"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

sábado, 3 de septiembre de 2022

Adultos, los más grandes maestros del bullying




¿Cómo hago para que mi hijo no se convierta en víctima o agresor del bullying?...  Preguntas como esta aumentan en frecuencia cada tanto, cuando aparece alguna tragedia vinculada con el acoso escolar en portadas o secciones de sucesos de los medios de comunicación. Sin embargo esta forma de violencia entre niños y adolescentes está ocurriendo cada día en las escuelas, desde sus manifestaciones más sutiles hasta las más cruentas, comportando un quebradero de cabeza que no vamos a solucionar si no lo atendemos desde la raíz. 

¿Por qué ocurre el Bullying? Porque vivimos en sociedades muy violentas, porque los modelos mayoritarios de crianza en el hogar y educativos en la escuela son autoritarios, basados en la imposición, la amenaza, la represión, el miedo, los castigos. Porque hay distancia afectiva por parte de los padres hacia los hijos, porque al no estar disponibles les damos pantallas para que nos dejen tranquilos y en ellas los menores quedan expuestos durante horas a contenidos muy adictivos y violentos… Todas estas experiencias se van incorporando como modelos de valoración, acción y resolución de conflictos en las relaciones y la vida de niños, niñas y adolescentes. Luego se reeditan en la escuela. 

Los adultos somos los más grandes maestros del bulliyng y no nos damos cuenta. Con demasiada frecuencia aparecen en redes videos con padres o madres que pegan o humillan a sus hijos bajo la excusa de que así les transmiten valores o extinguen conductas indeseadas o están aleccionando a sus hijos sobre moral y buenas costumbres. Ridiculizándolos, chantajeándolos, humillándolos, pegándoles creen que los están enseñando a respetar. Luego no ven el origen de la violencia de sus hijos o hijas contra sus coetáneos en la escuela. No lo ven. Por el contrario, a juzgar por estos videos en redes, la manera en que se viralizan y los comentarios de los usuarios, tenemos por una parte, al padre o madre en el rol de agresor que maltrata y humilla públicamente a un niño o adolescente, y por el otro lado, a los que comentan aplaudiendo o azuzando esta violencia encarnando el rol de testigos, siendo funcionales a este abuso de poder del agresor o agresora contra la víctima… y no nos damos cuenta, no somos capaces de tener registro sobre la violencia que infligimos a los niños a nuestro cargo. 

Dejamos a los niños pequeños desde 1, 2, 3 años los primeros días de clase llorando, muertos de miedo, obligados a estar en un sitio extraño donde no conocen a nadie, con una inmadurez cognitiva que les impide saber que la mamá está en otra parte y va a volver, creyendo que no la verán más y entrando por consecuencia en una experiencia desesperante de angustia de separación. Esto desde el punto de vista del niño o niña es muy violento. Es quizás la primera experiencia de violencia escolar, generada por los adultos a los niños, pero no nos damos cuenta… Luego los mismos niños se comportan violentamente, pegando empujando y mordiendo a otros niños, y los culpamos, los sancionamos, expulsamos, los llevamos al psicólogo, los diagnosticamos con trastornos, los medicamos, sin registrar que el trastorno real es la cultura de educación y crianza en la que nos organizamos.  Esta y otras improntas hostiles provocadas por el sistema escolar siguen luego su curso agravándose a lo largo de las siguientes etapas y manifestándose en distintas formas de bullying. 

En la escuela los profesores castigan, gritan, se burlan, humillan, amenazan, son sarcásticos con los niños y adolescentes, mandan a los alumnos al rincón de pensar o los mandan a salones de niños más pequeños para “escarmentarlos” de manera que terminan humillados y ridiculizados frente al resto de la clase, y no nos damos cuenta de que estas son lecciones de violencia que luego reeditan con sus compañeros de clase. 

Es muy fácil encontrarse en redes y en la vida real casos de adultos polarizados, atacándose entre sí de forma irreflexiva, incapaces de llegar a acuerdos, ni respetar opiniones contrarias o manifestar las propias opiniones contrarias a los otros sin agredir, sin herramientas para resolver conflictos de forma democrática… pero no nos damos cuenta de la relación entre este comportamiento y el bullying entre niños y adolescentes. 

Volvamos a la pregunta de ¿cómo hago para evitar que mis hijos se conviertan en víctimas, agresores o testigos de la violencia escolar? Resolver el problema de raíz comienza por detectar la violencia, desde la más perceptible (golpes, amenazas…) hasta la que menos se percibe (gritos, burlas, humillaciones, chantajes, excluir, ignorar, cerrar la comunicación…) Reconocer  y dar identidad a la violencia es el primer paso para saber cuán funcional eres con estas dinámicas, cómo eres violento con otros, con tus hijos o alumnos, cómo permites que sean violentos contigo. Solo desde esa consciencia es posible abandonar el rol de maestro del bullying en cualquiera de sus roles (agresor, víctima o testigo) para convertirte en referente de valores democráticos, buenos tratos, autoprotección o respeto hacia ti mismo y los demás. 

Los buenos apegos en la crianza como  factor de prevención y protección

Un vínculo de apego seguro permite que te conviertas en la base a la que tus hijos recurrirán para confiarte lo que les pasa y así poner en marcha los mecanismos de protección necesarios para ofrecer seguridad y calma. Un vínculo de apego seguro te mantendrá bien conectado con tu hijo o hija, te permitirá interpretar bien sus necesidades y señales, incluida una mínima mueca cuando algo no está yendo bien y alertarte, indagar e intervenir el problema a tiempo. En el vínculo de apego seguro se habilita la confianza de tu hijo para abrirse contigo y contarte lo que le pasa. Si lo sermoneas, lo regañas, castigas, le impones sistemática y arbitrariamente las cosas, si le haces sentir que debe comportarse de una determinada manera para que lo aceptes o lo quieras, tu hijo temerá recurrir a ti. En cambio cuando de manera coherente tu trato lo hace sentirse aceptado y amado incondicionalmente, cuando lo escuchas sin juzgar y le acompañas a buscar soluciones de forma amorosa y respetuosa a sus problemas y necesidades, confiará y recurrirá a ti en busca de ayuda y refugio. 

Sin un vínculo de apego seguro, los niños, niñas y adolescentes corren mucho mayor riesgo de quedar a merced de la hostilidad de depredadores o atrapados en dinámicas violentas. 


La importancia de la detección e intervención temprana 

Por pequeñas que sean o nos parezcan las agresiones, apenas estén comenzando hay que actuar. Las familias y los responsables del centro escolar deben ocuparse de crear los mecanismos para detectar e intervenir de inmediato cualquier situación de violencia escolar.  

Hay que tener muy claro que no "son cosas de niños" y que no debemos dejarlos solos resolviendo la violencia en la escuela. Ellos no están en capacidad de resolver estos conflictos sin la supervisión de los adultos responsables. 

Cabe destacar que pretender acabar la violencia con más violencia es un contrasentido. Algunos padres mandan a sus hijos víctimas de bullying a resolver el asunto por ellos mismos bajo amenazas del tipo, "o te defiendes y le pegas tú, o te pego yo más fuerte". Sean víctimas, agresores o testigos, los niños, niñas y adolescentes deben ser atendidos y asistidos de inmediato sin recurrir a mecanismos punitivos o excluyentes que generen mayor malestar con lo cual se agravaría la situación en el corto o mediano plazo provocando una inminente escalada de violencia. 

Aunque ante cualquier agresión es siempre necesaria la intervención oportuna y apropiada, no podemos perder de vista que para solucionar de raíz el acoso escolar debemos enfocarnos en la prevención identificando las causas que en general se encuentran en la violencia estructural dentro del sistema familiar, escolar y social.  Sin no nos ocupamos de resolver el entramado social y subjetivo que produce la violencia, no habrá solución real y sostenible para este flagelo.


Berna Iskandar

domingo, 21 de agosto de 2022

La angustia del adolescente

 




Los adolescentes en todo el mundo, desde hace una década, están experimentando una terrible soledad, sentimientos de tristeza y desesperanza. Según  Carmen Loureiro Rey, psicóloga y miembro IAN, en los noventas los problemas y riesgos asociados a la adolescencia se centraban especialmente en el consumo de alcohol y otras drogas o en conductas de riesgo asociadas a la búsqueda de emociones intensas, el riesgo de embarazos no deseados, etc.


En nuestros días sin embargo, la ansiedad, depresión, suicidio, autolesiones y otros sufrimientos mentales muy graves están encabezando las estadísticas. Han pasado “de síntomas externalizantes a internalizantes y lo que los adolescentes declaran es que se sienten más solos.”


Se sabe que existe relación directa entre el aumento de la soledad y el sufrimiento psicológico de los adolescentes en nuestra actualidad con el uso de las nuevas tecnologías que impiden el encuentro real tan necesario especialmente en esta etapa de desarrollo. Se ha incrementado exponencialmente el número de horas de conexión a pantallas y por tanto están en menor presencia con sus coetáneos e incluso familiares. En una etapa donde la formación de los vínculos emocionales alternativos a la familia es determinante, se está viendo muy afectada la socialización real, la comunicación emocional, las relaciones profundas de intercambio significativo, mientras han cobrado más tiempo y espacio las relaciones superficiales que se establecen a través de Internet o redes sociales donde no existe contacto corporal ni exploración física conjunta en el mundo real.


Estar más conectados a las redes comporta un mayor estímulo de competición y aumento de la sensación de exclusión.  A su vez conlleva a una doble pérdida: si la persona adolescente no está conectada, se siente excluida porque no se entera de lo que pasa con los amigos, pero cuando lo está se siente infeliz frente a la felicidad en muchos casos construida que otros exhiben.


Berna Iskandar


TALLER ONLINE COMPRENDER Y ACOMPAÑAR LA ADOLESCENCIA

PUEDES COMENZAR EN CUALQUIER MOMENTO DEL AÑO Y HACERLO A TU RITMO

INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES PINCHANDO AQUÍ

viernes, 1 de octubre de 2021

Actividades vigentes con Berna Iskandar @conocemimundo

ACTIVIDADES VIGENTES
BERNA ISKANDAR @CONOCEMIMUNDO
PULSA EN LA ACTIVIDAD  QUE TE INTERESE 
PARA VER TODOS LOS DETALLES

CONSULTAS ONLINE COACHING CRIANZA 
TALLER ONLINE COMPRENDER Y ACOMPAÑAR LA ADOLESCENCIA PROMO 50% AGOSTO 2022 
TALLER ONLINE EN DIRECTO EDUCACIÓN SEXUAL CONSCIENTE OCTUBRE 2022
FORMACIÓN ONLINE LIMITES Y NORMAS EN LA CRIANZA RESPETUOSA INSCRIPCIONES TODO EL AÑO
CURSO ONLINE EMOCIONES EN LA CRIANZA, AGRESIVIDAD, RABIETAS Y CELOS INFANTILES
PAQUETE DE 30 VIDEOS DE CRIAZA RESPETUOSA 
FORMACIÓN ONLINE INTENSIVA CRIANZA RESPETUOSA NOVIEMBRE 2022
FORMACIÓN ONLINE PERSONALIZADA CRIANZA RESPETUOSA 
SUSCRIPCIÓN TRIMESTRAL COMUNIDAD PRIVADA ACOMPAÑAMIENTO CRIANZA
DESCARGA GRATUITA: CUATRO ERRORES DE LA CRIANZA
MIS ARTÍCULOS PARA YAHOO EN ESPAÑOL 
SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
CONTÁCTAME POR CORREO ELECTRÓNICO
CONTÁCTAME POR WHATSAPP 

CopyRight© 2022 Berna Iskandar Todos los derechos reservado





TESTIMONIOS QUE INSPIRAN


GRACIAS!


No sé si nos recuerdas, una pareja al fondo del salón con una bebé, nos fuimos al comenzar la ronda de preguntas, en principio por un  imprevisto que se nos presentó, pero principalmente porque yo estaba a punto de romper a llorar, simplemente no podía contener la tristeza y la rabia que se despertaron durante esa mañana.


Pasé un par de días muy callada, repasando episodios de mi propia infancia y lo peor, dándome cuenta de que las mismas acciones que me marcaron de niña, las estaba repitiendo al pie de la letra con mis hijas, estaba tan avergonzada conmigo y con ellas!


Cuando nos presentamos comentamos que teníamos (además de la bebé) una niña "perfecta" y otra niña "rebelde" la cual nos dificultaba mucho las cosas, con el pasar de los días noté la ignorancia en esas etiquetas, noté que mi niña "perfecta" era capaz de callar sus propios deseos solo para complacernos, note que le costaba muchísimo ser sencillamente una niña sin tener que ajustarse a nuestras expectativas, con horror vi el daño que sin saber le causamos.


Y en cuanto a la "rebelde", bueno, ya tú conocerás ese escenario... no era ella quien se portaba mal, éramos nosotros quienes no sabemos reaccionar ante ella, lo que antes percibía como insolencia ante  "mi autoridad", no es mas que determinación, esta señorita es de una entereza y una valentía admirables!


Ahora las veo definitivamente desde otra perspectiva, son seres humanos con fortalezas y debilidades, como  todos, como yo!


Quería contarte el gran cambio que iniciaste en mi, en mi hogar, en mi familia. No todo es perfecto, pero si se respira otro aire, ya la impaciencia y los gritos no forman parte del menú diario, hacemos un esfuerzo consciente por escuchar y actuar dentro de lo que llamamos calma. Y oh! sorpresa! las niñas se están conduciendo en consecuencia con esto, ya casi desaparecen las pequeñas tormentas cotidianas: hacer las tareas, bañarse, comer, vestirse.... todo se hace en cooperación, empatía y amor.


Ya "la niña perfecta" está dando señales de que se quiere liberar de ese molde que le impusimos, llora, se queja y está en la búsqueda de lo que de verdad le gusta. Parece raro, pero me encanta verla expresando su inconformidad, nunca antes lo había hecho! Y "la niña rebelde" se muestra increíblemente empática, con un sentido de la justicia muy desarrollado, actuando siempre dentro de esta ética muy suya y tan necesaria en el mundo.


Aún estamos en proceso de cambio, supongo que nunca termina... Sin duda estamos mejor, mucho mejor que antes!


INFINITAS GRACIAS! INFINITAS BENDICIONES Y SALUD PARA TI Y EL MOTOR DE CAMBIO QUE IMPULSAS!


Un gran abrazo y siempre agradecida!

LL




Estuvimos en tu taller esta mañana. Quiero agradecerte por la información brindada. Lamento no haberte conocido antes.  Moviste en mí muchas cosas y me sacaste lágrimas pero bueno, nunca es tarde y lo importante es que pongamos en práctica todo por la felicidad de nuestros pichurrines. .


Te deseamos mucho éxito. Y grandes bendiciones.

Yanelis 



Buenas tardes Berna,  te escribo en ocasión de comentarte mis impresiones sobre el taller de hoy. En líneas generales me encantó, realmente te felicito por atender esta necesidad tan poco abordada, como es la de abrir espacios para que padres podamos aprender y compartir experiencias. Entiendo lo titánico de tratar de condensar tanta información en tan poco tiempo, pero creo que logras el objetivo de, en primer lugar, fortalecer esa confianza hacia el instinto y luego el de generar en nosotros muchas preguntas que nos hacen, luego del taller, repreguntarnos, replantearnos y elaborar nuevas formas de hacer las cosas o fortalecernos en cómo las venimos haciendo.

Mil bendiciones para ti

Nalia




Buenas Noches Berna !

Gusto en saludarte, el taller que asistí el día sábado 25 de mayo me gusto mucho, buscaba una orientación o ayuda  para encontrar la mejor manera de tratar a mi hija sin gritos , mandatos , castigo entre otras cosas.  Gracias a la valiosa e interesante información que nos dio en su taller ahora más que nunca es donde debo valorar cada instante que esté con mi hija. A veces por querer hacer las  cosas apresuradas dejamos a un lado estar   con nuestros chiquitos, creo que el día a día que llevamos actualmente hace que seamos padres que incomprendemos,  sólo pensamos en nosotros , es como usted bien lo hizo saber  "hay que ponerse en el zapato del otro".  Agradecida por su taller fue excelente me gustaría hacer otro referente a otros temas de ayuda para nuestros chipilines .

Sin otro particular queda de usted,

Anahia 




Estoy feliz de haber asistido y agradezco tu trabajo de divulgación. Mientras hablabas podía identificar cosas que he visto y escuchado en mi familia y me alegra iniciar el camino para romper tantos patrones secretamente violentos y darle a mi bebé la mejor crianza posible. En general la jornada cubrió mis expectativas, aunque esperaba mayor interacción, pero evidentemente el contenido era bastante extenso y no es fácil cuando las intervenciones refieren a situaciones personales puntuales.


El que incluyeras evidencia científica creo que fue determinante para que mi esposo, Erwin, tomara en serio el asunto y además de interesarse, empezara a reflexionar sobre su experiencia con sus hijas mayores. Un gran exito en lo que a mí concierne.

Te sigo leyendo

Saludo, 





El taller excelente; desde la llegada de mi loquita a mi vida ( hace 14 meses) después de salir de la etapa abrumadora de los primeros meses, decidí poner todo de mi parte para ser una buena mamá. El día del taller me di cuenta que no me había equivocado en asistir, supe que quizás voy por el camino más correcto para salir de la matrix y no seguir con los patrones de crianza con los que crecí; fue enriquecedor ver tantos padres en la misma onda que mi esposo y yo, y salí realmente convencida del hecho de que mientras más padres asistan a este tipo de talleres y realmente internalicen la importancia de la crianza  respetuosa, algún día tendremos una sociedad de hombres y mujeres más seguros, felices y capaces; lo que redundará en una mejor sociedad que tanta falta nos hace.


Sigue en tú lucha por los loquitos bajitos


Saludos

Maru  




Me sentí muy complacida al encontrar un espacio de diferentes mamás, con una misma meta: criar de la mejor manera, con amor y respeto siempre. Pudimos no sólo nutrirnos de nuevos conocimientos sino que pudimos intercambiar experiencias para enriquecer la teoría y sentirla más al alcance. Ser madre es tan diverso y único que es difícil crear un sólo patrón... pero con referencias, consejos, ideas creativas podemos amasar esa información y cocinar para luego digerir algo tan rico como lo es todo lo que se hace desde el corazón.


Me encantó que la merienda pudiese ser compartida con nuestros hijos ( los que los llevamos) y los que no, pues fue un buen momento para una merienda saludable.


Todavía estoy digiriendo mucha de la información y estoy ansiosa de reunirme con personas que conozco para retransmitir toda esta belleza de la Crianza Respetuosa y por supuesto recomendar a los que quieran la información de primera mano a que asistan a tu próximo taller.


Un fuerte abrazo y gracias,

Gizeht  




Apreciada Berna, el día sábado en tu taller, me sentí más segura de querer criar a mi bebé de una manera respetuosa. Me ha costado muchísimo lidiar con mi familia desde que nació Fabian. Al principio por ser primeriza me dejé llenar la cabeza de cuentos y sólo le di pecho a mi bebé por 3 semanas, porque "no lo alimentaba lo suficiente", "casi no me salía", "no podía pasar 30 minutos pegado a cada pecho". Todos los días me arrepiento de haber sido débil en ese aspecto.

Ahora sé lo que quiero para mi hijo, sé lo que esta bien para él, y soy más fuerte al defender mi postura.

Muchísimas gracias  

Saludos

Johanna





Hola Berna,


Quiero agradecer el curso de hoy que nos permitió aprender un poco más sobre la crianza respetuosa o de apego. La verdad sirvió para afianzar lo que ya venimos practicando desde el nacimiento de nuestra hija, para reflexionar acerca de nuestra propia crianza, nuestros miedos, dolores ... Falta mucho por aprender, por buscar, por leer y, por supuesto,  por aplicar. Pienso que  lo más importante es que sabemos que estamos haciendo lo correcto, que queremos un cambio en la forma de criar a nuestros hijos y, que  poco a poco vamos a cambiar paradigmas que están muy arraigados desde hace años en nuestras consciencias y en la de muchos otros que están a nuestro alrededor.


Gracias de nuevo, un abrazo,

Ariane 




Hola! Buen día, hoy es un día diferente para mí. Desde ayer comprendí muchas cosas que hacia tiempo le estaba buscando repuestas... Estoy muy contenta que alguien haga algo por el respeto hacia los niños. Tú has cambiado el paradigma con tus aportes, te felicito por eso  y te agradezco que me informes de todos los talleres que hagas, libros que me sirvan para ayudar a multiplicar...


Un fuerte abrazo. 

Grettel 





Buenas tardes  Berna,

Primero quiero felicitarte por trabajar en esta hermosa labor, ayudar y orientar a todo aquel que tiene un bebé, niño, niña a su cargo, por acercarnos un poco más a nuestro propio instinto, confiar en nosotros como madres y padres, romper esquemas dañinos, defender a nuestros hijos e hijas de todo aquello que pueda ser violento para ellos. Particularmente muchas gracias, aprendí a ponerme en los zapaticos  de mi hija y ha sido maravilloso, con sus 2 añitos nos entendemos de maravilla, claro con su días difíciles pero al final todos los tenemos y cuando eso pasa ¿qué queremos? Lo que queremos es recibir un buen abrazo... Un millón de gracias y bendiciones...

Gabriela 




 

Estimada Berna,


Primero que todo mil gracias por compartir tus conocimiento y tu pasión por la crianza respetuosa, ha sido para nosotros un aprendizaje reflexivo en el que andamos sumergidos luego de escuchar toda tu sabiduría, cada día que pasa vamos comprendiendo y asimilando el rol tan importante que tenemos y lo que significamos para  nuestra pequeña de 15 meses.


Nos encantó la dinámica del taller el contenido y quedamos ansiosos por más!! Estaríamos muy a gusto de seguir participando y acompañarte de nuevo en este tipo de actividades futuras, no dudes en agregar nuestros correos a tu base de datos de fieles creyentes de que este mundo será mejor el día que nosotros hagamos lo que nos corresponde, empezando por nuestros pequeños.

Saludos cordiales

María A  y Carlos E




Hola Berna,

Que dicha haber asistido a tu taller de Crianzas Respetuosa!!!

Tengo tres años leyendo a los autores que citaste en el taller y practicando la crianza con apego con mi bella hija, y con toda la información que manejo. Tu energía y entusiasmo sobre este tema me han llenado y hecho reavivar las fuerzas para continuar este camino... el camino del corazón. A veces las rutina, la situación, las emociones cargadas y principalmente las críticas, me han hecho dudar de este camino que emprendí, pero escuchándote se me han abierto nuevas ventanas llenas de genuina felicidad y esperanzas.


Qué orgullo saber que en  Venezuela también hay personas que están liderando, apoyando y sustentando este modo de vida. Felicitaciones!!!

Mil gracias 

Evelin




Estimada Berna, recibe un cordial saludo.


Asistí al taller de Crianza Respetuosa que amablemente organizaron las amigas del Club para Mamás el domingo 27/04/2014.


Fue una maravillosa experiencia, y por sobre todo retadora, porque me ha motivado a mirarme, a revisarme desde mi infancia y mis creencias, y cómo eso influye en mi rol como madre.


Comparto contigo una anécdota que me hizo recordarte. Con frecuencia pego hojas o afiches en el piso de mi casa, allí mi bebé y yo hacemos pistas para carros, pintamos y demás. Ayer por la tarde él estaba pintando en sus afiches y en dos minutos pintó todo el piso de la sala, yo me quedé con la boca abierta, te confieso que conté hasta 10 para no molestarme, cuando le pregunté qué estaba haciendo me respondió "una obra de arte mami".  Después me puse con él a limpiar todo el piso, y con una gran sonrisa me dijo "mami estamos limpiando juntos", eso me llegó al alma. En ese momento me di cuenta que había pasado todo el día haciendo cosas en la casa y muy poco tiempo con él, y seguramente eso era lo que él quería. Así que hicimos de la limpieza un juego y compartimos el resto del día.


Cada día me sorprendo y me maravillo con todo lo que aprendo de mi hijo, y confirmo que la maternidad, como la vida, es un proceso de aprendizaje.


Gracias por mostrarnos esas otras ventanas, te mando un abrazo fraterno.

Cariños,

Mariana A 




No es publicidad, es recomendación... cuando estaba embarazada acudí a este taller y definitivamente fue una excelente opción, me cambió la perspectiva para mejor sobre la crianza que tendría con mi hijo... además me sentí apoyada de muchísimas “mommy friends” que sentían la misma necesidad que yo… lo recomiendo ampliamente además que me sorprendía ver que no solo las mamas  participaban también los papas… bravo por ellos… la facilitadora del taller es @conocemimundo da muchos tips y es perfecta para enseñarnos mucho más sobre la crianza respetuosa 

Comentario en Instagram de Mamá Primeriza @babyandtoddlerstore 




Buenas tardes Berna.


Te doy mis impresiones del taller del sábado. 


Aprendí que no debemos tener miedo de lo que sentimos sobre lo que debemos o no hacer con nuestros  hijos. Muchas veces me decía ¿Porqué debo castigarlo de esa manera?, Está bien que sea pequeño y tenga que aprender, pero me cuestionaba mucho el porqué tenía que ser así. Ahora veo las cosas diferentes y que la comunicación es vital en todo esto. También pude observar que conociendo el punto de su desarrollo puedo ver si una conversación se debe profundizar o no, o si debo repetir una cosa o no ... y sobre todo, nunca negarle afecto.. créeme que cuando fui a  ver a mi hijo después del taller lo que hice fue abrazarlo y besarlo y no lo solté por un buen rato… él tampoco quiso que lo soltara... Quería hablar contigo luego del taller pero no me iban a salir las palabras pensando en tantas cosas. Creo que habrá tiempo para eso y para meditarlo. Lo que sí se es que veo a mi hijo de otra manera y me siento más seguro con lo que quiero expresarle. Espero asistir pronto a otro taller.


Gracias por compartir tus conocimientos con nosotros.

Saludos.

Jorge




Hola Berna:

Mi hija tiene 5 años, la hora del baño en lugar de ser una rutina refrescante era una terrible lucha a-g-o-t-a-d-o-r-a. No porque no le guste bañarse, al contrario le encanta - puede pasar una hora o más jugando con sus muñecas y con el gel de baño hacer una bañera “espumada”- sino por el miedo que le generaba la regadera. Su forma o la sombra de la ducha en la pared era algo terrorífico con lo cual no quería tener el más mínimo contacto. Y yo, equivocada, desde mi autoridad y mi metro sesenta de estatura, imponía desesperada y gritando "te tienes que bañar, ya eres muy grande para la bañera, que hasta cuando vas a estar con esto", etc.


Tal como mencionaste en el taller Disciplina Humanizada, la Crianza es un desafío lleno de oportunidades, y este camino que vamos a recorrer juntas no merece ser una batalla campal. ¿Sabes? Apagué el interruptor de “te tienes que bañar” y cambié la emisora para algo más divertido y con imaginación. Isabella adora Tinkerbell y sus amigas hadas. Entonces la ducha ahora es mágica y la lluvia que derrama puede ser fría, caliente o templadita y lo más asombroso es que tiene poderes como el polvillo mágico que guarda el árbol del bosque donde habita Tinkerbell.


El primer día nos bañamos con ropa, luego sin ropa, luego con 2 muñecas y ya se puede bañar con su rocío mágico sin que necesariamente yo permanezca dentro de la ducha. La única condición acordada: Mami no me cierres la puerta. Entendí que no tiene nada de malo negociar y a veces comemos primero y luego la hora del baño o viceversa.

La crianza es una tarea de esfuerzo que supongo no termina nunca. Pero matizarla con juegos y creatividad te arma de paciencia y te sobrepone para continuar. Nadie dijo que sería fácil, es una experiencia de ensayo y error, pero hay mucho por aprender y corregir es de sabios.

Gracias, Conoce mi mundo debería tener sedes a nivel mundial, y de seguro nuestro planeta sería otro.

Rossana Marcano




A continuación, relato el testimonio oral de una asistente al Taller Disciplina Humanizada: 

Durante una jornada de talleres en Caracas, se acercó una mamá que se apuntó a los dos eventos del fin de semana para agradecer la experiencia del día anterior en #tallerdisciplinahumanizada Me contó que apenas llegó a casa fue a abrazar a su peque y le pidió disculpas por haber pensado que pegar o amenazar con la correa era una forma de educarlo. Se disculpó por el daño que le causó desde su confusión. Después de un buen rato de conversación, tomó con su hijo la correa que había dispuesto para castigarlo y fueron juntos hasta la basura, se la dio para que él mismo la botara, sellando el compromiso de no volverle a pegar. Horas más tarde se presentó una situación difícil en la que el peque quería un objeto que no debía tomar en ese momento, pero en lugar de regañar, amenazar, castigar o pegar, lo cargó alegremente, se echó con él en la cama y jugaron a las cosquillas logrando distraer al pequeño y disipar la tensión y el enfrentamiento. Mis ojos se aguaron y el corazón se me arrugó de la emoción al escucharla 

Berna Iskandar @conocemimundo

  





Mi relación con mis hijas, pero especialmente con mi hija mayor, cambió del cielo a la tierra, desde el día que hice el taller de disciplina humanizada y llegué y le pedí disculpas por haberle pegado, le prometí que no lo haría más, que ya no tenía que tenerme miedo, ella me miró a los ojos y me abrazó muy fuerte, me dijo no te perdono mami, y lo acepté. Acepté su no, y le dije que estaba bien que yo entendía que no quisiera perdonarme en ese momento pero que más adelante volveríamos a conversar sobre ese momento, mientras tanto ella debía saber que yo la amaba desde lo más profundo de mi alma. Y que eso nada lo podía cambiar. Luego, hice el taller de crianza respetuosa y aplicando las sugerencias que se ofrecen en el taller y especialmente respetando sus etapas su personalidad y aceptando sus emociones, tengo otra perspectiva sobre la crianza. Las amo y las acepto. Es difícil , muy difícil ir en contra de la corriente cuando nadie cree lo que dices, solo mi esposo acepta la forma en la que yo he decidido criar a mis hijas, el está de acuerdo y aunque fue criado como yo en un hogar represivo confía plenamente en mi y en nuestras hijas. Ambos hemos visto los cambios maravillosos en nuestra hija mayor, ella es más cariñosa con nosotros y con el resto de la gente que la rodea, especialmente con su hermana. La veo más conectada y confiada conmigo, se atreve a hacerme confesiones ya a su edad y sabe que respeto sus emociones, le hablo con amor aunque esté tratando de corregir alguna conducta.


Un millón de gracias en nombre de mi familia y el mío propio. Adoro haber hecho ese taller. Adoro comprender qué pasa con mis hijas cada momento del día. Adoro disfrutarlas y poner su desarrollo emocional como mi prioridad.

Lizana 



 


jueves, 12 de agosto de 2021

La tarea más importante de la crianza

 


Conocer a nuestro hijo o hija implica entender y validar quién es, cómo siente, cuáles son sus preferencias, sus  gustos, sus habilidades, sus dones, sus valores, su temperamento. Conociéndoles bien podemos ayudarles a que se conozcan mejor a sí mismos y permanezcan en un continuum de conexión  con su ser esencial a lo largo de las distintas etapas y experiencias de su desarrollo. Esto permitirá que encuentren  y mantengan su propio  equilibrio llevando una vida congruente con su propia persona. 


Es importante hacernos conscientes de que nuestros hijos e hijas pueden tener gustos, habilidades, temperamentos, valores, planes, objetivos alejados de nuestras expectativas. Por ejemplo, ser vegetarianos cuando nosotros comemos carne o viceversa, profesar una religión distinta a la nuestra o ser introvertidos cuando pensamos que deberían ser extrovertidos  como rasgo necesario para alcanzar un “buen desempeño social” … Respetemos su derecho y sana necesidad de diferenciación. 


No hay que perder de vista que nuestra tarea más importante como padres es ayudarles a florecer en correspondencia con lo que son. 


Recordemos estos versos del poeta libanés Khalil Gibran:  Tus hijos no son tus hijos, /son hijos e hijas de la vida,/deseosa de sí misma./No vienen de ti,/sino a través de ti,/y aunque estén contigo,/no te pertenecen./Tú eres el arco del cual tus hijos,/ como flechas vivas,/son lanzados. /Deja que la inclinación, /en tu mano de arquero, /sea para la felicidad.


Berna Iskandar 



Pulsa aquí para informarte sobre mi cronograma de actividades