"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

lunes, 15 de febrero de 2010

Viajar con niños bien asegurados


Pulsa el player para escuchar el micro

Para bajarlo ve a este enlace



Las prevalencias revelan que los accidentes de tránsito constituyen una de las primeras causas de mortalidad infantil en el mundo. Sin embargo esta evidencia no es suficiente para que muchos adultos responsables del cuidado y protección de los niños tomen las medidas  de prevención necesarias.

Sobre todo en países donde no existen regulaciones o existen pero no se hacen cumplir rigurosamente, basta con observar por diez minutos los automóviles circulando en las calles, para darnos cuenta de que casi nadie respeta las normas de seguridad que protegen la integridad de los pequeños. Como si fuera muy normal, vemos a chicos sentados sobre el regazo de adultos,  circulando libres por los asientos, asomados por las ventanillas del carro, es decir, arriesgando sus vidas. Hablamos de niños y niñas que al subirse a un automóvil, se convierten automáticamente en víctimas  potenciales  de la negligencia de los mayores a su cargo. En países con leyes estrictas, que además se hacen cumplir,  algo así costaría un tremendo lío con las autoridades. Sin embargo soy de las que cree    obtendremos resultados sostenibles en la medida en que pongamos el acento  en educar, más que en prohibir,  para que las personas logren autorregularse. Es de vital importancia que existan políticas públicas y campañas para sensibilizarnos sobre lo grave de esta situación y las consecuencias fatales a las que exponemos a nuestros pequeños,  al tiempo de divulgar información veraz y oportuna sobre viajar con niños bien asegurados.

A continuación comparto información  sobre seguridad infantil en el automóvil
 
  • Cuando los niños y niñas van en el carro, aún durante los trayectos cortos, es responsabilidad de los adultos hacer que viajen con el sistema de retención adecuado. El cinturón de seguridad y las sillas de seguridad infantil salvan vidas.
  • Desde cero años de edad hasta los dos años, los bebés deben usar una silla especial adaptada a su peso y tamaño. Según recientes disposiciones de la Academia Americana de Pediatría (AAP) la  silla  debe  colocarse en el asiento trasero viendo hacia atrás.
  • Desde los tres hasta que midan 1,45 m y cumplan entre ocho y doce  años, los niños deben seguir en el asiento trasero usando un cojín elevador con regulación de altura indicado para su edad, talla y peso. Estos cojines están diseñados para acoplar el cinturón de seguridad del vehículo sobre la clavícula del niño y así evitar lesiones.
  • Los niños y niñas nunca deben ir en brazos o en el regazo de un adulto mientras viajan en el vehículo. Si se produce una colisión, el cuerpo del individuo que sujeta al pequeño puede caer sobre él  y aplastarlo. Por otra parte, aunque el impacto se produzca a una velocidad reducida, las leyes de la física harán que el peso del niño pueda llegar a alcanzar hasta una tonelada, por lo que sería imposible retenerlo.
  • Mucho ojo con confiarse en los recorridos cortos o pensar que el niño  ya es lo suficientemente grande como para no ir con el sistema de seguridad adecuado al viajar en el vehículo. Si no se encuentran bien asegurados, las lesiones graves pueden producirse incluso a baja velocidad.
  • Antes de adquirir cualquier sistema de retención infantil como silla o cojín para el carro, conviene asegurarse de que cumplan con las normas óptimas de seguridad e instalarlos en la forma y lugar indicados. Esto es determinante a la hora de prevenir lesiones graves en caso de accidentes. Cuidado con las sillitas que heredamos del hijo de un primo, una hermana o un amigo, pues podría no ser la adecuada a la talla y peso de nuestro hijo. Si no escatimamos a la hora de gastar dinero en teléfonos móviles o en televisores de plasma, mucho menos debemos escatimar a la hora de invertir en una buena sillita para el carro o cojines elevadores para que los niños viajen seguros.
  • Adquiere la sillita o sistema de retención infantil en un lugar especializado. Elige la silla o cojín de acuerdo al peso y el tamaño del pequeño. Infórmate sobre las pruebas realizadas al producto por las asociaciones o instituciones calificadas.
  • Como adulto, comienza por dar el ejemplo. Usa siempre el cinturón de seguridad y exige que todos los ocupantes del carro lo hagan, tanto si viajan en los asientos delanteros como en los traseros.
  • Bajo ninguna excusa permitas que en cualquier trayecto, corto o largo, los niños o adolescentes viajen sin usar el sistema de seguridad apropiado.
  •  No permitas que el niño o niña viaje con la cabeza asomada por la ventanilla, ni  para evitar los mareos.
  • Bloquea los cierres y seguros de las puertas, para evitar que los pequeños puedan abrirlas desde dentro.
  • Conduce con precaución. Respeta los límites de velocidad y no manejes bajo efectos de alcohol u otras substancias. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: