"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Curso Online Emociones en la Crianza


Curso Emociones en la Crianza  
Experiencia de aprendizaje online a demanda
INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES 
conocemimundo@gmail.com




¿Cuándo?:

Puedes comenzar cuando quieras y hacerlo desde cualquier lugar del mundo.
Se requiere computadora/ordenador o dispositivo (celular o tableta) con cámara y señal de internet.

Consta de:

1.     Acceso personal e intransferible durante diez días a un webinar grabado de dos horas de duración dividido en tres videos
2.     Una sesión online individual en directo previa cita con Berna Iskandar (autora del curso) para aclarar dudas sobre el tema
3.     Material de apoyo (textos, videos, podcast)


Inversión:
60 USD (precio promoción por tiempo limitado)


Formas de pago
Paypal desde cualquier país del mundo 
Zelle desde USA
Bizum desde España  

Pasos después de realizar el pago:

1.     Confirmas el pago enviando comprobante del mismo al correo conocemimundo@gmail.com  
2.     Recibes a tu correo los enlaces y las claves para acceder durante diez días a los tres videos sobre Emociones en la Crianza y Agresividad Infantil. 
3.   Envío turnos disponibles durante los días siguientes y , previo acuerdo de ambas partes, fijamos la cita online de 30 min para responder a tus dudas o preguntas.  Haremos la sesión  en una sala online de  www.zoom.us  Te asistiré en el proceso de conexión si es necesario.
4.     Al finalizar la sesión online de preguntas y respuestas, envío el material de apoyo (enlaces a videos, textos y podcast) a través de correo electrónico 


Sobre la importancia de este curso:
Si hay un tema que pondría en el primer lugar de la lista de importancia para el acompañamiento respetuoso y consciente de los niños a nuestro cargo es este. Vivimos en una civilización que sobrevalora la razón y censura o reprime las emociones. Los niños son básicamente emocionales por tanto los más censurados o reprimidos de la civilización. Procedemos de infancias en las que la expresión de la rabia, la tristeza, el miedo fueron sistemáticamente inhibidas, mucho menos acompañadas ni nombradas. Frente al niño presente a nuestro cargo carecemos de recursos emocionales para comprender y acompañar a organizar, nombrar y gestionar la expresión de sus emociones durante una etapa en la que están construyendo los cimientos de su salud mental. En este curso haremos un recorrido por las emociones primarias, describiendo la función de cada una y la forma oportuna y adecuada enfrentarlas desde nuestra propia experiencia emocional subjetiva así como acompañar a los más pequeños a corregularlas o gestionarlas.

Contenido: Cerebro triuno. Descripción y función de cada una de las emociones primarias. El miedo a sentir. Consecuencias de reprimir las emociones. Emociones del adulto y emociones del niño, cómo acompañar y gestionar conscientemente de manera oportuna y apropiada. Agresión infantil, criterios para comprender y gestionar sus diferentes manifestaciones. Agresividad infantil (autoagresión, heteroagresión). Sesión online individual de preguntas y respuestas.

Dirigido a: Padres, madres, educadores y profesionales vinculados con atención a la infancia así como cualquier persona interesada o sensibilizada con el tema o promover la crianza respetuosa con herramientas y conocimientos de avanzada.

Tiempo de duración: Webinar grabado de dos horas de duración (tres videos), más 30 minutos de sesión online individual con Berna Iskandar, previa cita. 
El curso online de Emociones en la Crianza se realiza a demanda.


Creado e impartido por:

Berna Iskandar, autora de Conoce Mi Mundo, periodista por la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, madre, blogger, asesora, conferencista internacional, divulgadora de temas de crianza alternativa, paternidad, maternidad y derechos de infancia y adolescencia enmarcados en la prevención y la promoción de salud mental infantil (más de 300 talleres, conferencias, seminarios presenciales/online). Influencer digital. Conductora y productora del programa Conoce Mi Mundo en la Emisora Cultural de Caracas, pionero y único en los medios de Venezuela y Latinoamérica enteramente dedicado a promover crianza en cultura de paz, desde el 2006 al 2014. Líder de terapias de meditación activa y autoconocimiento por Osho Multiversity. Miembro de la red #PazAdentro. Primer premio concurso Bloggers 2013 sobre Desarrollo Infantil otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo BID.



INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES 
conocemimundo@gmail.com



Berna Iskandar @conocemimundo
Email: conocemimundo@gmail.com 
 Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo
FB: Conoce Mi Mundo

miércoles, 24 de octubre de 2018

Taller Crianza Respetuosa Edición Online Internacional

 Taller Crianza Respetuosa Online INTERNACIONAL
Para residentes en el exterior de Venezuela
Inicia el 15 de fnoviembre
INSCRIPCIONES ABIERTAS
Puedes realizar la compra directamente en este enlace
 http://www.mujermandala.com/producto/taller-online-crianza-respetuosa-vip
 
Informa e inscribe  
cursos@mujermandala.com  
www.mujermandala.com/crianzarespetuosa

Berna Iskandar

La guía de este taller es Berna Iskandar, autora de Conoce mi Mundo, periodista, madre, blogger, divulgadora de temas de crianza, paternidad, maternidad y derechos de infancia y adolescencia enmarcados en la prevención y el desarrollo humano sustentable. Primer premio concurso de bloggers 2013 sobre Desarrollo Infantil, otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Conductora y productora del programa Conoce Mi Mundo en la Emisora Cultural de Caracas, único en los medios venezolanos enteramente dedicado a promover crianza en cultura de paz, desde el 2006.

La dinámica

Experiencia de aprendizaje online, con 8 horas de sesiones en vivo, divididas en 4 encuentros. Entre clases: trabajo de lectura y apropiación de contenidos por parte de los participantes. Tendrás materiales adicionales a ser comentados y gozarás de un video extra para estrategias de autorregulación e higiene emocional del cuidador. Atención semipersonalizada. Grupo pequeño (máximo 10 personas).

Agenda

Sesión 1 Apertura. Las etapas en el proceso evolutivo y sus distintas necesidades
Sesión 2  Modelos de crianza. Comunicación activa. Limites y Disciplina no punitiva
Sesión 3 Autorregulación (control de esfínteres, sueño infantil, y otras funciones biológicas y psicológicas). Apego seguro
Sesión 4 Crianza. Violencia sutiles y concretas registrar prevenir sanar – Conclusiones
Sesión 5 Gestión del estrés e higiene emocional de cuidador
HORARIO SESIONES EN VIVO
20:00 hrs Madrid
14:00 hrs Miami  
13:00 hrs Bogotá, Lima, Quito, Ciudad de México, Ciudad de Panamá
15:00 hrs Santiago de Chile, Buenos Aires.

Porque los niños son el tesoro de la nación

Twitter. @conocemimundo

Instagram: @conocemimundo



 
 
 
 

jueves, 30 de agosto de 2018

¿Cómo enseñar a los hijos a protegerse de la violencia?








¿Cómo enseñar a nuestros hijos e hijas a protegerse de la agresión y la violencia de terceros, el bullying, el acoso, la violencia física, el abuso sexual...? Esta pregunta la hacen los progenitores con muchísima frecuencia, visto que la violencia está presente en todo ámbito y que no siempre podemos estar con ellos para protegerlos.


La tarea de ayudar a nuestros hijos a desplegar su poder personal, su fuerza interior, su capacidad de auto protección comienza desde el momento en que nacen. 
Y ¿cómo se logra esto?



El llanto, los gritos, los gestos, la agitación motriz son las herramientas de comunicación de los bebés. Ellos perciben claramente lo que les encaja o no. Cuando experimentan molestia, miedo, falta de confort, lo manifiestan instintivamente a través de sus herramientas de comunicación. 
Si los adultos de referencia validamos ese llamado de auxilio vital de la criatura y hacemos lo necesario para que retorne al equilibrio, favorecemos el despliegue de su capacidad natural de auto protección. El niño reconoce a través de sus padres que su malestar es válido y que usando los recursos con los que cuenta a su corta edad logra modificar positivamente el entorno para volver al equilibrio. 

Si ignoramos o censuramos la expresión del llanto, el malestar, incluso en un momento dado la agresividad del niño cuando se siente amenazado, vulnerado, valorándola como capricho, grosería o malacrianza, generándole culpa por sus emociones o sensaciones, la criatura inhibirá sus pulsiones vitales, se alejará de la percepción sobre lo que le perturba o incómoda, y aprenderá que de nada vale la pena esforzarse por pedir ayuda porque nada pasará, nadie acudirá y nada cambiará.



Así cercenamos su confianza básica, y se instala la indefensión aprendida. Luego más adelante frente a alguien que amenace su integridad y le genere malestar, habrá perdido la capacidad de reconocer y validar sus propias señales emocionales o corporales de incomododidad o malestar y no podrá activar sus propios mecanismos de autodefensa, transmitiendo claramente su fuerza y su poder personal para detener una agresión o buscar ayuda. 



Berna Iskandar @conocemimundo

Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo

domingo, 26 de agosto de 2018

Los niños y la consciencia de sí mismos



Solo los seres humanos, entre otros primates “superiores”, alcanzan a cierta edad el estadio evolutivo que les permite la consciencia de saberse individuos, la consciencia de otredad (saberse otro distinto al entorno, objetos y demás individuos que los rodean) En el caso de los seres humanos este hito se produce en torno a los dos años cuando se acelera la mielinización (interconexiones) del neocortex (cerebro racional) y las criaturas de forma incipiente y progresiva van adquiriendo funciones racionales como el habla y otras capacidades cognitivas. 
Antes de que esto suceda la experiencia de los niños es fusional. Física, emocional y cognitivamente son una extensión de la madre o figura maternante, no se perciben separados, distintos. 

Para determinar el momento o período en que los primates superiores, incluido el humano, establecen la transición, algunos científicos usan la prueba del espejo (Gordon Gallup, 1970) que consiste en  pintar un círculo de color en la frente de  la criatura y ponerla delante de un espejo. Cuando  ante su reflejo se da cuenta de que tiene una mancha de pintura y se la toca (se reconoce), muestra evidencias de haber alcanzado dicha consciencia. En los humanos, como expliqué, esto sucede alrededor de los dos años. Se trata de un cambio importante que entraña un antes y un después en la experiencia vital de los niños y que se traduce en comportamientos típicos de consciencia de separación y afirmación de su individualidad, oponiéndose a los adultos con los famosos noes, el “mío mío mío”, “yo yo yo”, los berrinches, etc., de los muy mal llamados terribles dos/tres años y que deberían valorarse como la etapa del maravilloso y potente despertar que marca el umbral de sus primeros pasos hacia el prolongado y lento camino al establecimiento de la autonomía. 

La manera en que acompañemos esta experiencia marcará la diferencia entre interferir o facilitar un desarrollo sano de la salud mental de las criaturas. 



Berna Iskandar @conocemimundo
Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo

jueves, 26 de julio de 2018

Complacerlos en todo




Uno de los tópicos de la crianza, que como todo tópico, generalmente se construye a partir de miradas sesgadas o de la ignorancia (en este caso sobre la naturaleza psicoevolutiva y procesos emocionales infantiles) se manifiesta en la creencia de que los problemas de conducta presente y de cara al futuro de las criaturas, se deben a que los complacemos en todo. “Ese niño es así porque lo estás complaciendo en todo”, “es demasiado consentido, lo vas a malcriar, no va a aprender a reconocer límites ni a valerse por si mismo". 

Dudo mucho de que a los niños se les complazca en todo, al menos yo no he visto algo así. Puede que se les complazca en sus pedidos de consumo (comer chuches, juguetes, acceso a pantallas...) pero eso no es complacerlos en todo, eso es sustituir disponibilidad emocional y presencia con artilugios del desapego.

Importante que nos quede clara la diferencia entre necesidades básicas, instintivas y necesidades creadas por la cultura como son las de consumo. Matizar que las primeras (afecto, brazos, presencia segurizante, cuerpo materno, permanencia y compromiso emocional, juego, exploración, hambre, frío, malestar físico o emocional) son necesidades incuestionables y deben ser siempre atendidas. 

Distinto es dar al niño chucherías, acceso a pantallas, permitirles poner en riesgo su integridad o la de otros. Pero insisto,  esto no es complacerlos. Es falta de disposición para permanecer con el tiempo y la paciencia para nutrir afectivamente, sostener, orientar.  Para muestra podemos observar el mundo antiniños en el que vivimos donde el orden arquitectónico, las normas, los horarios, las rutinas son pensadas en función de las prioridades adultas restando a los niños la posibilidad de un despliegue confortable de sus infancias. Más que complacer lo común es impedirles,  limitarles y reprimirles sistemáticamente  su  naturaleza de niños exploradores, inquietos, movedizos, ruidosos, demandantes, en un mundo donde hay demasiados adornos y enchufes a su alcance, o adultos que no toleran  sus llantos, movimientos, su energía creativa, juguetona y los  reprimimos con muchas normas, límites y rutinas en la mayoría de los casos arbitrarios e inviables para su edad.  Si abandonamos los tópicos y nos esforzamos para ensanchar la mirada, veremos que la cosa es al revés, son los niños quienes diariamente  complacen  a los adultos plegándose a todas esas exigencias, normas y rutinas, no aptas para su edad: comen cuando y cuánto ordenamos al margen de su hambre o saciedad, se les escolariza, despañaliza o se les obliga a dormir en solitario prematuramente, se les exige estar tranquilos más tiempo del que pueden a su corta edad, a no moverse, a no tocar, a no llorar, a no gritar, a no expresar malestar o disconformidad... 

Y es que aunque quisiéramos sería imposible complacerlos en todo. La vida entraña infinidad de límites naturales que tenemos que enfrentar constantemente (día y noche, fuerza física, recursos...) Sobran experiencias con las que las criaturas orgánicamente  deberán enfrentarse. No tenemos que agregarles sufrimiento estéril para que aprendan a  "robustecer el carácter" y valerse por sí mismos. Al contrario, debemos facilitarles un mundo a favor de sus necesidades infantiles, para que desplieguen su máximo potencial. Un mundo niñocentrista.

Berna Iskandar @conocemimundo

Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo