"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Los niños y la paciencia


Los niños comprenden más de lo que se quiere aceptar que son capaces de comprender, no juzgan, acompañan mucho más de lo que es capaz de admitir y de acompañar un adulto, aman incondicionalmente, sin esperar nada a cambio, con los niños puedo mantener largas conversaciones nutritivas, llenas de magia, juego, imaginación, verdad, transparencia, sin discutir, sin conflictos...solo hay que conectar con sus almas nobles aún vibrando en el potencial innato de amor y empatía... A menudo me planteo que si hiciéramos honor a la realidad, nuestra pregunta o inquietud más frecuente no sería cómo logramos acompañar a los niños sin desbordarnos, sino cómo hacen los niños para aguantarnos (a los adultos) sin perder la paciencia...

Taller Límites y Disciplina Humanizada


TALLER LÍMITES Y DISCIPLINA HUMANIZADA 
CARACAS 21 DE ENERO


Dictado por: Berna Iskandar @conocemimundo
LUGAR:  GRUPO ALPHA ALTAMIRA
HORARIO: 9:00 AM-2:00PM 
PLAZAS LIMITADAS.  INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES  
 BHYCOMUNICACIONES@GMAIL.COM
Whatsapp +58414 0271407



Dictado por Berna Iskandar, periodista, madre, blogger, divulgadora de temas de crianza alternativa, paternidad, maternidad y derechos de infancia y adolescencia enmarcados en el desarrollo humano sustentable.  Primer premio concurso de Bloggers 2013 sobre Desarrollo Infantil, otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Conductora y productora del programa Conoce Mi Mundo  en la Emisora Cultural de Caracas, único en los medios venezolanos   enteramente dedicado a promover crianza en cultura de paz, desde el 2006.
 
La mayoría de los terrícolas procedemos de crianzas basadas en la obediencia y el adiestramiento, donde la palabra límites se asocia al No, la represión, la inhibición, los premios, recompensas,  el castigo físico y psicológico... A la hora de criar o educar aún con el propósito de hacerlo de modos distintos, progenitores, cuidadores, educadores, nos encontramos sin otros referentes y se nos plantea el gran desafío: Si no pegó, ni uso premios ni castigos ¿cómo pongo límites?  

La crianza respetuosa propone como objetivo de la socialización, que el niño se convierta en guardián de sí mismo, que despliegue la capacidad de autorregularse, que desarrolle su potencial de comprender así como el propio y genuino deseo de cooperar con los límites razonables e inherentes a la convivencia. Que construya desde adentro y oriente su vida a partir de la ética y de los valores que ha decidido conscientemente incorporar en su bagaje emocional, sin que violentemos sus derechos, ni su integridad como persona. Sin alejarlo de su sí mismo. 

Contenido: Estilos de crianza y las visiones sobre la infancia; Qué son los límites; Exceso o carencia de límites ¿dónde está el equilibrio?; Poner límites o acompañar a nuestros hijos a reconocerlos ¿cuándo y cómo?; ¿Hace falta castigar o premiar para educar?; Presión social versus necesidades naturales (autorregulación) del niño; Lo que no se dice sobre los métodos punitivos de crianza (castigos físicos o psicológicos, silla de pensar o tiempo fuera, el 1,2,3, cartelera de puntos, caritas felices, etc.); Límites razonables y disciplina no punitiva, respetuosa de la integridad del niño 


PODCASTS SOBRE EL TEMA


Con Elí Bravo en Insirulina Radio, conversando sobre cómo nos sentimos cuando nuestros hijos se "portan mal"...




 En La Mañana 977FM, Valencia hablando sobre Taller Disciplina Humanizada




Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo

domingo, 9 de octubre de 2016

Taller Disciplina Humanizada Online versión Internacional Mayo 3 y 5

TALLER DISCIPLINA HUMANIZADA ONLINE INTERNACIONAL

Noviembre 2016





Ya está aquí la versión intensiva INTERNACIONAL semipersonalizada con aforo muy reducido y solo para residentes en el exterior de Venezuela del‪#‎TallerDisciplinaHumanizadaOnline‬ organizado por la primera academia online de saberes femeninos @mujermandala Te espero. Infórmate sobre los detalles y asegura tu cupo escribiendo a cursos@mujermandala.com o navegando en 

Agenda

SESION 1 Cerebro triuno. Función de las emociones y la importancia de su comprensión y gestión en la construcción de los límites razonables de la convivencia.Límites y disciplina, preguntas importantes: ¿Qué son los límites?; ¿Poner los límites o acompañar a reconocerlos?; Exceso o carencia de límites ¿dónde está el equilibrio?; Límites, hábitos y estructuras ¿cuándo, para qué, cómo, a qué?Crianza y autoridad: los distintos modelos y sus repercusiones.Comunicación activa y estructura emocional como bases para la gestión no violenta de los límites.

SESIÓN 2Límites y autorregulación, ¿hay que frustrar a los niños para que aprendan a reconocer los límites?Comprensión y gestión respetuosa de rabietas, celos entre hermanos, agresividad infantil.Estrategias para acompañar a los niños y niñas de un modo respetuoso durante el proceso de incorporación de los límites necesarios para la convivencia (alternativas a los métodos punitivos, formas de comunicación activa para estimular la cooperación, el arte de la negociación y los acuerdos…)

SESIÓN EXTRA BONUS: Estrategias de higiene emocional del cuidador
HORARIO SESIONES EN VIVO
21:00 Madrid 15:00 Miami

Twitter. @conocemimundo 
Instagram: @conocemimundo 

lunes, 3 de octubre de 2016

Educación sexual consciente

 


La sexualidad es más que genitalidad, reproducción o control de natalidad. Cuando hablamos de sexualidad nos referimos a aspectos que atraviesan múltiples dimensiones de la vida. La sexualidad comienza cuando somos concebidos. Somos seres inherentemente sexuales. Partimos de dos células sexuales que se unen y multiplican para constituir el cuerpo que tenemos. La sexualidad se manifiesta y desarrolla en todas las facetas y edades. El parto es una experiencia sexual. Desde que se produce el contacto placentero del recién nacido con el cuerpo de la madre o cuando se alimenta de su pecho, se tranquiliza con su olor y el contacto con su piel, ya estamos frente a experiencias sexuales. La educación sexual también se vincula con el modo en que asumimos culturalmente los roles según sea el sexo (mujer o varón).

La manera de encarar todas estas experiencias es parte fundamental de la educación sexual. La educación sexual es un proceso, que seamos conscientes de ello o no, estamos impartiendo desde el nacimiento. Los niños y jóvenes perciben cuando algo nos incomoda o resulta un tema tabú, con lo cual pueden inhibirse de hacer preguntas o de establecer comunicación con sus adultos cuidadores para pedir orientación o respuesta a preguntas que surgen fruto de su curiosidad natural en la medida en que van descubriendo experiencias.

Nuestra actitud como criadores y educadores transmite información sobre la valoración de la sexualidad. Por ello es importante el acompañamiento y la comunicación abierta de forma continua con los hijos e hijas. Pero para entablar una aproximación saludable con nuestros hijos frente a su desarrollo sexual, lo primero que necesitamos hacer los padres es revisar y superar nuestras propias represiones,  miedos e inhibiciones. Es poco lo que podemos hacer en beneficio de un despliegue consciente de la sexualidad de nuestros hijos e hijas, sin antes revisar los propios prejuicios, mitologías, así como el grado de rigidez y de autoritarismo que hemos internalizado.



Comparto a continuación algunos aspectos importantes a tomar en cuenta recogidos de distintos expertos en el tema:

-Conviene usar términos fisiológicos correctos, desde el principio, cuando hablemos sobre sexo con los niños, niñas y adolescentes (óvulo, esperma, pene, vagina, nalga).
-Se desaconseja responder con mentiras (los bebés nacen en un repollito o los trae la cigüeña) Si no nos sentimos preparados para responder a una pregunta que surja  en el momento, podemos explicar al niño/a, o adolescente que no tenemos la respuesta pero que cuando la tengamos se la daremos. Es importante cumplir con la promesa de responder.
-Usando un lenguaje que el niño/a pueda entender según su momento evolutivo y con explicaciones sencillas y concretas, vamos respondiendo cada pregunta en la medida en que la planteen. Si preguntan de dónde vienen los niños, podemos decir de la barriguita de mamá, si luego  preguntan cómo se hacen, le podemos decir un papá y una mamá se besan, se abrazan se quitan la ropa y el papá pone el pene en la vagina de la mamá, del pene del papá sale un líquido que tiene muchos espermatozoides, el más rápido y fuerte se encuentra con un óvulo de la mamá y así es como empieza a crecer y a formarse el bebé en la barriga de la mamá. Si preguntan cómo salí de la barriga podemos comenzar explicando que las mujeres tienen tres orificios, uno para hacer caca, otro para orinar  y otro para que salgan los bebés. Si piden más explicaciones podemos ayudarnos con las ilustraciones de un cuento o un libro infantil sobre el tema.
-La curiosidad sobre la diferencia entre los cuerpos según el sexo aparece en torno a los dos o tres años de edad. Puede aprovecharse la oportunidad cuando el niño o niña vea el cuerpo desnudo de mamá, de papá o de una amiguita o hermanito y comience a hacer preguntas. Les podemos responder que los hombres y las mujeres tienen cuerpos diferentes. “Mamá tiene dos senos o tetas o pechos porque las mujeres damos la leche a los bebés, tú no los tienes porque eres varón”.
Los niños y niñas alrededor de los tres a cuatro años, en algunos casos, descubren que sus genitales producen placer por lo que comienzan a estimularse o masturbarse. Frente a esta evidencia los padres o adultos cuidadores tienden a regañar, reprimir, inhibir. Lo saludable es abordar la situación de un modo natural, respetuoso, sin castigar ni regañar, evitando que el niño o la niña sienta culpa, vergüenza, malestar o sienta que está haciendo algo malo. Si nos preocupa que lo haga en público podemos decir yo sé que te sientes bien rozándote así, pero es algo que se hace en privado cuando estés sola en tu cuarto o en el baño. Puede recordársele con gentileza que hay cosas, como hurgarse la nariz o eructar, que es mejor a veces, no hacer frente a otros.
-Aprovechemos las oportunidades que traen las experiencias cotidianas para hablar sobre sexo de acuerdo a la edad de cada niño o adolescente (un embarazo en la familia, alguna escena de parejas besándose o acariciándose en la televisión, alguna controversia sobre el aborto en el noticiero) Podemos introducir la conversación con una pregunta: ¿qué te parece cómo se trata esta pareja?,  ¿qué crees que hacen? y aprovechar para hablarles sobre la cópula o la relación sexual, si el niño o niña ha hecho la pregunta.

-Explora cuánto sabe el niño, niña o adolescente sobre el tema antes de adelantarte a darle explicaciones. Pero también conviene reflexionar sobre el hecho de que no siempre hay que esperar a que el niño o adolescente  pregunte para hablarle sobre sexo. Es un tema muy importante como para ignorarlo o creer que si no preguntan,  no se habla de ello  porque nada está pasando que lo amerite.  Hay que partir del principio de que están pasando muchas cosas por la  mente, las emociones y las experiencias de los niños y adolescentes, debido por una lado a que la sexualidad es parte de la vida diaria y además porque hay un gran bombardeo de mensajes sexuales rodeándolos todo el tiempo. Con lo cual es mejor que seamos los padres y adultos responsables de su crianza, quienes acompañemos con información oportuna y veraz.






martes, 27 de septiembre de 2016

Confiar es la consigna



Una metáfora que remite a la importancia de respetar los tiempos que necesitan nuestros niños para adquirir por sí mismos los hitos de madurez biológica, psicológica y social (comer sentado en la mesa más tranquilo, dejar atrás los berrinches, dormir sin despertares nocturnos frecuentes o en habitación distinta de los padres, dejar los pañales, dejar de tocar todos los adornos, y un extendido etcétera) en lugar de empujarlos desde la presión externa para complacer nuestras expectativas y apuros de "independencia" dinamitando sus pulsiones vitales, su confianza básica y el contacto con su brújula interior. 
 
Foto tomada del FB de Fundacion Educación Emocional




Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo

Premios, castigos, amenazas, recompensas; ¿para qué sirven?





Para adiestrar, pero no para educar. Los métodos punitivos como el castigo físico y psicológico puede que detengan una conducta en el momento, pero siempre generan repercusiones como la sumisión y la victimización o la rebeldía, porque siempre humillan y son percibidos por el niño como una experiencia violenta. No educan, no enseñan al niño por qué se hacen o no las cosas. Solo condicionan a reaccionar por estímulos externos, no ayudan a construir desde adentro una ética genuina y sostenible. Luego vemos a seres humanos que no se saben autorregular. Si no hay inminencia de un castigo o de recompensas no respetan las leyes o no cumplen con su deber. O se pliegan a órdenes y mandatos irracionales porque aprenden a obedecer ciegamente...  Vemos entonces cómo las personas irrespetan la luz roja del semáforo si no hay un policía que multe. No desarrollan el genuino deseo de cooperar porque no lograron comprender, no sienten que respetando la luz del semáforo contribuyen a mejorar la calidad de vida o porque quieren vivir en un entorno amable y hacen algo al respecto. O vemos personas que siguen ciegamente a líderes violentos u órdenes absurdas porque no desarrollaron la capacidad de pensar por sí mismas.

 Los premios, además, se me parecen mucho a un soborno: Si haces lo que te pido te lo doy, de lo contrario te lo quito. Entonces los niños estudian para sacar buenas notas y no por el placer o la satisfacción de aprender. Más adelante, cuando un compañero de la escuela les ofrezca una recompensa que consideren más atractiva para vender drogas, y la acepten, que no nos extrañe, porque para eso los condicionamos.

En conclusión, no puedo estar de acuerdo con métodos de adiestramiento canino para educar a seres humanos, porque a diferencia de los animales, los seres humanos contamos con el don de la razón, y en la medida en que la ejercitemos más, y desde más temprano, actuaremos razonablemente, con criterio propio, sentido común, en lugar de terminar robotizados, condicionados, adiestrados, inseguros, dependientes de la valoración exterior.

Dicho lo dicho, muchos se preguntarán: si no castigo ni premio ¿cómo educo?. Ciertamente la mayoría de los terrícolas procedemos de crianzas basadas en el adiestramiento y la obediencia donde los límites se asocian con el no constante, la represión y las estrategias punitivas con lo cual a la hora de criar o educar a los niños a nuestro cargo, no encontramos de dónde sacar otros referentes.  

Lamentablemente no existen recetas. Cada niño es único, cada vínculo es único y debe comprenderse desde la especificidad que lo define. Es necesario comprender que la conducta del niño nunca es mero capricho, siempre se explica por su relación con el adulto cuidador, su edad o momento evolutivo y las circunstancias que le rodean. Indaguemos tras la superficie para atender la causa y así redirigir la conducta.  Cuando comprendemos qué esperar o no en cada