"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

martes, 9 de agosto de 2016

Confianza básica y autoprotección

En una civilización que mayoritariamente basa la educación sobre las premisas del adiestramiento y la obediencia, muchos padres y adultos ven una amenaza cuando deberían ver una bendición en la expresión del deseo, las necesidades o la disconformidad de los niños, manifestada de manera pura y total desde la raíz de su ser.  Fruto de patrones insanos de crianza transgeneracionales,  hemos perdido de vista la conexión que existe entre esta habilidad natural, instintivas de las criaturas y el despliegue y fortaleza de sus capacidades de autoprotección.

La prevención de las distintas formas de abuso a las que puede exponerse un ser humano durante su niñez, adolescencia y por el resto de su vida, se establece en la primera infancia, cuando los adultos cuidadores nos hacemos sensibles y nos mantenemos disponibles y dispuestos a prodigar la respuesta segurizante inmediata que el bebé/niño necesita y que pide instintivamente a través de mecanismos naturales como el llanto y otras formas de expresión de disconformidad, cuando permitimos que  las criaturas desarrollen y fortalezcan la capacidad innata de manifestar sus deseos, emociones, lo que les gusta o no, así como la confianza de recurrir a sus adultos significativos para pedir ayuda.  

De allí la enorme importancia de responder siempre al llanto del niño, validar sus emociones, su molestia, su disconformidad ofreciendo contención, alivio y seguridad. De allí la vital importancia de establecer un vínculo robusto de apego seguro que permita al adulto cuidador interpretar sus necesidades físicas y emocionales y cubrirlas de inmediato. Es así como haremos sentir y saber al niño que cuenta con personas de confianza a quienes recurrir frente a potenciales situaciones de riesgo o amenaza de abuso en su vida presente y futura.

Respetar, siempre que sea posible, los gustos, deseos, elecciones, decisiones de las criaturas, permitir, validar la expresión de sus emociones, reconocerlas, nombrarlas sin juzgarlas —sean agradables o desagradables— acompañar respetuosamente sus procesos de afirmación de la individualidad, sus propias ideas aunque lo haga desde la inmadurez propia de la edad mediante berrinches, etc.; abrir espacios para que manifieste su disconformidad siempre y cuando no constituya daño para sí mismos o para otros, permitirles decir NO, respetar sus ritmos madurativos, son maneras de fortalecer la seguridad, la confianza, la conexión con la propia sabiduría intuitiva y el control sobre su propio cuerpo, sus deseos, sus necesidades y emociones.

Todo esto permite a la criatura integrar el hecho de que mediante su acción ejerce un efecto positivo para modificar condiciones que le generan insatisfacción, estableciendo la confianza básica que es lo contrario a la indefensión aprendida. Y esta es la base de la autoestima, de la seguridad y la fortaleza emocional que le protegerá de los abusos en su vida presente y futura.





lunes, 8 de agosto de 2016

Taller Crianza Respetuosa Caracas 20 de agosto

 INSCRIPCIONES ABIERTAS
TALLER CRIANZA RESPETUOSA
(DÍA ENTERO AFORO REDUCIDO)

CHUAO, CARACAS 20 DE AGOSTO DEL 2016

8:30AM  A 5:30PM

 EN ESTA EDICIÓN ESPECIAL DE NUESTRO TALLER CRIANZA RESPETUOSA DEDICAMOS MÁS TIEMPO PARA EXTENDERNOS  EN LOS TEMAS Y ATENDER CON HOLGURA LA INQUIETUD DE PARTICIPANTES

DICTADO POR  BERNA ISKANDAR

ORGANIZACIÓN LOGÍSTICA CENTRO DE PSICOTERAPIA MS

INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES: 

MARIANELLA SAMBADE

Correo: eventoscrianza@gmail.com

Whatsapp: 04143296534 

 
Dictado por Berna Iskandar, autora de Conoce Mi Mundo periodista, madre, blogger, conferencista, divulgadora de temas de crianza alternativa, paternidad, maternidad y derechos de infancia y adolescencia enmarcados en la prevención y el desarrollo humano sustentable (más de 100 talleres, conferencias, seminarios presenciales/online).  Primer premio concurso de Bloggers 2013 sobre Desarrollo Infantil, otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Influencer digital.  Conductora y productora del programa Conoce Mi Mundo  en la Emisora Cultural de Caracas, pionero y único en los medios venezolanos  enteramente dedicado a promover crianza en cultura de paz, desde el 2006. 

La calidad de la crianza, no es un tema menor, ni un problema más que atender, es el epicentro de los problemas humanos y sociales y debe importar a todos, hombres y mujeres, seamos o no padres o madres. De cómo criamos hoy a nuestros niños y adolescentes, dependerá que construyamos un mundo más violento, con más cárceles y hospitales o un mundo más humanizado.
Padres y madres hacemos lo mejor que podemos con lo que sabemos, pero a veces necesitamos nuevos referentes de ayuda para comprender y conocer mejor el mundo de los niños y adolescentes, entender el porqué de su comportamiento, qué esperan o cuáles son sus necesidades legítimas, para basarnos sobre expectativas realistas que permitan facilitar el buen trato, el vínculo y la asistencia durante el proceso de formación y crianza.

Dirigido a padres, madres, cuidadores, docentes y profesionales relacionados con atención a la infancia.

Incluye dos refrigerios (media mañana y media tarde) Resumen PDF que se enviará a los asistentes luego del taller vía correo electrónico y certificado  electrónico previa solicitud del particIpante
 
Algunos temas a desarrollar serán: Estilos de crianza; Las etapas en el proceso evolutivo y sus distintas necesidades; Principios y herramientas para el buen trato hacia los niños y adolescentes; Límites y disciplina humanizada, Apego seguro y autorregulación;  Formas de violencia concretas y sutiles (reconocer, prevenir, sanar).

Con Elí Bravo en Inspirulina Radio, hablamos sobre Taller Crianza Respetuosa 

 

 

TESTIMONIOS DE ASISTENTES AL TALLER CRIANZA RESPETUOSA

GRACIAS!
No sé si nos recuerdas, una pareja al fondo del salón con una bebé, nos fuimos al comenzar la ronda de preguntas, en principio por un  imprevisto que se nos presentó, pero principalmente porque yo estaba a punto de romper a llorar, simplemente no podía contener la tristeza y la rabia que se despertaron durante esa mañana.
Pasé un par de días muy callada, repasando episodios de mi propia infancia y lo peor, dándome cuenta de que las mismas acciones que me marcaron de niña, las estaba repitiendo al pie de la letra con mis hijas, estaba tan avergonzada conmigo y con ellas!
Cuando nos presentamos comentamos que teníamos (además de la bebé) una niña "perfecta" y otra niña "rebelde" la cual nos dificultaba mucho las cosas, con el pasar de los días noté la ignorancia en esas etiquetas, noté que mi niña "perfecta" era capaz de callar sus propios deseos solo para complacernos, note que le costaba muchísimo ser sencillamente una niña sin tener que ajustarse a nuestras expectativas, con horror vi el daño que sin saber le causamos.
Y en cuanto a la "rebelde", bueno, ya tú conocerás ese escenario... no era ella quien se portaba mal, éramos nosotros quienes no sabemos reaccionar ante ella, lo que antes percibía como insolencia ante  "mi autoridad", no es mas que determinación, esta señorita es de una entereza y una valentía admirables!
Ahora las veo definitivamente desde otra perspectiva, son seres humanos con fortalezas y debilidades, como  todos, como yo!
Quería contarte el gran cambio que iniciaste en mi, en mi hogar, en mi familia. No todo es perfecto, pero si se respira otro aire, ya la impaciencia y los gritos no forman parte del menú diario, hacemos un esfuerzo consciente por escuchar y actuar dentro de lo que llamamos calma. Y oh! sorpresa! las niñas se están conduciendo en consecuencia con esto, ya casi desaparecen las pequeñas tormentas cotidianas: hacer las tareas, bañarse, comer, vestirse.... todo se hace en cooperación, empatía y amor.
Ya "la niña perfecta" está dando señales de que se quiere liberar de ese molde que le impusimos, llora, se queja y está en la búsqueda de lo que de verdad le gusta. Parece raro, pero me encanta verla expresando su inconformidad, nunca antes lo había hecho! Y "la niña rebelde" se muestra increíblemente empática, con un sentido de la justicia muy desarrollado, actuando siempre dentro de esta ética muy suya y tan necesaria en el mundo.
Aún estamos en proceso de cambio, supongo que nunca termina... Sin duda estamos mejor, mucho mejor que antes!
INFINITAS GRACIAS! INFINITAS BENDICIONES Y SALUD PARA TI Y EL MOTOR DE CAMBIO QUE IMPULSAS!
Un gran abrazo y siempre agradecida!
LL


-Estuvimos en tu taller esta mañana. Quiero agradecerte por la información brindada. Lamento no haberte conocido antes.  Moviste en mí muchas cosas y me sacaste lágrimas pero bueno, nunca es tarde y lo importante es que pongamos en práctica todo por la felicidad de nuestros pichurrines. .
Te deseamos mucho éxito. Y grandes bendiciones.
Yanelis 


-Buenas tardes Berna,  te escribo en ocasión de comentarte mis impresiones sobre el taller de hoy. En líneas generales me encantó, realmente te felicito por atender esta necesidad tan poco abordada, como es la de abrir espacios para que padres podamos aprender y compartir experiencias. Entiendo lo titánico de tratar de condensar tanta información en tan poco tiempo, pero creo que logras el objetivo de, en primer lugar, fortalecer esa confianza hacia el instinto y luego el de generar en nosotros muchas preguntas que nos hacen, luego del taller, repreguntarnos, replantearnos y elaborar nuevas formas de hacer las cosas o fortalecernos en cómo las venimos haciendo.
Mil bendiciones para ti
Nalia

-Buenas Noches Berna !
Gusto en saludarte, el taller que asistí el día sábado 25 de mayo me gusto mucho, buscaba una orientación o ayuda  para encontrar la mejor manera de tratar a mi hija sin gritos , mandatos , castigo entre otras cosas.  Gracias a la valiosa e interesante información que nos dio en su taller ahora más que nunca es donde debo valorar cada instante que esté con mi hija. A veces por querer hacer las  cosas apresuradas dejamos a un lado  estar   con nuestros chiquitos, creo que el día a día que llevamos actualmente hace que seamos padres que incomprendemos,  sólo pensamos en nosotros , es como usted bien lo hizo saber  "hay que ponerse en el zapato del otro".  Agradecida por su taller fue excelente me gustaría hacer otro referente a otros temas de ayuda para nuestros chipilines .
Sin otro particular queda de usted,
Anahia 

-Estoy feliz de haber asistido y agradezco tu trabajo de divulgación. Mientras hablabas podía identificar cosas que he visto y escuchado en mi familia y me alegra iniciar el camino para romper tantos patrones secretamente violentos y darle a mi bebé la mejor crianza posible. En general la jornada cubrió mis expectativas, aunque esperaba mayor interacción, pero evidentemente el contenido era bastante extenso y no es fácil cuando las intervenciones refieren a situaciones personales puntuales.
El que incluyeras evidencia científica creo que fue determinante para que mi esposo, Erwin, tomara en serio el asunto y además de interesarse, empezara a reflexionar sobre su experiencia con sus hijas mayores. Un gran exito en lo que a mí concierne.
Te sigo leyendo
Saludo
Nereyvic

-El taller excelente; desde la llegada de mi loquita a mi vida ( hace 14 meses) después de salir de la etapa abrumadora de los primeros meses, decidí poner todo de mi parte para ser una buena mamá. El día del taller me di cuenta que no me había equivocado en asistir, supe que quizás voy por el camino más correcto para salir de la matrix y no seguir con los patrones de crianza con los que crecí; fue enriquecedor ver tantos padres en la misma onda que mi esposo y yo, y salí realmente convencida del hecho de que mientras más padres asistan a este tipo de talleres y realmente internalicen la importancia de la crianza  respetuosa, algún día tendremos una sociedad de hombres y mujeres más seguros, felices y capaces; lo que redundará en una mejor sociedad que tanta falta nos hace.
Sigue en tú lucha por los loquitos bajitos
Saludos
Maru  

-Me sentí muy complacida al encontrar un espacio de diferentes mamás, con una misma meta: criar de la mejor manera, con amor y respeto siempre. Pudimos no sólo nutrirnos de nuevos conocimientos sino que pudimos intercambiar experiencias para enriquecer la teoría y sentirla más al alcance. Ser madre es tan diverso y único que es difícil crear un sólo patrón... pero con referencias, consejos, ideas creativas podemos amasar esa información y cocinar para luego digerir algo tan rico como lo es todo lo que se hace desde el corazón.
Me encantó que la merienda pudiese ser compartida con nuestros hijos ( los que los llevamos) y los que no, pues fue un buen momento para una merienda saludable.
Todavía estoy digiriendo mucha de la información y estoy ansiosa de reunirme con personas que conozco para retransmitir toda esta belleza de la Crianza Respetuosa y por supuesto recomendar a los que quieran la información de primera mano a que asistan a tu próximo taller.
Un fuerte abrazo y gracias,
Gizeht  


-Apreciada Berna, el día sábado en tu taller, me sentí más segura de querer criar a mi bebé de una manera respetuosa. Me ha costado muchísimo lidiar con mi familia desde que nació Fabian. Al principio por ser primeriza me dejé llenar la cabeza de cuentos y sólo le di pecho a mi bebé por 3 semanas, porque "no lo alimentaba lo suficiente", "casi no me salía", "no podía pasar 30 minutos pegado a cada pecho". Todos los días me arrepiento de haber sido débil en ese aspecto.
Ahora sé lo que quiero para mi hijo, sé lo que esta bien para él, y soy más fuerte al defender mi postura.
Muchísimas gracias  
Saludos
Johanna


-Hola Berna,
Quiero agradecer el curso de hoy que nos permitió aprender un poco más sobre la crianza respetuosa o de apego. La verdad sirvió para afianzar lo que ya venimos practicando desde el nacimiento de nuestra hija, para reflexionar acerca de nuestra propia crianza, nuestros miedos, dolores ... Falta mucho por aprender, por buscar, por leer y, por supuesto,  por aplicar. Pienso que  lo más importante es que sabemos que estamos haciendo lo correcto, que queremos un cambio en la forma de criar a nuestros hijos y, que  poco a poco vamos a cambiar paradigmas que están muy arraigados desde hace años en nuestras consciencias y en la de muchos otros que están a nuestro alrededor.
Gracias de nuevo, un abrazo,
Ariane 

-Hola! Buen día, hoy es un día diferente para mí. Desde ayer comprendí muchas cosas que hacia tiempo le estaba buscando repuestas... Estoy muy contenta que alguien haga algo por el respeto hacia los niños. Tú has cambiado el paradigma con tus aportes, te felicito por eso  y te agradezco que me informes de todos los talleres que hagas, libros que me sirvan para ayudar a multiplicar...

Un fuerte abrazo. 
Grettel 

-Buenas tardes  Berna,
Primero quiero felicitarte por trabajar en esta hermosa labor, ayudar y orientar a todo aquel que tiene un bebé, niño, niña a su cargo, por acercarnos un poco más a nuestro propio instinto, confiar en nosotros como madres y padres, romper esquemas dañinos, defender a nuestros hijos e hijas de todo aquello que pueda ser violento para ellos. Particularmente muchas gracias, aprendí a ponerme en los zapaticos  de mi hija y ha sido maravilloso, con sus 2 añitos nos entendemos de maravilla, claro con su días difíciles pero al final todos los tenemos y cuando eso pasa ¿qué queremos? Lo que queremos es recibir un buen abrazo... Un millón de gracias y bendiciones...
Gabriela 

 
Estimada Berna,

Primero que todo mil gracias por compartir tus conocimiento y tu pasión por la crianza respetuosa, ha sido para nosotros un aprendizaje reflexivo en el que andamos sumergidos luego de escuchar toda tu sabiduría, cada día que pasa vamos comprendiendo y asimilando el rol tan importante que tenemos y lo que significamos para  nuestra pequeña de 15 meses.

Nos encantó la dinámica del taller el contenido y quedamos ansiosos por más!! Estaríamos muy a gusto de seguir participando y acompañarte de nuevo en este tipo de actividades futuras, no dudes en agregar nuestros correos a tu base de datos de fieles creyentes de que este mundo será mejor el día que nosotros hagamos lo que nos corresponde, empezando por nuestros pequeños.

 

Saludos cordiales


María A  y Carlos E 
Hola Berna,
Que dicha haber asistido a tu taller de Crianzas Respetuosa!!!
Tengo tres años leyendo a los autores que citaste en el taller y practicando la crianza con apego con mi bella hija, y con toda la información que manejo. Tu energía y entusiasmo sobre este tema me han llenado y hecho reavivar las fuerzas para continuar este camino... el camino del corazón. A veces las rutina, la situación, las emociones cargadas y principalmente las críticas, me han hecho dudar de este camino que emprendí, pero escuchándote se me han abierto nuevas ventanas llenas de genuina felicidad y esperanzas.

Qué orgullo saber que en  Venezuela también hay personas que están liderando, apoyando y sustentando este modo de vida. Felicitaciones!!!

Mil gracias 
Evelin

Estimada Berna, recibe un cordial saludo.

Asistí al taller de Crianza Respetuosa que amablemente organizaron las amigas del Club para Mamás el domingo 27/04/2014.

Fue una maravillosa experiencia, y por sobre todo retadora, porque me ha motivado a mirarme, a revisarme desde mi infancia y mis creencias, y cómo eso influye en mi rol como madre.

Comparto contigo una anécdota que me hizo recordarte. Con frecuencia pego hojas o afiches en el piso de mi casa, allí mi bebé y yo hacemos pistas para carros, pintamos y demás. Ayer por la tarde él estaba pintando en sus afiches y en dos minutos pintó todo el piso de la sala, yo me quedé con la boca abierta, te confieso que conté hasta 10 para no molestarme, cuando le pregunté qué estaba haciendo me respondió "una obra de arte mami".  Después me puse con él a limpiar todo el piso, y con una gran sonrisa me dijo "mami estamos limpiando juntos", eso me llegó al alma. En ese momento me di cuenta que había pasado todo el día haciendo cosas en la casa y muy poco tiempo con él, y seguramente eso era lo que él quería. Así que hicimos de la limpieza un juego y compartimos el resto del día.

Cada día me sorprendo y me maravillo con todo lo que aprendo de mi hijo, y confirmo que la maternidad, como la vida, es un proceso de aprendizaje.

Gracias por mostrarnos esas otras ventanas, te mando un abrazo fraterno.

Cariños,
Mariana A 

No es publicidad, es recomendación... cuando estaba embarazada acudí a este taller y definitivamente fue una excelente opción, me cambió la perspectiva para mejor sobre la crianza que tendría con mi hijo... además me sentí apoyada de muchísimas “mommy friends” que sentían la misma necesidad que yo… lo recomiendo ampliamente además que me sorprendía ver que no solo las mamas  participaban también los papas… bravo por ellos… la facilitadora del taller es @conocemimundo da muchos tips y es perfecta para enseñarnos mucho más sobre la crianza respetuosa 
Comentario en Instagram de Mamá Primeriza @babyandtoddlerstore 


Buenas tardes Berna.

Te doy mis impresiones del taller del sábado. 

Aprendí que no debemos tener miedo de lo que sentimos sobre lo que debemos o no hacer con nuestros  hijos. Muchas veces me decía ¿Porqué debo castigarlo de esa manera?, Está bien que sea pequeño y tenga que aprender, pero me cuestionaba mucho el porqué tenía que ser así. Ahora veo las cosas diferentes y que la comunicación es vital en todo esto. También pude observar que conociendo el punto de su desarrollo puedo ver si una conversación se debe profundizar o no, o si debo repetir una cosa o no ... y sobre todo, nunca negarle afecto.. créeme que cuando fui a  ver a mi hijo después del taller lo que hice fue abrazarlo y besarlo y no lo solté por un buen rato… él tampoco quiso que lo soltara... Quería hablar contigo luego del taller pero no me iban a salir las palabras pensando en tantas cosas. Creo que habrá tiempo para eso y para meditarlo. Lo que sí se es que veo a mi hijo de otra manera y me siento más seguro con lo que quiero expresarle. Espero asistir pronto a otro taller.

Gracias por compartir tus conocimientos con nosotros.

Saludos.
Jorge

Mi relación con mis hijas, pero especialmente con mi hija mayor, cambió del cielo a la tierra, desde el día que hice el taller de disciplina humanizada y llegué y le pedí disculpas por haberle pegado, le prometí que no lo haría más, que ya no tenía que tenerme miedo, ella me miró a los ojos y me abrazó muy fuerte, me dijo no te perdono mami, y lo acepté. Acepté su no, y le dije que estaba bien que yo entendía que no quisiera perdonarme en ese momento pero que más adelante volveríamos a conversar sobre ese momento, mientras tanto ella debía saber que yo la amaba desde lo más profundo de mi alma. Y que eso nada lo podía cambiar. Luego, hice el taller de crianza respetuosa y aplicando las sugerencias que se ofrecen en el taller y especialmente respetando sus etapas su personalidad y aceptando sus emociones, tengo otra perspectiva sobre la crianza. Las amo y las acepto. Es difícil , muy difícil ir en contra de la corriente cuando nadie cree lo que dices, solo mi esposo acepta la forma en la que yo he decidido criar a mis hijas, el está de acuerdo y aunque fue criado como yo en un hogar represivo confía plenamente en mi y en nuestras hijas. Ambos hemos visto los cambios maravillosos en nuestra hija mayor, ella es más cariñosa con nosotros y con el resto de la gente que la rodea, especialmente con su hermana. La veo más conectada y confiada conmigo, se atreve a hacerme confesiones ya a su edad y sabe que respeto sus emociones, le hablo con amor aunque esté tratando de corregir alguna conducta.
Un millón de gracias en nombre de mi familia y el mío propio. Adoro haber hecho ese taller. Adoro comprender qué pasa con mis hijas cada momento del día. Adoro disfrutarlas y poner su desarrollo emocional como mi prioridad.
Lizana, Caracas enero 2016





Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo

sábado, 6 de agosto de 2016

Cuando las rabietas son muy intensas y frecuentes


Las tan temidas y censuradas rabietas, un tema tratado reiteradamente en este espacio, pero que ahora profundizaremos cuestionando otras aristas como la predisposición a diagnosticar a niños con rabietas frecuentes e intensas con determinados síndromes o patologías, o la creencia general de que los niños diagnosticados con el trastorno de espectro autista no pueden ser acompañados o no responden a recursos libres de conductismo durante estas explosiones emocionales.

MÓNICA SERRANO, PSICÓLOGA
Para ello he pedido el apoyo de una mujer estupenda, muy bien facultada en la materia y claramente orientada por una mirada alternativa basada en el reconocimiento consciente y el respeto a los procesos y la integridad del niño como persona. Mónica Serrano, psicóloga especializada en el acompañamiento a la maternidad consciente y la crianza respetuosa, al desarrollo personal desde la maternidad. Creadora y facilitadora del programa de formación de expertas en  acompañamiento a la maternidad y la crianza, llamado Maternidad Feliz, Crianza Respetada cuya información pueden encontrar en la web www.psicologiaycrianza.com


¿Qué son las tan temidas rabietas o berrinches que tanta angustia provocan  y a menudo nos hacen perder la paciencia?
Los berrinches son explosiones emocionales que se producen a lo largo de la primera infancia. En algunos niños comienzan a aparecer antes, en otros niños aparecen un poco más tarde,  pero aparecen en todos los niños durante el desarrollo emocional sano y pueden ser más frecuentes o menos frecuentes, más intensas o menos intensas. Eso depende de cada niño. Las rabietas o berrinches se caracterizan por reacciones explosivas, puede darse en forma de llanto intenso, de pataletas, de gritos y es una explosión que generalmente está asociada a la ira, al enfado, a la rabia, a la frustración.  Suelen ser muy llamativas para los padres y se observa una cierta  dificultad –también en grado variable- para que remitan o para que el niño vuelva a su estado anterior, que recupere su equilibrio.

¿Por qué se producen? 
La explicación fisiológica de este proceso emocional, es debido a que el bebé nace con el llamado cerebro reptiliano, responsable de la actividad fisiológica vital, necesaria y automática, y el cerebro emocional que regula o activa la respuesta emocional, mucho más maduros que el neocortex, que sería el cerebro racional. Ante un estímulo, el niño reacciona con menos filtros racionales, directamente activando la respuesta de la que es responsable el cerebro emocional. El neocortex se estima que termina de consolidar más su maduración alrededor de los seis / siete años de edad. Por lo tanto, antes de esta edad es fácil y explicable que los niños tengan estos episodios de explosión emocional fuerte.

¿Cómo podemos acompañar las rabietas?
Es importante que este proceso de los niños, sea acompañado desde una perspectiva respetuosa con el niño, que le permita vivir su proceso, que no le recrimine, que no trate de negar este proceso, que no lo castigue, que no lo juzgue, pero que no lo deje solo durante el mismo. Que el niño se sienta aceptado y acompañado durante este proceso es fundamental primero para un desarrollo adecuado de la autoestima,  y por otro lado, es importante que el adulto que lo acompaña comprenda el que esto es una reacción normal, que es una reacción sin una intención por parte del niño. El niño no pretende chantajear, no pretende conseguir lo que desea por medio de la explosión emocional, que no lo está haciendo para fastidiar a nadie, sino que es un proceso propio del desarrollo emocional de la primera infancia.
La manera que yo considero más apropiada de acompañar es permaneciendo al lado del niño, pero permitiéndole ser el dueño y protagonista de su proceso emocional, es decir no intentamos resolver nosotros el berrinche, no nos apropiamos de él, no intentamos distraer, desviar, sino que vamos acompañando al niño, reflejando con palabras lo que el niño está sintiendo: estás muy enfadado, te estás poniendo muy nervioso, estás muy molesto, necesitas chillar, no puedes parar de llorar, te has sentido muy mal. Vamos reflejando su vivencia emocional con palabras. Esto le va a ayudar al niño a ser más consciente de lo que está viviendo del proceso que está experimentando. Le va a ayudar a que el neocortex se active durante este  proceso mediante el reflejo, y además le va a permitir sentirse aceptado y acompañado durante esta vivencia emocional incómoda.
Cuando el niño haya recuperado el equilibrio, podemos hablar sobre lo sucedido: te pusiste muy enfadada, muy nerviosa, te sentiste muy mal, no lograbas controlarte, pero siempre sin juzga, siempre de la manera más descriptiva posible pero completamente libre de juicios.

Puede suceder que en algún momento o período las rabietas se presenten con más frecuencia, duración e intensidad. ¿cuáles podrían ser las causas o los factores que expliquen este incremento? 
Esto puede deberse a varias causas. La etapa entre los dos o tres años, la del oposicionismo en la que el niño empieza a descubrir su yo, como un ente separado de su madre y aparece la negación como mecanismo para autofirmarse, puede favorecer que aparezcan berrinches cuando el niño no logra el objetivo que se había propuesto. Esa necesidad de autoafirmarse combinada con el estadio evolutivo de desarrollo emocional y cognitivo, pueden llevar a una etapa en la que la explosión emocional ante la frustración sea una respuesta típica. Es también muy frecuente cuando el niño tiene una etapa en su vida en la que está más estresado. Puede ser  por el inicio de la escolarización, mudanza, proceso de control de esfínteres, puede haber tantas fuentes de estrés como situaciones vitales. En estas situaciones el niño suele estar en mayor alerta e hipervigilancia y la interpretación de un estímulo aparentemente neutro como potencialmente dañino o peligroso, es más probable.   Entones es probable que se produzcan berrinches más frecuentemente. Si estamos acompañando a un niño que está teniendo numerosos berrinches  a lo largo del día con una frecuencia muy elevada, es importante que nos planteemos si hay una fuente de estrés incidiendo. En estos casos es fundamental tratar de reducir la exposición del niño a la fuente de estrés… si no fuese posible (por ejemplo en el caso de una mudanza) es importante intentar ser muy empáticos con el niño, fomentar periodos de tranquilidad, evitar conflictos innecesarios, tratar de compensar siendo quizás más flexibles o más laxos con las normas durante ese período.
Ante un berrinche también es importante tener en cuenta el estado del niño, no solo emocional , sino también físico (hambre, cansancio, enfermedad, sensación térmica como calor...) Muchas familias observan que la mayor parte de los  berrinches se producen cuando el niño  tiene demasiado sueño, o justo antes  de comer porque llega a la comida con demasiada hambre… Es importante que tengamos capacidad de observación y anticiparnos siempre que sea posible.

Inquieta bastante el fenómeno acusado de patologizar y diagnosticar indiscriminadamente cualquier conducta infantil que nos resulte difícil de acompañar. Las rabietas no son la excepción. Lamentablemente no son pocos los padres que salen de los burós de especialistas con rabietas diagnosticadas como síntoma de algún trastorno o patología. ¿qué opinas al respecto?
Opino que el berrinche es algo muy incómodo para el adulto, muy desagradable, y que en general no tenemos o no conocemos herramientas  para acompañar. Desde ese desconocimiento, desde esa falta de información nos sentimos muy inseguras ante un berrinche. Al final, una sociedad centrada en las necesidades del adulto,  y poca empática hacia el niño, sus experiencias y necesidades, determina como enfermizo o como patológico comportamientos que son normales, acordes al desarrollo infantil  porque  de alguna manera, desde ahí, el adulto se alivia y se libera de una responsabilidad que no es capaz de gestionar. También creo que tiene mucho que ver con que se ha comerciado, se ha hecho negocio con la salud mental y que patologizar procesos normales puede ser fuente de lucro para diversas organizaciones o diversos profesionales. Creo que vivimos en unas sociedades en las que el estrés está a la orden del día en adultos y niños,  y dedicar tiempo y atención al acompañamiento emocional de los niños a veces no es viable… se ha invisibilizado la necesidad de ellos o se ha desnaturalizado mucho los procesos emocionales. Ya no solo los berrinches, sino los duelos, por ejemplo, o los celos.  Se acaba desnaturalizando todo, tratándose como patológico, dejándose en manos de profesionales de la salud mental y negando a nivel social general, la necesidad de comunicarnos, escucharnos y de acompañarnos emocionalmente los unos a los otros… Creo que forma parte de la deshumanización social.

Una pregunta muy frecuente hecha por padres de niños diagnosticados con síndrome del espectro autista, es si el abordaje que se limita a extinguir o reforzar conductas con castigos y recompensas, se justifica para intervenir las rabietas, o al igual que otros niños, pueden acompañarse con recursos más respetuosos basados en la comprensión y atención de la causa, en conexión con el proceso emocional de las criaturas.     
Para responder a esta pregunta me he asesorado con Mara Menéndez del Campo, madre de un niño diagnosticado con Trastorno del Espectro Autista (TEA), y especialista en juego sensorial. En el caso con los niños diagnosticados con TEA el acompañamiento a los berrinches es similar al acompañamiento de los niños no diagnosticados. Similar a la respuesta que di anteriormente. Sin embargo con los niños TEA, hay una peculiaridad. Además del acompañamiento con el reflejo, con la descripción de lo que el niño está sintiendo -siempre y cuando el niño lo acepte- acompañar a través de abrazos intensos, caricias intensas, apretar la mano… es decir, tratar de mantener al niño conectado, a sus sensaciones corporales, de la misma manera que con el resto de los niños les tratábamos de mantener conectados a sus proceso emocional y cognitivo a través del reflejo con palabras. Con los niños con TEA limitamos un poco los reflejos con palabras –que sean más simples, más breves-  y reforzamos con el contacto físico, solo si el niño lo permite. La explicación de esta peculiaridad se atribuye a que los niños con TEA generalmente tienen una dificultad de integración sensorial, y los berrinches muchas veces están motivados por una sobreestimulación  a nivel sensorial que el propio berrinche incrementa. Con los recursos de contacto físico como caricias, abrazos… (estimulación del sentido propioceptivo) promovemos que se mantengan conectados con las sensaciones de su cuerpo y se protejan un poco de la estimulación exterior.

Email: conocemimundo@gmail.com  
Twitter. @conocemimundo
Instagram: @conocemimundo
FB: Conoce Mi Mundo