"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Nuestros hijos siempre nos esperan





A menudo los progenitores se quejan de que después de una exigente jornada, llegado el momento de dormir por la noche o en las mañanas de los fines de semana cuando se puede descansar un rato más, sus peques se vuelven más activos y demandan más interacción. Cuando pasa esto,  siempre les digo que vale la pena preguntarse cuánto tiempo de nuestras agobiadas y ajetreadas vidas nos dedicamos a establecer una conexión empática y real con nuestros hijos y les propongo este ejercicio: Elige un día de semana y otro del fin de semana. ¿Recuerdas la cantidad de tiempo que has permanecido realmente conectado con tus hijos? Mantén presente que durante el tiempo en que permanecemos distantes física o emocionalmente de nuestros peques, ellos nos están esperando, ellos siempre nos esperan, porque nos quieren y nos necesitan.

Criar es estar. Pero lamentablemente vivimos en los tiempos de andar sin tiempo para estar, sobre todo para estar con los hijos. Ya decía el pediatra y autor Carlos González en una entrevista para @conocemimundo que los niños de esta generación son los que más solos han estado en toda  la historia de la humanidad. Y es una verdad tan grande como desgarradora. Nunca antes se dejaba a los niños (prácticamente depositados) incluso desde meses de nacidos en una guardería o preescolar al cuidado de terceros, luego de lo cual incluso se les apunta a actividades extras para aumentarles el horario mientras los padres son tragados por el mundo exterior, el mundo social, laboral, etc.

Pero la ausencia no se zanja aún con la presencia física de los padres. Al llegar a casa seguimos abrumados con las responsabilidades domésticas y planificando lo necesario para el día siguiente o cansados con ganas de acostar a los niños para que duerman lo antes posible y poder dedicarnos a ver nuestra serie favorita... Los niños de ahora tienen escasa interacción con los padres pero no sólo por la distancia física sino también por la distancia afectiva. Aún  en presencia de los padres, casi siempre los niños están sometidos a la presión de hacer la tarea, bañarse, acostarse temprano para salir al día siguiente de nuevo a cumplir con rutinas y horarios tan exigentes como los adultos. Desde la cocina mientras preparamos la cena, los mandamos a apagar el televisor para hacer la tarea o bañarse, porque no tenemos tiempo ni disposición para acercarnos, sentarnos a su lado, conectar, empatizar con ellos y proponerles, por ejemplo, que nos acompañen mientras hacemos la cena y así aprovechamos para hablar sobre lo que nos pasó durante el día, o turnarnos papá y mamá para estar enteramente disponibles y dedicados a atender a los más pequeñitos, o pararnos más temprano para dejar todo listo antes de despertarlos con tiempo suficiente para dedicarnos a establecer un contacto más juguetón y amoroso mientras los acompañamos a vestirse, etc.

Ignoramos sistemáticamente las necesidades emocionales de los niños. Por lo regular sí que nos preocupamos por su comportamiento, por encontrar la manera en que nos obedezcan,  imponer límites y disciplina efectiva para que nos hagan caso y se bañen, coman, hagan la tarea, se duerman, despierten, se vistan, cuándo y cómo les decimos... Pero olvidamos que los niños tienen necesidades afectivas, olvidamos que requieren conectar con sus padres, interactuar con ellos desde el intercambio de afecto, mirada, juego, comunicación con escucha activa, abrazos,  besos, nutrición epidérmica. Los niños necesitan sentir la seguridad de que su papá y su mamá comprenden y responden sensiblemente a sus inquietudes, miedos y anhelos. Necesidades que quedan a la espera sin ser atendidas a lo largo de los días, meses, años de prisas y exigencias del mundo adulto.


Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: