"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

jueves, 21 de septiembre de 2017

La edad oportuna para escolarizar a los niños


Una pregunta frecuente hecha por progenitores.


El informe PISA responsable del análisis del rendimiento de estudiantes de 15 años, arroja sistemáticamente los mejores resultados en países de alto desempeño como Finlandia y Alemania cuya edad de inicio de escolarización es 7 años y un menor porcentaje de niños va a preescolares los cuales se conciben a la medida de sus reales necesidades. 

Son países con políticas públicas de atención a la primera infancia que permiten excedencias laborales y otros programas que incentivan la permanencia de los progenitores o figuras de apego primaria con los niños durante la edad en la que se construyen los cimientos responsables de determinar la salud mental de sus ciudadanos. 

Esto supone para las naciones, un alto porcentaje de ahorro en gastos de salud pública y violencia, además de la prevalencia en el alto desempeño académico, siendo que los niños ingresan al sistema escolar cuando ya se encuentran con la madurez y estabilidad psicoafectiva y cognitiva para desarrollar objetivos académicos en condiciones óptimas. Cuando hay necesidad de escolarizar tempranamente las recomendaciones emitidas por expertos en prevención infantojuvenil son entre otras, tratar de esperar como mínimo hasta los 4 años cuando las nociones de permanencia objetal, un mejor dominio del lenguaje entre otros hitos del desarrollo como la necesidad de socialización, se establecen. 

Por otra parte siempre que se realice escolarización temprana (antes de los 7 años) son fundamentales los procesos de integración escolar respetados en los cuales se haga posible que la transición entre la casa y la escuela no supongan una ruptura que provoque ansiedad de separación y angustia en los niños. 

Así mismo es acuciante la necesidad de formar a los profesionales de educación temprana para comprender criterios básicos sobre los procesos psicoafectivos e hitos madurativos de los preescolares y prepararse para un acompañamiento consciente y respetuoso de los ritmos y necesidades reales de las criaturas.

Berna Iskandar

Cronograma de eventos escribiendo a conocemimundo@gmail.com Indica país/ ciudad de reside

lunes, 11 de septiembre de 2017

El amor que doy y el que mi hijo recibe





Cada vez que se nos revela alguna necesidad legítima e incuestionable desde el punto de vista del niño, pero que es desatendida o descalificada sistemáticamente por nuestra parte, podemos elegir sentirnos atacadas, señaladas y por ende reaccionar con justificaciones y un arsenal de opiniones en nuestra defensa como madres, padres o adultos a cargo de niños. Pero también podemos elegir detenernos, hacer una pausa reflexiva, repensar, revisar, atrevernos a percibir con valentía el grado de conexión real que tenemos con nuestros hijos. Al margen de que estemos con ellos todo el día o solo parte del día, sea que nos apuntemos al colecho, lactancia materna a término y otras prácticas de la crianza natural o llevemos un estilo de crianza tradicional, lo importante es preguntarnos, ¿realmente los estamos sintiendo? ¿estoy percibiendo las señales de mi hijo o mi hija, interpretando su lenguaje emocional, soy capaz de responder sensible y oportunamente a sus necesidades? Sin poner en tela de juicio las buenas intenciones que toda madre o padre siempre tiene para sus hijos,  ¿podemos  con honestidad registrar nuestros propios recursos emocionales para amar y criar en lugar de juzgar a los pequeños, su conducta, su carácter, sus demandas, y exigencias...?  Todas estas oportunidades  vienen de la mano con la Maternidad y la Paternidad. Una escuela de aprendizaje diario sobre nosotros mismos, una prueba del grado real de nuestra madurez emocional y nuestra capacidad de amar y cuidar a otro ser con verdadero altruismo.



Berna Iskandar

jueves, 31 de agosto de 2017

Cuándo llevar a mi hijo al jardín infantil






El criterio sobre el cual basamos la decisión del momento oportuno para escolarizar a niños pequeños, en general está sesgado por mucha ignorancia en torno a los procesos emocionales y psicoafectivos reales de las criaturas. En este breve video sumatoria de mis historias de Instagram, intentamos ofrecer algunos criterios mínimos basados en las reales necesidades de la primera infancia ante la pregunta ¿cuándo llevar a mi hijo al preescolar, guardería o jardín infantil? Si te sirve de ayuda y crees que pueda ser útil a otras personas, compártelo.




Twitter. @conocemimundo

Instagram: @conocemimundo








martes, 25 de julio de 2017

Taller Crianza Respetuosa Edición Online Internacional

 Taller Crianza Respetuosa Online INTERNACIONAL
Para residentes en el exterior de Venezuela
Inicia el 5 de septiembre
CUPOS AGOTADOS
Puedes realizar la compra directamente en este enlace
 http://www.mujermandala.com/producto/taller-online-crianza-respetuosa-vip
 
Informa e inscribe  
cursos@mujermandala.com  
www.mujermandala.com/crianzarespetuosa

Berna Iskandar

La guía de este taller es Berna Iskandar, autora de Conoce mi Mundo, periodista, madre, blogger, divulgadora de temas de crianza, paternidad, maternidad y derechos de infancia y adolescencia enmarcados en la prevención y el desarrollo humano sustentable. Primer premio concurso de bloggers 2013 sobre Desarrollo Infantil, otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Conductora y productora del programa Conoce Mi Mundo en la Emisora Cultural de Caracas, único en los medios venezolanos enteramente dedicado a promover crianza en cultura de paz, desde el 2006.

La dinámica

Experiencia de aprendizaje online, con 8 horas de sesiones en vivo, divididas en 4 encuentros. Entre clases: trabajo de lectura y apropiación de contenidos por parte de los participantes. Tendrás materiales adicionales a ser comentados y gozarás de un video extra para estrategias de autorregulación e higiene emocional del cuidador. Atención semipersonalizada. Grupo pequeño (máximo 10 personas).

Agenda

Sesión 1 Apertura. Las etapas en el proceso evolutivo y sus distintas necesidades
Sesión 2  Modelos de crianza. Comunicación activa. Limites y Disciplina no punitiva
Sesión 3 Autorregulación (control de esfínteres, sueño infantil, y otras funciones biológicas y psicológicas). Apego seguro
Sesión 4 Crianza. Violencia sutiles y concretas registrar prevenir sanar – Conclusiones
Sesión 5 Gestión del estrés e higiene emocional de cuidador
HORARIO SESIONES EN VIVO
20:00 hrs Madrid
14:00 hrs Miami  
13:00 hrs Bogotá, Lima, Quito, Ciudad de México, Ciudad de Panamá
15:00 hrs Santiago de Chile, Buenos Aires.

Porque los niños son el tesoro de la nación

Twitter. @conocemimundo

Instagram: @conocemimundo



 
 
 
 

jueves, 13 de julio de 2017

Modelos de crianza ¿dónde te ubicas y hacia dónde quieres orientarte?


Históricamente el estudio de los modelos de crianza o de estilos parentales, así como su impacto en el desarrollo de los niños y por añadidura en la sociedad, ha supuesto un tema de interés para las ciencias humanas. 

Comencemos por decir que coexisten tantas formas de criar como familias hay en el mundo. No hay un modelo puro, siempre existirán los matices que definen la particularidad de cada vínculo o dinámica familiar, pero en general, para efectos pedagógicos, esquematizaremos hablando de tres estilos paradigmáticos. 

El modelo tradicional mayoritario que orienta a los terrícolas desde hace más de cinco mil años, al margen de la  época, religión, raza o lugar del planeta donde habitemos es el autoritario. Un modelo adultocentrista, basado en el adiestramiento y la obediencia. El orden normativo,  las rutinas y horarios, los ritmos vitales, las costumbres, expectativas, incluso el diseño del espacio, etc.,  se rigen según las prioridades, comodidad y necesidades adultas. Se organiza sobre el binomio dominio-sumisión del fuerte sobre el débil. El niño como eslabón más débil de la cadena se convierte en depositario de las mayores cuotas de imposición y dominio ejercida por los adultos, sean hombres o mujeres. En el modelo tradicional autoritario se parte del principio de que el niño no sabe nada, los padres o adultos responsables lo saben todo y el niño debe plegarse al mandato adulto. La consigna es obedecer sin protestar. La autoridad se impone a través del miedo, usando recursos punitivos como amenazas,  castigos y recompensas... El resultado son seres humanos adiestrados, resentidos, sumisos o violentos, personas alejadas del contacto con su sí mismo,  que no saben autorregularse.  Individuos que aprendieron solo a responder a los estímulos externos (te quiero si haces lo que te digo, te expulso de mi territorio emocional, te provoco dolor o te retiro mi aprobación y mi amor, si no lo haces). Que cumplen  con el deber solo si obtienen recompensas o que solo respetan las leyes cuando hay una amenaza inminente de castigo.  El sentido común, la iniciativa de responsabilidad, la creatividad y pensamiento crítico son cercenados en distintos grados y formas.   
El modelo que se ubica en el extremo contrario del autoritario y que yo llamo anárquico, es aquel donde hay ausencia casi absoluta de límites o de marcos de referencia para acompañar, orientar y contener a los niños durante el proceso de socialización. Se establece probablemente como  respuesta reactiva de personas, que a partir de sus propias experiencias infantiles desarrolladas en crianzas muy represivas, al devenir padres o madres, oscilan hasta el polo opuesto. El resultado de este modelo parental pueden ser niños sin marcos sólidos de referencia, ni sostén ni estructura, lo cual genera sensación de abandono,  caos, inseguridad y miedo, lo cual supone maltrato por negligencia.

El modelo que se ubica entre ambos extremos, proponiendo el camino del equilibrio, es el democrático, basado en la horizontalidad, la empatía.  Invita a ponernos a la altura emocional y física del niño para comprenderlo y acompañarlo desde dicha comprensión en lugar de juzgar y someter a las criaturas. El propósito ético de la educación desde la mirada democrática. es elevar la consciencia, no condicionar a seres humanos con métodos de entrenamiento canino para encajar en determinados parámetros impuestos unilateralmente por el criterio adulto. Sí que existe el ejercicio de autoridad, porque los progenitores tienen la experiencia, la madurez y la responsabilidad de corregular durante su proceso de socialización de sus hijos.  Pero en este caso la autoridad no se impone,  se gana. El niño otorga la autoridad cuando los progenitores demuestran  que lo respetan, que saben de lo que hablan, que lo escuchan, cuando dan un buen ejemplo, cuando piden cosas razonables,  estableciendo un vínculo robusto y ganando su confianza. Los adultos acompañan a incorporar  los límites y las normas, reconociendo la integridad como persona del niño, sin violentar sus ritmos madurativos,  respetando sus derechos humanos.   

Reflexionar, hacernos preguntas sobre la orientación ética de la crianza que queremos brindar a nuestros hijos, así como comprometernos y prepararnos para elegir conscientemente caminos orientados por una ética coherente con los Derechos Humanos, que nutra relaciones de paridad, más saludables, comporta una enorme responsabilidad. Continuar respondiendo por inercia o tomar decisiones conscientes e informadas es nuestra elección.


Berna Iskandar @conocemimundo



Twitter. @conocemimundo

Instagram: @conocemimundo