"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

miércoles, 25 de febrero de 2015

¿Tienen que aprender a socializar?



Es común escuchar a las personas opinando sobre la necesidad de llevar a los niños  a guarderías o preescolares porque deben aprender a socializar. Así mismo algunos progenitores expresan preocupación frente al hecho de que los niños pequeños no se mantienen por más de diez minutos jugando con otros niños o sin pelearse por los juguetes.

Siempre hago hincapié en que necesitamos comprender cada etapa evolutiva de los niños, para saber cuándo se encuentran preparados para digerir determinados procesos o funciones y cuándo no. Es así como podremos basarnos sobre expectativas reales y evitar someterlos a exigencias desmedidas que provoquen interferencias en su desarrollo.
Antes de los tres años, un pequeño fundamentalmente necesita de la presencia e interacción constante con una figura vincular que sepa interpretar sus necesidades y cubrirlas de inmediato para nutrir un apego seguro. Un bebé hasta los tres años no ha desarrollado aún funciones complejas requeridas para interactuar o socializar con otros niños o personas distintas a sus figuras vinculares.  Sin embargo, como en otros aspectos del desarrollo infantil, alrededor del tema de la socialización y del juego, circulan falsas creencias y opiniones que, en el afán por educar según el orden social establecido, rara vez nos detenemos a cuestionar. 
Según coinciden distintos especialistas y lo explica la psicopediatra  y autora Rosa Jové en entrevista para pequemundo.es, los niños hasta alrededor de los tres o cuatro años  “no juegan con, sino al lado de”.  Jové usa el ejemplo de un grupo de niños de dos años en un arenal con cubos y palas.  Veríamos cómo cada uno juega por su cuenta haciendo lo suyo, aclara. A lo sumo un niño eventualmente le quitaría la pala al que tiene al lado…  o tal vez al ver cómo éste lanza una piedra, si le gusta, lo imitaría pero sin mantener interacción porque son muy pequeños para entender las reglas de juego. Agrega Rosa Jové, que los niños pequeños aprenden a socializar viendo cómo saludan sus padres, cómo hablan con los demás. La psicóloga infanto juvenil Yolanda González por su parte en su libro, Amar sin miedo a malcriar, explica que los niños antes de los tres años no tienen clara la noción de propiedad de los objetos porque se encuentran en una edad egocéntrica (lo que ven  y les llama la atención lo asumen como propio)  
Estos y otros rasgos evolutivos explican porqué los chiquitines de ese rango etario juegan en paralelo y no con otros niños. Así mismo podemos observar que los peques a partir de los tres o cuatro años sí que interactúan durante períodos mayores de tiempo, juegan juntos, intercambian, socializan. No hay más que observar a los pequeños. Ellos son como un libro abierto. Nos van arrojando las pistas en la medida en que adquieren la madurez cognitiva y psicológica para lograr determinadas funciones dentro de los tiempos propios de los hitos del desarrollo.
No es necesario empujar, forzar ni entrenar para que maduren. Todo llega en su momento. El hecho de pretender que un niño menor de tres a cuatro años socialice o aprenda a jugar con otros niños o preocuparse porque no lo hace y apuntarlos al preescolar o a la guardería para que lo consiga, se arraiga en expectativas irreales establecidas a partir de falacias y desinformación sobre las etapas evolutivas de los niños y sus necesidades legítimas.   

Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo

1 comentario:

  1. Qué gran artículo. Muchas gracias por el detalle y la separación de la edades apropiadas para socializar. Nuca he usado guarderías con ninguno de mis tres hijos y a veces soy centro de críticas, ya veo que no soy una mamá rara, solo he querido acompañar a mis hijos el mayor tiempo posible. Mil gracias!

    ResponderEliminar

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: