"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

miércoles, 14 de agosto de 2013

¿Y ahora cómo le quito el chupón sin que sufra?

 

Desde que el ser humano pobló este mundo, la manera natural de alimentar al bebé de nuestra especie era dando la teta, hasta que surgió la industrialización de la leche y con ella la popularización de los teteros, con lo cual dar el pecho se convirtió en una práctica poco común. Así mismo los bebés humanos  se calmaban en brazos o se porteaban todo el tiempo en pareos o fulares, pegados al cuerpo de mamá,  hasta que surge la novedad histórica de cochecitos, sillitas eléctricas de esas que vibran o se mecen, entre otros artilugios o sustitutos del cuerpo materno. Siempre había sido el pecho de la madre lo que calmaba la necesidad de succión (por hambre o consuelo) de los niños hasta que se destetaban naturalmente a una edad en que ya no necesitaban llevarse ni dedos ni otros objetos a la boca para sentir seguridad. Pero un día se inventa el chupón o “pacifier” (pacificador), que luego pasó a ser tan popular y recomendado por médicos y otros profesionales de salud, como un sustituto del pecho materno.

Todos estos cambios normalizaron el hecho de que los niños, buscando el consuelo que dejaron de obtener con la teta o el cuerpo de la madre, desarrollen dependencia  al chupón,  chupete o en su defecto al dedo, con lo cual las mismas personas que recomiendan o eligen tetero y chupón -a determinada edad del niño cuando ya se ha arraigado el hábito- son los que comienzan a presionar para quitarlo, muchas veces recurriendo a métodos bruscos, represivos que provocan sufrimiento a la criatura.

Muy a menudo, mamás y papás me manifiestan  su angustia  acerca de cómo cumplir con el mandato de pediatras o de odontólogos que indican quitar el chupón o el dedo a su bebé a partir del año y medio o dos años. Todos los padres que me consultan lo hacen huyendo de recomendaciones directivas o impositivas e interesados en conocer una salida respetuosa, sin forzar o hacer sufrir a sus pequeños.

Louma Sader Bujana
En virtud de la alta frecuencia con que me han manifestado esta preocupación, decidí entrevistar a mi querida amiga Louma Sader,  que además de ser odontóloga, es referencia hispanohablante de la crianza respetuosa y ofrece cursos sobre salud bucal infantil donde se encarga de educar en la prevención, así como de despejar este tipo de inquietudes a padres y madres.  

Querida Louma, desde tu experiencia de odontóloga y madre volcada a la crianza respetuosa, acláranos por favor si  es necesario ofrecer el chupón a los bebés y de ser así ¿cuándo, para qué y cómo ofrecerlo?
Lo que es “necesario” para el bebé es la succión, el calor, los brazos y mimos. Desde luego, el bebé espera, necesita y desea, satisfacer la necesidad de succión en el pecho de su madre, cerca de sus latidos, bajo su mirada, en sus brazos amorosos y tomando la leche que la naturaleza ha ideado y puesto a punto para él. No con un trozo de silicona o caucho. En líneas generales, no es necesario ni recomendable ofrecer un chupete a los bebés menores de un mes de nacidos en los que no se haya instaurado aún una adecuada lactancia materna. De nuevo, lo que el bebé necesita es tomar el pecho a demanda. Si tomándolo así, vemos que hay momentos en los que sale mucha leche y realiza una succión pasiva o no nutritiva y la leche chorrea por las comisuras, podríamos ofrecer por un ratito el chupete, sin embargo, esto no es imprescindible y en caso de hacerse, ha de ser exclusivamente en momentos puntuales, nunca en sustitución del pecho.

También en casos de separación con la madre, por trabajo por ejemplo, podría ser de ayuda ya que la succión aporta bienestar y confort. Sin embargo, es importantísimo recordar que el chupete no es un artilugio para "callar" las necesidades del niño, sino en ese caso, una herramienta más de consuelo, donde la principal sería el afecto, la cercanía y las palabras amorosas de un adulto de referencia para el niño.

Háblanos ahora de los beneficios y perjuicios del uso del chupón

Entre los posibles beneficios tenemos que mamá quizás pueda separarse puntualmente durante un momento de su bebé, o que el bebé pueda, en caso de ser inevitable la separación por un rato de su madre, calmarse y/o dormirse en brazos de otro cuidador.

Entre los contras, tenemos que el chupete, a diferencia del pecho, no se adapta a la forma exacta del paladar del bebé, por lo que al hacer de su succión un hábito, será el paladar y no el chupete, el que se deforme. Con el pecho sucede lo contrario; es blandito y se estira y adapta perfectamente propiciando el correcto desarrollo de las estructuras musculares y óseas de la cavidad oral. También tenemos el tema de la higiene; el pecho siempre está limpio, mientras que un chupete puede caer al suelo (en casa o fuera) y estar contaminado o sucio. En mi curso online de Salud Bucal para Padres hablo más extensamente sobre la higiene adecuada del chupete.

Además, la introducción del chupete como hábito en menores de un mes puede causar confusión del pezón, dificultando la lactancia e incluso disminuyendo la producción de leche materna por no estimular adecuadamente la misma mediante succión del pecho de la madre.

¿Una vez que se instala el hábito o se crea una dependencia, cuál sería el momento indicado y la manera respetuosa para ayudar al niño a que deje el chupón? 

Sabiendo que la necesidad primaria del bebé o niño pequeño es la de succionar del pecho de su madre y que el chupete es un hábito impuesto para cubrir de alguna manera esa necesidad, pero no de la forma en la que espera el niño, sino de una manera que conviene al adulto, debemos recalcar entonces la necesidad de abordarlo de la forma más respetuosa posible.

Es crítico tener en cuenta, al hablar de dejar el hábito de succión del chupón que el niño, a quien estamos obligando en estos casos, tiene un hábito impuesto por sus padres y para la conveniencia de sus padres,  este niño no buscó instintivamente el chupete al nacer (sino el pecho), nosotros se lo hemos ofrecido, o peor en algunos casos: le hemos enseñado a usarlo como sustituto.

También es importante considerar que la edad antropológica de destete espontáneo en el ser humano se encuentra -según Katherine Dettwyler, investigadora y autoridad indiscutible a nivel mundial en la materia- entre los dos y medio y los siete años de edad. Por lo cual, si no llevamos a cabo una lactancia a demanda y a término, debemos tener presente que es probable que el niño continúe teniendo la necesidad de mamar hasta ese período en el que hubiera ocurrido el destete espontáneo de habérsele permitido llevar un amamantamiento a término.

Con esto no quiero decir que debamos permitirle al niño usar el chupón hasta que se case... Si utilizamos el chupón de forma puntual, y sólo durante breves momentos durante el día, “continuando” con la lactancia a demanda, es muy probable que el niño lo deje por sí solo. En ningún momento debe usarse el chupete como sustitutivo del pecho, de los brazos, ni de la atención materna. Si igualmente estamos supliendo la necesidad verdadera, a pesar de estar usando chupón, creo que no se creará una dependencia; cumpliría una función puntual como la de satisfacer la necesidad de succión pasiva en momentos en los que la madre produce demasiada leche y el bebé la deja caer por sus comisuras, o en caso de ausencia materna momentánea.

¿Y con el dedo?

El dedo es otro tema, aunque se trata también de una estructura, si cabe llamarla así, que no se amolda a la forma del paladar duro del niño, sino que al igual que el chupete lo deformaría, debemos tomar en cuenta que es parte del cuerpo del niño   y también que algunos bebés maman dedo incluso dentro del vientre materno. Si continuamos con una lactancia a demanda y satisfaciendo la necesidad de contacto y cercanía del niño, el tiempo que pase con el dedo en la boca será más bien corto.

Para resumir, no existe una edad como tal, sin embargo, desde el punto de vista odontológico es recomendable dejar el chupete antes de los dieciocho meses, y el dedo antes de que hagan erupción los dientes permanentes anterosuperiores. De cara a dejar estos hábitos, lo que no recomiendo en lo absoluto es mentir al niño, descalificarlo, burlarse ni humillarlo.  

-->
Louma, hasta ahora hemos mencionado el uso adecuado del chupón en los casos de bebés alimentados con el pecho, ¿qué pasa con los bebés que toman biberón o tetero?

Si a mamá le toca consolar a su niño (que no toma pecho sino biberón) con el pecho, aunque no le salga leche, estaría bien. Si no, toca darle un poco de chupón si parece necesitarlo, pero al igual que los niños que toman el pecho, sólo puntualmente, jamás en sustitución del amor, los mimos y brazos, jamás para acallarlo.

A veces resulta imposible lograr que un niño deje el dedo, aún usando métodos rudos e irrespetuosos que, sea dicho de paso, no recomendamos en este espacio. Frente a este panorama es lógico que terminemos por evaluar cuán contraproducente puede ser dejar que el niño se mame el dedo sin agobiarlo ¿qué opinas al respecto?

El dedo no se lo puedes quitar ni que lo obligues. Yo soy partidaria de buscar causas subyacentes y satisfacer esa necesidad que lo lleva a succionarlo. Propiciar un buen ambiente,  sereno y tranquilo. Pero si con eso no se logra, dejar al niño ser, e intentarlo de nuevo más tarde a ver si está listo. Yo prefiero decirle a los padres que les den mucho cuerpo y mimos, que dejen de mortificarse y mortificar al niño por el dedo.  Siempre podemos pedir  ayuda al odontólogo,  que hable con el niño, sin hacer dramas ni ponernos obsesivos con el tema.

¿Existe alguna razón médica que realmente nos fuerce a apelar a recursos límites causando sufrimiento para que el niño deje el chupón o el dedo?

A ver, si aún estamos durante la etapa de dentición primaria, aunque se desplacen los dientes, estos pueden regresar a su posición tras dejar el hábito, y los dientes permanentes pueden salir en posición adecuada. Yo no recomiendo dejarlo abruptamente ni a la fuerza, ni hacer sufrir al niño. Lo que sí creo es en buscar medios alternativos para satisfacer las necesidades del niño, ya sean físicas (abrazos, succión) o emocionales (mimos, consuelo), etc. para que el niño paulatinamente recurra cada vez menos al hábito para darse confort y placer. Podemos intentarlo como padres, hablando y llenando las necesidades del niño, y si aún persiste, acudir al odontólogo para que sea él quien hable con el pequeño, siempre de forma respetuosa. Podría enseñarle fotos de antes y después, explicarle qué deformaciones causa, cómo sería el tratamiento, ofrecerle medios positivos para dejar el hábito por su cuenta y probar esto durante algunos meses para observar su progreso.


En niños más grandes podemos explicar que luego quizás haga falta ponerse ortodoncia para ayudar a los dientes a regresar a su lugar, no como amenaza, sino para que comprenda las consecuencias de continuar con el hábito y quizás tome una decisión consciente e informada.

¿Qué podemos hacer cuando se ha instalado el hábito y ya hemos probado distintos métodos respetuosos para retirar el chupón o hacer que el niño deje de chuparse el dedo, pero no lo conseguimos sin causar sufrimiento?

Dependiendo de la edad del niño y de su mundo circundante, continuaría negociando, explicando pacientemente, o bien lo dejaría una temporada más y lo intentaría de nuevo más adelante. A veces necesitan un poquito más de tiempo para saciar esa necesidad y luego lo dejan. Siempre depende de muchos factores. Si está teniendo muchos cambios en su vida, separaciones, angustias, inicio de la escolarización, un nuevo hermanito, ya ha sido destetado, etc. En esos casos, quizás podamos dejarle esta forma de "consuelo" un tiempo más y probar en un momento de más calma retirarlo sin lágrimas, o tal vez nos sorprenda el niño dejándolo por sí solo.  

Háblanos de las consecuencias del chupón o mamar el dedo para la salud bucal

A mediano plazo, dientes superiores inclinados hacia el frente y hacia arriba (labioversión) y dientes inferiores inclinados hacia abajo y hacia dentro (linguoversión) para dar cabida al dedo o al chupón. También se ve alterada la mordida, que suele ser abierta en estos niños, se estrecha el arco superior, el paladar aumenta de profundidad, el labio superior se vuelve hipotónico (menor tonicidad muscular) y el inferior hipertónico (mayor tonicidad por la succión).

A más largo plazo, si el hábito persiste más allá de la erupción de los dientes permanentes anteriores (incisivos y caninos), y durante la dentición mixta (de seis a doce años de edad) podrían producirse graves desplazamientos dentales, lesiones en el alineamiento de los dientes y mordida del niño.

¿Existe la posibilidad de correctivos?

Sí puede corregirse, con el tiempo, si dejamos el hábito de forma temprana, o bien con el uso de aparatos odontológicos u ortopédicos.

Twitter. @conocemimundo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: