"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

martes, 31 de marzo de 2015

Cuando el condicionamiento obnubila


Cada vez que posteo alguna reflexión sobre métodos educativos que entrañan y naturalizan abuso infantil, alguien se molesta y me acusa de que sólo me dedico a señalar la violencia tras los métodos educativos tradicionales, pero que nunca ofrezco alternativas para educar respetuosamente.

A todas estas personas me permito responderles lo siguiente: Si lo que buscan son recetas, lamento decepcionarles porque no las van a encontrar. No las doy porque me parece irresponsable tratándose de que cada niño es único, así como su relación con el adulto cuidador y las circunstancias que le rodean o acontecen. Si en cambio en cada aporte que publico con información sobre el momento evolutivo de los niños y sus reales necesidades vieran la oportunidad de empatizar con sus hijos; si en cada post donde ofrezco información sobre las causas tras el comportamiento de los niños razonaran sobre la oportunidad de mirar más allá de la superficie para entender y atender dicha causa con respeto a la integridad como persona del niño en lugar de detener automáticamente la conducta con castigos, amenazas o recompensas; si incluso en las reflexiones sobre la importancia de hacer trabajo de autoindagación personal para registrar las historias de abuso y desamparo en nuestras propias infancias, lograran encontrar claves para educar desde un lugar más consciente e informado… tal vez no me acusarían injustamente de no ofrecer dicha ayuda.

Ah, por cierto, también publico constantemente abundantes referencias directas sobre alternativas al castigo, los premios, amenazas o métodos conductistas para educar, como por ejemplo (entre muchos otros) un post en mi blog titulado “si no pego ni castigo ¿cómo le pongo límites a mi hijo?” con un video y 17 enlaces de ayuda que además de otros post, circulo periódicamente en todas mis redes sociales.

Cuando el condicionamiento obnubila, aún delante de la evidencia, no somos capaces de registrarla. Dependerá del momento de conciencia de cada ser humano hacerlo o no. 

Por Berna Iskandar @conocemimundo

Twitter. @conocemimundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: