"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

lunes, 24 de agosto de 2009

Reuniones familiares para la solución de conflictos



Casi todos defendemos con intensidad la democracia como sistema ideal y deseable para el país en el que vivimos ¿pero podemos decir con honestidad que nuestro hogar funciona en democracia?

Según la propuesta de la Dra Aletha Solter psicóloga experta en disciplina no punitiva, las reuniones periódicas familiares para la resolución de conflictos proporcionan un foro en el cual los miembros de la familia pueden lograr un aprendizaje participativo, cooperativo y democrático. Así como lo leen. Al igual que en cualquier empresa moderna, todos los miembro de la familia pueden traer un punto de agenda al foro semanal familiar, y participar por igual para encontrar soluciones a los conflictos.

En un artículo publicado en su sitio web, la doctora Solter explica:

Estas reuniones funcionan muy bien con niños a partir de los 4 años de edad. Una buena forma de comenzar es fijar una cita regular semanal. Es importante que todos los miembros de la familia estén presentes.

La primera reunión familiar se puede emplear para discutir y establecer la estructura de las futuras reuniones, así como los procesos de toma de decisiones.

Se debe llevar una agenda escrita. Podría ponerse un papel sobre la nevera y a lo largo de la semana apuntar cada quien los asuntos que quiere llevar a la reunión (los niños que aun son muy pequeños para escribir, pueden dictar los ítems o también hacer un dibujo sencillo).
Se puede asignar un presidente que lleve la agenda y una secretaria que anote las decisiones en cada reunión. Estas responsabilidades deben rotar cada semana entre todos los miembro de la familia.

Dar reconocimientos y agradecimientos por hechos específicos es una forma agradable de comenzar la reunión familiar.
Después es útil abrir un espacio para los anuncios y las notificaciones. Por ejemplo, si alguien tiene planes de ausentarse en una comida o alguna noche durante la semana siguiente.

Los puntos a discutir en las reuniones pueden ir desde la planificación de un viaje familiar, la celebración de un cumpleaños, hasta la creación de un cronograma con asignación de tareas y obligaciones domésticas.
Es igualmente importante motivar a los hijos a que usen las reuniones familiares para resolver los problemas que tengan con sus padres, con sus hermanos o para hablar de situaciones en las que ellos sienten que sus necesidades no son reconocidas.

Las reuniones familiares fomentan el sentido de la responsabilidad y la cooperación mutua. Finalmente con el proceso en sí mismo, los niños aprenden a valorar la comunicación, la mediación y adquieren habilidades para la negociación y resolución de conflictos ganando experiencia de primera mano a través de un sistema democrático verdadero.



Escucha más detalles sobre las reuniones familiares para la resolución de conflictos pulsando aquí





CRIANZA EN  CULTURA DE PAZ
Escríbenos a conocemimundo@gmail.com
Únete a nuestro grupo en Facebook
Síguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: