadora o ha fumado durante el embarazo,  si los padres han tomado drogas, alcohol, están muy cansados o en condiciones de hacinamiento. Una alternativa de colecho, es mantener  la cuna o moisés pegada a la cama de los padres para no tener que levantarse en las noches y facilitar así los beneficios del contacto con el bebé durante una etapa en que los despertares nocturnos del pequeño son naturales y frecuentes.


Enlaces relacionados:

Dulces sueños

La ciencia del sueño infantil 

 

Twitter. @conocemimundo

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: