"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Lo que debes saber sobre métodos de adiestramiento para el sueño infantil





En los Talleres de Crianza Respetuosa que dicto regularmente en Caracas y en el interior de Venezuela, casi sin excepción surgen inquietudes de los progenitores relacionadas con los métodos de adiestramiento para lograr que los niños pequeños duerman en solitario, toda la noche, sin molestar. Algunos padres comentan que estos sistemas les fueron recomendados por un familiar, un amigo o indicados por algún "reputado pediatra". 

Siempre les respondo que los métodos de adiestramiento, además de que no son necesarios   -porque un bebé sabe dormir tal y como necesita según su momento evolutivo- resultan bastante perjudiciales porque constituyen una experiencia muy violenta desde el punto de vista del niño, e interfieren con el proceso natural de sueño que madura por sí sólo (autorregulación).  Estos métodos de entrenamiento, se basan en el principio de condicionamiento operante de Skinner y proponen con unas que otras variantes, dejar al bebé llorando sólo en su habitación durante un tiempo determinado sin acudir a su llamado, ni consolarlo ni tomarlo en brazos, hasta lograr después de varios días, que deje de llorar y se duerma. 

Para explicarle a los padres aspectos vitales que nadie les ha informado sobre estos métodos conductistas, a menudo recurro a la lectura del capítulo referido a los procesos de adiestramiento del sueño en el libro La Crianza Feliz de la psicopediatra Rosa Jové, experta en sueño infantil.
Explica Jové, que siempre que alguien tiene miedo -en este caso el niño- los sistemas de alarma se activan. Dice que cuando dejamos a un pequeño solo llorando en su habitación, experimenta miedo (estudios realizados que miden el cortisol así lo demuestran). Si no es atendido de inmediato, seguirá llorando hasta que su amígdala (cerebral) colapsa. Agrega que todo un flujo hormonal y químico generado por el sistema denominado HHA (hipotálamo-hipofisario-adrenal) encargado de regular estas funciones de alarma, inunda violentamente el cerebro del niño apuntando directamente a la amígdala que queda colapsada. Esto se llama estar activado, nos dice Jové. Pero, "el cuerpo no resiste mucho tiempo una situación así", aclara la autora, por tanto "compensa con secreción de opiáceos, endorfinas y serotoninas que provoca una bajada del sistema de alarma en el cuerpo del sujeto". De manera que si para un niño ya era la hora de dormir, y encima ha pasado un tiempo llorando con el consiguiente cansancio, además de que acaba de recibir una inyección brutal de opiáceos, endorfinas, etc., cae rendido y se duerme, describe Rosa Jové. Después de toda esta explicación, la experta en sueño infantil concluye con una sentencia estremecedora: "ni por un momento piense que (su hijo) ha aprendido a dormir, sino tan sólo a doblegarse y autodrogarse."   

Es por eso que estos sistemas de entrenamiento sólo funcionan con niños pequeños que se asustan al quedarse solos, con lo cual serían inútiles aplicados a un adolescente, siendo que no es posible asustarlo tanto como para provocarle semejante shock y dejarlo exhausto para que duerma sin molestar, señala la psicopediatra española.  Y añade que esa es la razón por la cual los que recomiendan aplicar dichos entrenamientos, explican que deben hacerse antes de los cinco años.
Así mismo, Rosa Jové advierte que este tipo de experiencias, transmiten a la criatura que de nada vale pedir ayuda porque en este mundo donde acaba de aterrizar, nadie acudirá a socorrerle, afectando su autoestima y desarrollando indefensión aprendida. De hecho los niños no dejan de despertarse a lo largo de la noche, lo que realmente ocurre con estos sistemas de entrenamiento es que aprenden que no vale la pena  llamar a sus padres porque no acudirán. 

En relación a las secuelas a mediano y largo plazo, Rosa Jové explica en el libro antes señalado, que repetir oleadas de estas sustancias químicas en el cerebro de un niño, puede provocar la reducción de la producción normal de serotonina y la insensibilización de la amígdala cerebral responsable de regular la respuesta emocional. Esto se relaciona con depresiones, pérdida de autoestima, confianza y empatía. Por otra parte, la psicopediatra española informa que un bajo nivel de serotonina comporta uno de los indicadores más importantes en animales y humanos relacionados con tasas altas de homicidio, suicidio,  piromanías y otras conductas agresivas. 

Suficiente evidencia para descartar la aplicación de métodos de entrenamiento con el propósito de conseguir que los niños duerman en solitario y de un tirón toda la noche, sea que la recomendación venga de opinólogos, de profesionales de la salud o de donde venga ¿no creen?

Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo
Enlaces relacionados

2 comentarios:

  1. Ok, interesante. Pero, entonces que metodo recomiendan? porque no es sano para una madre con un niño de casi 4 años despertarse 2 veces por la noche todas las noches y casi a las mismas horas. Se trastorna el sueño de ambos, al otro dia por supuesto estás de malgenio porque no descansaste, entonces: como debo enseñarle sin causarle daños?

    ResponderEliminar
  2. ¿Duerme con él? Al menos es lo que me ha funcionado a mi por más de 3 años y descansamos bien los dos a pesar de los despertares y de que trabajo desde los 6 meses.
    No le puedes enseñar a dormir de corrido. Simplemente no se puede (incluso con esos "métodos" en que lo dejas llorar, sólo dejan de llorar, pero siguen despertando).

    ResponderEliminar

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: