"...hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros..." Octavio Paz. El Cántaro Roto.

CRIANZA EN CULTURA DE PAZ

Conocer , comprender y respetar cada etapa evolutiva y necesidades legítimas de los niños y adolescentes. Reconectar con lo mejor de nosotros mismos. Transitar hacia el lindo horizonte de un mundo más humanizado.

lunes, 24 de septiembre de 2012

El delicado asunto de intervenir o no


 
Una niña no mayor de seis años camina por la acera.  Su mamá, una mujer joven que se encuentra varios pasos adelante conversando con una amiga, voltea con cierta frecuencia para regañarla o para ordenarle que se apure. Cada tanto, la pequeña nota que su madre se aleja más de la cuenta así que se apresura. Pero luego se distrae, vuelve a su mundo. Desacelera, retoma el ritmo contemplativo de los niños. Mira a su alrededor, se tapa los oídos y se los destapa como ensayando: ahora hay ruido, ahora no. “¿Para qué te tapas los oídos?”, reclama la madre. La niña suspende el juego y acelera su marcha, pero al poco tiempo se detiene a mirar cualquier cosa que llama su atención. Agarra hojas caídas de los árboles, las observa,  compara tamaños, las sobrepone, las agita. La mamá voltea nuevamente para comprobar si la niña se encuentra lo suficientemente cerca o se ha rezagado. Cuando la ve sacudiendo las hojas, se burla diciendo, “pareces una loca haciendo eso, apúrate”. Yo, una transeúnte desconocida ubicada justo detrás de la criatura observando la escena y cuidando de que no se haga daño o se escurra desde la acera hacia los carros, precipito el paso, me pongo a la altura de la mamá y digo: “Qué va, loca no. Los niños son como laboratorios científicos. Ella está explorando y conociendo el mundo, calculando, comparando sonidos, tamaños, resolviendo preguntas… Mientras hace todo eso se está volviendo mucho más inteligente”. La señora sonrió y yo pude haber agregado a mi observación la sugerencia de que caminara detrás de su hija sin perderla de vista, pero justo en ese momento llegamos a una esquina donde cada quien tomó una ruta diferente.
A menudo encuentro escenas de padres desvinculados cuyos únicos momentos de comunicación son para regañar, criticar, ordenar y hasta pegar o poner en riesgo la integridad física de sus hijos.  
Resulta difícil decidir qué hacer en casos así. Personalmente trato de cuidar el modo en que intervengo, cuando lo hago, porque si tuviera que responder cada vez que me topo con estas escenas, me convertiría en candidata a encierro en un manicomio. Por lo regular, decido hablarle a los pequeños, poniendo en voz alta lo que creo que pueden estar sintiendo a través de preguntas como, “¿estás llorando porque te cansas de caminar o de andar en el cochecito?, es que los brazos de mamá son el paraíso ¿verdad que sí?”, con la esperanza de que baje la tensión y los padres atiendan al bebé en lugar de llevarlo a rastras, ignorarlo, gritarle que es muy pesado y no lo van a cargar, etc. Sin embargo, cuando veo a padres pegar a sus niños, intervengo con firmeza y les comunico directamente que lo que hacen es ilegal, y  que si veo a un policía, denunciaré de inmediato.  
Ciertamente puede ser irrespetuoso meternos donde no nos piden opinión, como también es cierto que con una intervención aislada no resolvemos el problema de fondo. Incluso los padres podrían quedar aún más molestos por sentirse cuestionados y luego descargar su frustración sobre los pequeños con lo que habremos complicado la situación. Pero cuando la integridad de los niños está en juego, no encuentro otra opción. Creo, además, que si no hacemos sentir el repudio social frente a las infinitas formas de malos tratos hacia los pequeños, permitimos que se sigan naturalizando.
¿Qué opinan ustedes? ¿Cómo se han sentido o que han hecho cuando se ven frente a experiencias de este tipo?.

 

Enlaces Relacionados:

La "nalgada a tiempo"

¿Cómo te sentirías si te lo hicieran a ti?

Tratarás al niño como a un igual 

 

Email: conocemimundo@gmail.com  

Twitter. @conocemimundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por enriquecer este espacio con tu opinión: